Guerra Ucrania Rusia

Repsol lo vio venir: Brufau vendió en enero sus últimos activos en Rusia

Repsol Rusia
El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, aplaude al presidente de la petrolera, Antonio Brufau

Repsol lo vio venir. En enero de 2022, la compañía presidida por Antonio Brufau alcanzó un acuerdo con Gazprom Neft para la venta de su participación en dos activos en Rusia, con lo que el grupo energético español completó su salida del país. Una operación alineada con el plan estratégico presentado en 2020. Ni bola de cristal, ni cartas para predecir el futuro, sólo una apuesta para optimizar su cartera de exploración y producción para minimizar los efectos derivados de la crisis del coronavirus.

En mayo de 2021, la multinacional petrolera vendió su participación del 49% en AR Oil & Gas (AROG), la joint venture formada con Alliance Oil (51%), lo cual implicó el fin de la producción petrolera de la compañía de Antonio Brufau en Rusia. AR Oil & Gas (AROG) es la propietaria de Saneco y Tatneftteotdacha, dos pequeños productores con activos petroleros en la región de Samara y la república de Tatarstan.

El cierre de esta operación supuso para Repsol la salida definitiva de Rusia en enero de 2022, un mercado donde desde el año 2010 ha tenido presencia en la actividad de ‘upstream’ y lubricantes. Una salida que se ha producido a tiempo, ya que en caso de tener presencia en el país con el estallido del conflicto bélico se podría haber visto por las distintas sanciones que van a imponer Estados Unidos o la Unión Europea para frenar a Putin. Esta posición ha situado a la petrolera en todas las quinielas de los inversores como un valor con el que afrontar la crisis entre Rusia y Ucrania.

«El negocio de exploración y producción de Repsol está llevando a cabo una exitosa gestión de cumplimiento del plan estratégico y ha priorizado valor sobre volumen, avanzando en el objetivo de poner el foco en las áreas geográficas clave, con presencia actual en 15 países», explican fuentes de la compañía en conversaciones con OKDIARIO.

La energética se encuentra inmersa en una profunda transformación que tiene como ejes principales el crecimiento de su negocio de renovables, la descarbonización de sus procesos y el suministro de la más amplia variedad de productos energéticos sostenibles para la movilidad y el hogar, entre los que destacan los biocombustibles, los combustibles sintéticos, así como el hidrógeno renovable y otros productos de baja, nula o incluso negativa huella de carbono.

Otras ventas

Alineado con su estrategia en este negocio de enfocarse hacia zonas donde cuenta con mayores ventajas competitivas, Repsol vendió en 2021 sus activos de exploración y producción en Malasia y en Vietnam, además de su participación en la joint venture Arog, en Rusia, venta a la que, este año, se sumó la de su participación en los bloques exploratorios que tenía a través de su asociación con Gazprom Neft.

A estas operaciones se añadió en 2021 el fin de la producción del petróleo en España y de la actividad exploratoria en varios países. En 2022, Repsol completó la venta de sus activos productivos en Ecuador. Por otra parte, el área ha avanzado en el desarrollo de proyectos clave en Estados Unidos, Colombia y Noruega.

Lo último en Economía

Últimas noticias