Hasta el 31 de diciembre de 2022

Sánchez cuela en el decreto de medidas energéticas poder adjudicar contratos públicos a dedo

sánchez contratos públicos
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha colado en las últimas páginas del real decreto en el que impone a empresas y comunidades autónomas las medidas de ahorro energético un artículo que permitirá a los poderes públicos adjudicar contratos a dedo, sin publicidad, para «la mejora energética de sus edificios e instalaciones». La medida es transitoria, pero llegará hasta el 31 de diciembre de 2022, según el texto de la norma aprobada en Consejo de Ministros.

El artículo 30 del real decreto del Gobierno señala que a estos contratos públicos «les resultará de aplicación el procedimiento negociado sin publicidad por causa de imperiosa urgencia». En concreto, y en primer lugar, «el órgano de contratación no estará sujeto al plazo general establecido en la ley. Podrá, en consecuencia, establecer justificadamente un plazo inferior de presentación de las proposiciones, nunca inferior a diez días contados desde la fecha del envío de la invitación escrita».

En segundo lugar, dice el texto, «si fuera posible se procederá a la negociación de los términos del contrato directamente con los candidatos invitados con carácter previo a la adjudicación del contrato. No obstante, si el órgano de contratación entendiera que no va a ser posible negociar, podrá reservarse el derecho a no negociar, siempre y cuando así lo haya indicado en la invitación a presentar ofertas».

Además, el Gobierno señala que «el inicio de la ejecución del contrato deberá tener lugar en todo caso en un plazo no superior a un mes desde su formalización», y si se recurre por parte de otros oferentes o interesados no se paralizará el proceso, como ocurre en los concursos normales. Así lo dice el texto: «La interposición del recurso especial en materia de contratación en estos procedimientos, cuando el acto recurrido sea el de adjudicación, no supondrá la suspensión automática de su tramitación».

Manos libres por tanto para el Gobierno, la Seguridad Social, los organismos autónomos, consorcios, fundaciones públicas, universidades y, también, para las comunidades autónomas y los ayuntamientos, que podrán adjudicar contratos en la más estricta oscuridad hasta finales de año para mejorar la eficiencia energética de sus edificios públicos. Se trata de miles de edificios y miles de contratos que quedarán fuera de los habituales controles para evitar corruptelas.

Contratos sin publicidad

La norma establece qué tipos de concursos públicos están incluidos en la dispensa de no tener que publicitarlo. Se trata de «las obras de rehabilitación energética de los edificios e instalaciones; la sustitución de sistemas de alumbrado interior o exterior por alternativas más eficientes; la instalación de sistemas de generación de energía eléctrica de fuentes renovables para autoconsumo; la sustitución de sistemas o equipos de climatización o de producción de agua caliente sanitaria por sistemas o equipos que utilicen exclusivamente fuentes de energía renovable».

Lo último en Economía

Últimas noticias