Motor

La reindustrialización de Bosch Barcelona en el aire: se ralentiza ante la falta de inversores

La reindustrialización de Bosch Barcelona en el aire: se ralentiza ante la falta de inversores
Bosch

Cataluña está inmersa en una grave crisis industrial desde que Nissan anunciara el cierre de la planta de Barcelona. El proveedor de tecnologías y servicios Bosch también ha decidido huir de la región ante la falta de competitividad de sus factorías de Castellet i la Gornal  y Lliçà d’Amunt para deslocalizar la producción a Serbia y Polonia, lo que se traduce en la extinción del contrato de más de 600 trabajadores. Tras este ‘cerrojazo’, Generalitat, sindicatos y compañía han comenzado a negociar la reindustrialización de la zona con fecha limite 30 de junio de 2022.

Según fuentes conocedoras de la situación, «las negociaciones para buscar un nuevo inversor para las plantas de Bosch en Castellet i la Gornal  y Lliçà d’Amunt no han recibido aún ninguna propuesta de interés». «Sabemos que el proceso se acaba de iniciar y que quedan muchas cosas por hacer pero nos preocupa que, siete meses después del cierre, nadie se haya interesado por la zona», recalcan.

«Desde que la compañía anuncio el cierre de la factoría de Lliçà d’Amunt (Barcelona), el Gobierno no se ha reunido con nosotros para intentar solucionar el expediente de regulación de empleo (ERE) que deja en la calle a más de 600 trabajadores», señalan. Además, recalcan que «por parte del Ministerio de Industria -cartera de Reyes Maroto- no tenemos ninguna noticia».

Ante esta situación, las citadas fuentes solicitan al Gobierno central y la Genralitat que «trabajen de la mano para buscar una solución para más de 600 familias que dentro de un año estarán en la calle a consecuencia del impacto de la crisis del coronavirus en el tejido empresarial en Cataluña -que desde el pasado mes de marzo ha sufrido cierres y despidos en Nissan, Nobel Plastiques, Acciona Facility Services, Faurecia, Robert Bosch, TE Connectivity y Sant Gobain-«. Además, alertan de que «no podemos olvidar que este cierre supone una reducción del 50% de las fábricas de Bosch en España en el área de automoción», añaden.

Situación Lliçà d’Amunt 

Por su parte, fuentes de la compañía han señalado que hay «todo un año por delante» para conseguir colocar al «mayor número de personas posible» con motivo del cierre de la planta de Lliçà d’Amunt (Barcelona), que tiene 336 empleados. De los 336 trabajadores de los que dispone la factoría, unos 9 o 10 ya han salido de la misma, mientras que todavía hay varias «ventanas de salida» disponibles para que puedan ir abandonando la compañía más trabajadores.

Según los cálculos de la multinacional alemana, en agosto habrá otra oportunidad de salida, a la que se acogerán unos 40 empleados, mientras que de cara a finales de año habrá otra posibilidad para más personas. «Estamos trabajando con una empresa de recolocación y de recualificación», han indicado desde Bosch, tras lo que han añadido que también se está hablando con la Generalitat catalana para la realización de certificados de profesionalidad para reconocer la experiencia de los trabajadores con Bosch.

Impacto coronavirus

El proveedor de tecnología y servicios Bosch obtuvo unos ingresos de más de 2.200 millones de euros en el mercado español en 2020, lo que supone un descenso del 9,5% en comparación con el ejercicio precedente, según ha anunciado este jueves la compañía.

Bosch cerró el año en España «mejor de lo inicialmente esperado» tras los primeros meses de la pandemia del coronavirus. Así, después de un incremento de las ventas en los dos primeros meses de 2020, la pandemia paralizó la producción industrial. Sin embargo, en el último tercio del ejercicio la empresa logró aumentar «significativamente» sus ingresos.

Por ello, en este periodo sus ventas de herramientas eléctricas y electrodomésticos, que suponen un tercio de sus ingresos en España, se situaron en niveles de finales de 2019. Tras la fuerte caída de las ventas de electrodomésticos en el primer semestre, durante la segunda mitad del año se consiguió un récord de ventas. No obstante, en general las ventas de Bosch en España disminuyeron por encima de la media de la empresa, que ingresó 71.500 millones de euros en todo el mundo, un 6,4% menos.

Lo último en Economía

Últimas noticias