Independentismo Cataluña

Los pequeños empresarios ante Torra: “Estamos prisioneros y esto va a peor”

Pequeñas empresas opinan sobre la situación de Cataluña con Quim Torra como president de la Generalitat.
Comentar

Roberto & Lázaro, un obrador tradicional y artesano de Barcelona, único en el país, y con prestigiosos reconocimientos por su paté de olivadas, echará el cierre por la crisis independentista en Cataluña.

La deuda contraída como consecuencia del boicot a los productos catalanes ha lastrado a esta pequeña empresa, en la que se elaboran de forma casera unas famosas cremas de aceituna, distribuidas a los establecimientos más selectos de España y otros países europeos y entre los paladares más gourmets.

Su propietario, Roberto Ruiz, envió hace meses-justo después del referéndum ilegal-un S.O.S. al ver la deriva del ‘procés’ y las consecuencias en sus ventas. La situación mejoró tras la intervención del Gobierno con el 155, pero no lo suficiente. Ruiz, y el resto del personal, se han visto ahora obligados a dejar el local en el que fabricaban sus productos y afrontan un futuro incierto, marcado por la inseguridad del perfil radical del nuevo president, Quim Torra.

¿Cómo se ha llegado a esta situación?

Con el boicot a los productos catalanes llevamos casi dos años. Esto, para las empresas catalanas pequeñas como la nuestra, que nuestro mercado principal es el resto de España-donde vendemos más del 70 por ciento, en Cataluña un 20 por ciento y en Europa, un 10-ha sido la ruina. Sí que es cierto que a partir de octubre del año pasado, cuando se empezó a hablar del boicot y de que la mayoría de productos que se fabrican en Cataluña se componen de productos que vienen de otras partes de España y por tanto se perjudica también a la economía española la cosa empezó a variar. Se ha vuelto a comprar otra vez producto catalán. Lo que pasa es que en algunas empresas como la nuestra no ha sido suficiente, y aunque hemos tapado muchos agujeros, al final la deuda era tan gorda que hemos tenido que, en principio, suspender la producción. Es posible que volvamos a elaborar nuestras olivadas artesanales próximamente.. Pero ahora hemos tenido que dejar el local.

Los pequeños empresarios son unos de los más afectados por esta crisis… ¿se sienten desprotegidos?

El boicot a los productos catalanes debido a la situación política de Cataluña nos ha descapitalizado totalmente. Ha sido la ruina para nosotros y para muchas empresas catalanas. Todos, grandes, medianos y pequeños, porque la inseguridad que da el incumplimiento de las leyes… Ha habido una realidad, que es que en seis meses han cambiado de sede más de 4.500 empresas. Las empresas grandes tienen la ventaja de que tienen grandes capitales, trasladan la sede y tienen todas las facilidades del mundo para tirar adelante. Las pequeñas, no. Las pequeñas empresas estamos prisioneros de nuestra tierra. No podemos cambiar la producción porque los volúmenes en que nos manejamos hace que sea imposible trasladar la vida entera, la familia, fuera de Cataluña. Estamos muy afectados.

¿En qué desembocará esta situación?

En más inseguridad jurídica para el mundo empresarial, en mucha preocupación para los ciudadanos de Cataluña… la política de estos últimos años ha dividido a Cataluña como mínimo en dos y eso es gravísimo. Cataluña siempre ha sido un solo pueblo que ha tirado adelante, pero en estos momentos es un hecho que no es así. Así que estamos preocupados. Vamos a estar mal y es posible que tenga que volver a intervenir el Gobierno central para poner orden.

¿Cómo ve la llegada de Quim Torra?

No va ayudar nada. Por las declaraciones que ha hecho en estos tres días, está claro que la situación en Cataluña va a empeorar. Esto va a afectar a muchísimas más empresas, no sé hasta donde va a llegar. Pero la situación en Cataluña va a ir clarísimamente a peor. Nosotros lo que necesitamos es poder trabajar tranquilamente, sin problemas ni interferencias. Que los políticos se ocupen de intentar mejorar el país, que es para lo que se les vota, y nosotros, a trabajar y poder vender en un mercado libre y sin trabas, que nos compren sin ningún problema. Que se elija por las calidades, los precios, lo que sea, pero no porque la procedencia sea de Cataluña, de Aragón… pero para eso tiene que haber una situación mucho más tranquila, más justa, y más relajada. Y ahora no es así.

¿Cree que el Gobierno tendría que haber actuado de otra manera?

A toro pasado, todos somos sabios. Supongo que sí se podría haber hecho alguna otra cosa. El Gobierno no ha estado acertado en estos últimos años. Sí que es cierto que aunque hubieran intentado pactar no hubieran pactado nada, por la voluntad de saltarse todo lo que había, la Constitución, el Estatuto. Pero se habría podido intentar negociar y llegar a acuerdos.

¿Qué hará ahora usted?

No sabemos qué vamos a hacer. Primero vamos a asimilar que hemos dejado de producir. Que una empresa como la nuestra que hace un producto premiado como los mejores patés de España durante tres años por la Guía Repsol.. Vamos a querer regresar, tenemos muchos clientes, responsabilidades con los compradores. El producto nuestro no existe ni en el mercado español ni europeo, por lo tanto vamos a intentar regresar lo antes posible. Va a ser difícil, pero somos una familia unida, luchadora, trabajadora, y vamos a intentarlo. Pero nos lo ponen muy difícil.

Últimas noticias