Arrimadas combate contra Rovira (y Évole) en ‘Salvados’ y gana

inés arrimadas marta rovira
Arrimadas y Rovira, con Jordi Évole, en 'Salvados' (La Sexta)

Inés Arrimadas (C’s) y Marta Rovira (ERC), frente a frente, empiezan hablando de la campaña, y después de la familia. Se nota la tensión. Nunca antes las dos dirigentes habían pasado tanto tiempo juntas (una hora). Ni se habían tomado un café en el Parlament, confiesan.

El debate en el programa ‘Salvados’ entre las dos candidatas a las elecciones del 21 de diciembre ha definido a una Rovira sin argumentos y a una Arrimadas guerrera y con ganas constantes de rebatir a su ‘adversaria’… e, incluso, al propio presentador, Jordi Évole, quien en muchos momentos, pareció más un aliado de la republicana que un moderador.

A unas horas para el inicio de la campaña electoral, el cara a cara ha dejado pocas revelaciones, aunque la misma Rovira ha acabado admitiendo que está harta del procés y Arrimadas, que, en su opinión, la gestión que el Gobierno hizo del 1-O fue “un fracaso”.

“¿Es Arrimadas una fascista?”

La referencia a los “golpistas” y a los “fascistas” que tanto se han repetido en ambos frentes ha sido el primer punto a tratar. Rovira ha acabado sugiriendo que Arrimadas es ‘facha’ porque “ha asistido a algunas manifestaciones con grupos de extrema derecha y ultrafascistas”.

Lo malo no es que nos digas eso, es que estáis insultando a un millón de personas. Eso te retrata. No conoces ni entiendes Cataluña”, le ha abroncado la líder de Ciudadanos. El conductor le ha devuelto a ella la pregunta.”Yo no digo que sean golpistas, digo que lo que hacen es un golpe a la democracia” ha regateado.

Rovira ha instado a resolver las “discrepancias” por “cauces democráticos”. “¿Crees que declararme persona non grata en Llavaneras es resolver las diferencias?”, le ha espetado Arrimadas, en referencia a la moción contra ella aprobada en el Ayuntamiento, de ERC. Rovira ha acabado disculpándose y admitiendo que “no es un instrumento adecuado para hacer una oposición política”.

“La unidad de la Nación catalana”

Debate también sobre si existe o no un “nacionalismo español”. “No soy nacionalista española. El nacionalismo identifica un enemigo, pone fronteras, excluye”, ha afirmado Arrimadas. Para Rovira, “sí que existe” y es aquel que “pone la unidad de la Nación por encima de todo lo es, incluso por encima de la posibilidad de discrepar”. “Vosotros establecisteis la unidad indisoluble de la Nación catalana”, le ha espetado Arrimadas, en un zasca épico que ha dejado sin palabras a la secretaria general de ERC.

La República “no implementada”

“¿Puedo decir que vivo en una República?”, se le ha preguntado a Rovira. “En una República declarada y no implementada”, ha defendido ella.

Después, ha revelado que su primer objetivo, en caso de llegar al poder, será “dejar en libertad” a los dirigentes independentistas en prisión, y más adelante “restituir las instituciones democráticas” e “implementar los proyectos bloqueados”.  “Tenemos 46 leyes suspendidas, impugnadas o anuladas desde 2009”, ha aseverado.

La afirmación ha merecido otra censura de Arrimadas: “Os habéis pasado años haciendo leyes sabiendo que incluían cosas inconstitucionales solo para que fuesen suspendidas”. La líder de Ciudadanos ha recordado incluso las confesiones del secretario catalán de Hacienda, Lluís Salvadó, que dijo confiar en que el TC suspendiese la ley de pobreza energética, como así ocurrió, “porque si no, haríamos un ridículo espantoso”.

Rovira: “Estamos hartos del procés

“Nosotros llevamos 11 años creciendo. Los únicos que necesitan el procés para sobrevivir son los de ERC”, ha dicho Arrimadas después de que Évole afirmase que a Ciudadanos el independentismo le había venido “de fábula”. “Nosotros también estamos hartos del procés”, ha admitido Rovira.

Uno de los momentos más tensos ha venido a cuenta del adoctrinamiento en Cataluña. Rovira lo ha negado y Arrimadas le ha mostrado el extracto de un libro de texto en el que se equipara a Cataluña como país de la Unión Europea. Además, la líder de Ciudadanos ha recordado que Cataluña es la única comunidad que no ha devuelto la paga de 2014 a sus funcionarios y ha destacado los malos resultados educativos, “a la cola del informe PISA”.
“Es lamentable que en algunas escuelas se pregunte quién es hijo de guardia civil o se pida a los padres que firmen autorizaciones para ir a una manifestación”, ha afirmado, indignada.  Rovira no la ha rebatido.

“¿Qué vais a hacer si volveis a gobernar?”

Rovira no ha aclarado qué piensa hacer su partido si vuelve al poder.  “O recuperamos las instituciones o vamos a legitimar lo que ha pasado en este último mes”, se ha limitado a responder. A continuación, ha defendido que seguirán “con el buen gobierno” y ha destacado que, con el trabajo de la Hacienda catalana, se hayan aflorado 400 millones de fraude fiscal.

“Más de 2.800 empresas se han ido de Cataluña. Por esa Hacienda, centenares de empresas han cambiado de sede fiscal porque tenían miedo a que les pidieseis impuestos por duplicado”, ha replicado Arrimadas.

Muertos en la calle, sin pruebas

La polémica por las acusaciones de ERC de que el Gobierno planeaba una  “violencia extrema con muertos en las calles” para frenar el independentismo en Cataluña ha sacado también los colores a la secretaria general de ERC. “Alguien tenía que romper el hielo”, ha dicho, nerviosa, en su defensa. De nuevo, ha rechazado ofrecer pruebas y únicamente ha emplazado a los “interlocutores”-el lehendakari, Iñigo Urkullu, el arzobispado de Barcelona, o el Síndic de Greuges- que habrían participado en las reuniones a que se pronunciasen. Estos ya desmintieron en su día esa acusación las acusaciones

“Eso es una barbaridad, es inmoral y va más allá de la discrepancia política”, le ha espetado Arrimadas. Rovira se ha justificado en que, tras esas declaraciones, el Gobierno aseguró que nunca existirían tales amenazas. “Si sirvió para arrancar una promesa, es buena noticia”.

Las cargas policiales del 1-O

Arrimadas ha revelado que, al ver las imágenes de la actuación policial, pensó que la gestión del Gobierno el 1 de octubre había sido “un fracaso”. Rovira le ha afeado que su grupo haya pedido una condecoración a la Policía.  “¿Pero son los mismos que saltaban en una escalera sobre una señora? ¿Ese policía puede recibir una medalla?”, le ha insistido Évole, otra vez del lado de Rovira. Arrimadas ha condenado que a los agentes se les expulse de los establecimientos y que hayan sido acosados durante su estancia en Cataluña.

España nos roba

Rovira ha negado la frase, tan popularizada entre el independentismo y Arrimadas se la ha refrescado con un ‘tuit’ de su partido. “Con esto se mueven sentimientos”, le ha reprochado. “¿Y con esto no?”, le ha soltado Évole, mostrando una foto en la que la líder de Ciudadanos celebra un triunfo de la Selección española. “Hay sentimientos que provocan ruptura y otros unen”, ha rebatido Arrimadas. Évole ha insistido preguntándole si eso no es “hacer populismo”.

Dimitir tras el 21-D

Rovira ha revelado que dimitir si su partido no gana el 21-D “es una posibilidad”. La líder de ERC ha descartado un pacto con el PSC, aunque no con los ‘comunes’, y ha calificado de “probable” un acuerdo con Junts per Catalunya, la plataforma de Carles Puigdemont, y la CUP. “Me gustaría que Podemos se abstuviese para tener un gobierno alternativo y no alargar el procés“, ha respondido Arrimadas, sobre los pactos tras las elecciones.

Últimas noticias