AYUNTAMIENTO DE CIEMPOZUELOS

La alcaldesa que ordenó allanar el despacho de Vox quiso echar a la oposición de sus sedes municipales

Ciempozuelos
Ciempozuelos

La alcaldesa socialista del Ayuntamiento de Ciempozuelos, Raquel Jimeno, denunciada por Vox por ordenar allanar su despacho en el Ayuntamiento, trató de echar de sus oficinas en el Consistorio a todos los grupos de la oposición.

A través de una misiva dirigida a los portavoces, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, Jimeno, apuesta personal y directa del presidente Pedro Sánchez en el Comité Federal del PSOE, informó a los portavoces de que el uso de sus despachos en el Ayuntamiento estaría limitado a las tardes y los fines de semana.

Carta de la alcaldesa socialista de Ciempozuelos a los grupos municipales.
Carta de la alcaldesa socialista de Ciempozuelos a los grupos municipales.

La socialista justificó esta expulsión en «la necesidad de más espacio en la sede del Ayuntamiento» para albergar a los nuevos trabajadores de la plantilla municipal, contratados para «mejorar y aumentar los servicios a los ciudadanos».

De ese modo, decidía de forma unilateral restringir el uso de sus despachos a los grupos municipales, que sólo podrían utilizarlos a partir de las 15.00 horas de cada día y durante el fin de semana.

El portavoz del PP en Ciempozuelos, Héctor Añover, contestó a la carta de la alcaldesa señalándole que esta no tenía «ningún valor legal» por carecer de los «elementos fundamentales para ser considerada un verdadero acto administrativo».

Por ese motivo, el grupo municipal popular no se dio por no notificado y pidió la convocatoria urgente de una Junta de Portavoces para tratar el asunto, no sin antes recordarle a la alcaldesa que «el uso de un despacho municipal por parte de los concejales democráticamente elegidos por los ciudadanos afecta directamente al derecho fundamental reconocido en el artículo 23 de la Constitución Española, esto es, al derecho de la participación política en los asuntos públicos».

Además, Añover advirtió, tras el allanamiento del despacho de sus compañeros de Vox, que si en algún momento su grupo tenía conocimiento «de la ocupación o uso» de su despacho «por persona ajena al mismo y sin previa autorización» tomarían «todas y cuantas acciones legales» consideraran necesarias en defensa de sus legítimos derechos.

Tras recibir la respuesta del portavoz popular, la alcaldesa decidió convocar para el pasado 14 de enero la Junta de Portavoces y, finalmente, la presión de los grupos municipales le obligó a renunciar a sus pretensiones de privarles de sus despachos en el Ayuntamiento.

«Hemos conseguido que esta señora rectifique y se dé cuenta no sólo de que está en minoría,  sino que Ciempozuelos no se va a gobernar a golpe de sus impulsos antidemocráticos», señaló Añover tras la decisión de Jimeno. «Hoy han vuelto a ganar los vecinos de Ciempozuelos que podrán seguir acudiendo a los despachos de sus grupos municipales como siempre, en el Ayuntamiento», agregó.

El allanamiento de Vox

El día 3 de enero los responsables de Vox en Ciempozuelos se encontraron su sede abierta y una persona dentro. La entrada en las dependencias políticas del partido de Santiago Abascal fue ordenada desde el Ayuntamiento socialista de Jimeno. Las dependencias violadas albergaban documentación política y contaban con un equipo informático con acceso a Internet y al mail corporativo de todo Vox. Unos hechos que, tal y como publicó este periódico, el partido se apresuró a denunciar ante la Guardia Civil.

Lo último en España

Últimas noticias