Nuevo derroche de Correos: pagará 90.000 euros por 1.000 relojes para sus empleados

Correos
Cesta de Correos en las instalaciones de la empresa (Foto: Getty)

Correos ha anunciado un concurso público valorado en 90.000 euros para comprar casi 1.000 relojes para los empleados de la sociedad pública que se jubilan este 2017. El plazo para presentar ofertas cerró el pasado 12 de junio y proceso de licitación está todavía en evaluación. Sería un detalle vacuo, si no fuera por la fragilidad de las cuentas de la compañía postal, este año, según las previsiones del Gobierno, alcanzará unos números rojos de 166 millones de euros.

El pasado 19 de mayo Correos, empresa pública dependiente del Ministerio de Fomento, sacó a concurso público valorado en 90.000 euros para comprar 510 relojes de caballero y 410 de señora, tal como se detalla en el pliego. Será un obsequio que Javier Cuesta Nuin, presidente de la firma, tendrá con los trabajadores de Correos que se jubilan a lo largo de este 2017.

Será la Subdirección de Compras la encargada de abonar una factura de 90.000 euros (Sin IVA) por, concretamente, 920 relojes. Cada uno de ellos costará algo más de 98 euros, sin contar los impuestos.

Es un proceso de licitación, aun en evaluación, que se hace cada año para decir adiós a los trabajadores que se jubilan. Sin embargo, las cuentas de Correos no están precisamente para grandes jolgorios, lleva varios años consecutivos que está sumergida en los números rojos solo matizados por la aportación de los Presupuestos Generales del Estado.

Solo este año, el Gobierno espera que Correos tenga unas pérdidas de 166 millones de euros, tres veces los números rojos de 2016. Unas previsiones que se hicieron públicas el mismo día que Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, presentó las partidas presupuestarias. La sociedad pública con participación de la SEPI ha recibido este año 120 millones de euros frente a los 180 millones de 2016, es decir, Correos recibirá 60 millones de euros menos.

La compañía amarilla está organizada en tres unidades de negocio: Correos y Telégrafos, Correos Express y Correos Telecom. La primera de ellas es la encargada del Servicio Postal Universal (SPU), es decir, que las cartas lleguen a todos los ciudadanos españoles con independencia de su ubicación.

Es importante reseñar que solamente el SPU pude usar el dinero público procedente de las arcas del Estado, no está permitido usar fondos públicos para el resto de divisiones de negocio porque podría ser considerado competencia desleal. Precisamente por esta problemática, la Comisión Europea ha puesto el foco sobre Correos, investiga si la financiación pública recibida entre 2004 y 2010 viola la normativa comunitaria.

Lo último en Economía