La presidenta de HP España no es partidaria de las cuotas sino de un cambio cultural en nuestro país

La presidenta de HP España no es partidaria de las cuotas sino de un cambio cultural en nuestro país
Helena Herrero, presidenta de HP España y Portugal

Helena Herrero, presidenta de HP España y Portugal asegura que ella no es partidaria de las cuotas pero sí, de que en España haya un cambio cultural. Estas declaraciones las realizó dentro de la Madrid Woman´s Week, una serie de conferencias en las que hombres y mujeres directivas de este país debaten sobre la igualdad y la conciliación dentro de las empresas.

Una gran parte de las mujeres que ostentan cargos ejecutivos en nuestro país (Ana Botín, Dolores Dancausa, Laura González Molero) afirman sin reparos que siendo las cuotas un dinamizador claro, lo que persiguen es encontrar el mejor talento allá donde se encuentre.

Herrero insiste en que es muy difícil que las mujeres lleguen a ser CEOs de grandes compañías porque para ello han tenido, previamente, que ser altas directivas. Asegura que no llegan a estos cargos porque muchas priorizan su vida familiar a su trayectoria profesional.

Sectores masculinizados

"Soy anticuotas, apuesto por las capacidades pero lo cierto es que el mundo está diseñado por los hombres y hay que romper barreras, no sólo deben ser cuotas métricas sino sobre todo cualitativas", matiza Paloma Real, directora general de MasterCard en España.

En línea con estos cambios en la educación y en los colegios incidieron Cristina Vicedo, directora general de Futurebrand del Grupo MCcann y Ana Lamas, presidenta de Women CEO. Según ellas, a las mujeres se las condiciona para que no se planteen abordar algunos sectores que no son machistas, pero sí muy masculinizados por la alta presencia de varones. Como puede ser el sector de la construcción o las ingenierías en general.

Ninguna de ellas descartó que se pueda cumplir en 2020 esa recomendación de la CNMV, no ejecutiva, que sugiere que haya al menos un 30% de mujeres en los puestos directivos de las empresas. De hecho, se avanza a buen ritmo y se puede conseguir en las generaciones venideras.

En cualquier caso todas coincidieron en la importancia de la diversidad y que en una gran corporación, cuando se busca un perfil concreto lo que menos se mira es su género.

Sergio Rodríguez, director general de Pfizer, señala que estas cuestiones no ocurren en las grandes empresas pero España es un país en el que el tejido empresarial lo componen mayoritariamente pymes. En estas, es muy complicado tener a una persona clave, que se quede embarazada, ausentarse de su cargo durante meses y después pedir a jornada laboral reducida porque puede poner a la compañía en una situación muy complicada.

Mientras, Salvador Molina, consejero de Telemadrid, añade que ya se combate en todos los ámbitos el micromachismo y hay departamentos de compliance que se ocupan de que la igualdad sea un hecho en las empresas.

Jacques Llorens, director general de Multigestión Iberia recuerda que los hijos también son de los hombres y cada vez más, ellos demandan su papel en la casa. Ignacio Mariscal, CEO de Reale Seguros, aclaró que el 70% de las decisiones de compra de cualquier producto o servicio lo deciden de las mujeres y que ellas son al menos el 50% de la población, por lo que al no integrarlas, no sólo perdemos su visión sino que es un suicidio de cara a cualquier negocio.

Además, siempre hay que buscar talento, esté donde esté. Si en algo coincidieron todos los ponentes es que esto no consiste en una batalla hombres contra mujeres sino que, fruto de la colaboración, se conseguirán los objetivos marcados que redundarán en la buena salud de las empresas y de toda nuestra sociedad.

Lo último en Economía