Los otros héroes de la crisis

Juan Manuel Costa, presidente de Paya Hotels: «No esperamos grandes afluencias de turistas»

Paya Hotels es uno de los mayores grupos hoteleros de Formentera, propietario y gestor de cinco establecimientos: los Apartamentos Paya I, Apartamentos Paya II, Paya Apartamentos Portu Saler, Blanco Hotel y la joya del grupo, Five Flowers Hotel & Spa, ya que es el primer y único cinco estrellas de la isla, inaugurado el año pasado. Juan Manuel Costa, presidente del Grupo Paya Hotels atiende a OKDIARIO para contarnos cómo se está viviendo esta situación de incertidumbre.

Este grupo hotelero se encontraba bastante bien cuando estalló la crisis sanitaria, con el éxito de haber inaugurado el Five Flowers Hotel & Spa en 2019 tras tres años en obras. Este desafío tan grande se convirtió en un reto tanto personal como profesional, cuenta Costa: «El año pasado tuvimos la suerte de poder inaugurarlo después de más de tres años en obras y bueno, ya lo tenemos pero justamente nos hemos encontrado que debía ser un poco nuestro año y tampoco acaba de arrancar».

La incertidumbre es un factor que preocupa, y mucho, al mundo hotelero. Costa lo explica a OKDIARIO: «El escenario de momento, y para este año, la verdad es que es pesimista. Siendo realistas en estos momentos no podemos decir que esperemos grandes afluencias de turistas. En primer lugar, porque el propio cliente español en estos momentos es el que más dispuesto está. Se nota en las ventas, en las reservas, que tiramos más del carro de los españoles como es natural. Pero nos encontramos, que gran parte de las compañías aéreas en estos momentos están abusando de los precios y esto hace que finalmente a última hora caigan muchísimas reservas». «Si veíamos un poco como iba mejorando la situación, vemos ahora que a última hora van cayendo».

«Volvemos a quedarnos prácticamente vacíos durante la próxima semana y esto está ocurriendo semana tras semana. Esto es un grave problema en el turismo nacional. Lo que es curioso, es que muchas compañías que ya tenían vuelos programados, están cancelando y reprogramando nuevos vuelos. Por tanto, están liando a la gente de tal manera, que también finalmente van cancelando sus reservas. También, entre otras cosas, porque existe un poco de miedo».

La temporada para Paya Hotels es de seis meses, como mucho de siete. El presidente del grupo relata que «si en una temporada normal posiblemente la ocupación puede estar entorno al 75% o 80%, yo me atrevería a decir que este año si llegamos a un 40%, por decir una cifra elevada, sería mucho». «Sería mucho y en estos momentos casi me atrevería a firmar estas cifras de ocupación ahora mismo», reconoce. «En estos momentos no la tengo y será difícil conseguirla, si la llegamos a tener», explica. Actualmente, Paya Hotels estaría rondando el 20% o 25% de ocupación dependiendo del establecimiento.

Pese a la situación tan compleja que están viviendo los hoteleros, Costa se niega a darse por vencidos y en este caso, el grupo formenterés ha realizado descuentos del 30% y 40% en algunos de sus establecimientos, pensando en el turismo nacional. Aunque si en las próximas semanas se empiezan a reactivar un poco las ventas, estas ofertas se quitarán, explica.

El trato cercano con el cliente ha desaparecido

Cuando hablamos de la nueva normalidad en los hoteles, es relativa y «extraña» o al menos así lo piensa el presidente de Paya Hotels. Con seriedad y un pequeño toque amargo en su semblante, cuenta que «nada mas entrar lo primero que te encuentras, por desgracia, es la conserjería, los botones, pues lo típico, con la mascarilla puesta en todo el personal y esto en un hotel no es agradable». «¿Que hay que hacerlo? Por supuesto que sí. Pero luego te vas a recepción y también te encuentras una pantalla protectora que te está separando del contacto directo con el departamento de recepción y esto es bastante inhumano», admite.

«Realmente el turismo es un sector donde el trato humano precisamente es lo primordial, son los servicios: es el vender sensaciones, el vender experiencias. En este momento parece que no puedes ni enseñar la sonrisa», añade,  explicando que es «una nueva normalidad, una normalidad extraña, pero tenemos que adaptarnos en estos momentos y todo sea para la higiene y sanidad de nuestros huéspedes».

ERTE y pérdidas

El grupo Paya Hotels tuvo que realizar un ERTE a todos los empleados que tienen contrato fijo discontinuo, alrededor de 100 personas. Sin embargo, en el momento que se empezaron, abrir los aeropuertos, progresivamente sacaron a todos esos trabajadores del ERTE y a día de hoy, su presidente confirma que toda la plantilla está trabajando en los distintos establecimientos del grupo.

Los números exactos si hablamos de pérdidas todavía no se saben, pero el empresarios aventura: «En estos momentos no puedo hablar de números exactos de pérdidas, pero puedo asegurar que serán unas pérdidas importantes».

Lo aprendido

Si echamos la mirada atrás, Juan Manuel se lleva de esta experiencia agridulce varias cosas: «Primero, confiar mucho en la gente, en los trabajadores. Tú ahora te das cuenta que los trabajadores son personas, que ya lo sabíamos como es lógico pero sí te das más cuenta de que tienen una familia detrás, que los tenemos que cuidar, si cabe todavía más». «Los trabajadores son los que van a cuidar de los huéspedes, de los clientes y cualquier desinfección que se haga en nuestros establecimientos, se tiene que efectuar como si estuvieran en su casa, como si estuvieran desinfectando su propia casa», dice. «Creo que es muy importante la confianza total en los trabajadores», concluye.

Lo último en Economía

Últimas noticias