Alquiler

La moratoria de los alquileres de Sánchez empuja a los propietarios a abandonar el mercado

La ampliación de la moratoria del alquiler y la prórroga de los contratos aprobadas por el Gobierno de Sánchez está llevando al límite a los propietarios de viviendas que apostaron por invertir en el ladrillo. Muchos de ellos dependen de esas rentas para hacer frente a sus gastos mensuales o incluso para pagar la hipoteca.

Ahora las últimas medidas del Gobierno -sumadas a la llamada ley antidesahucios- complican aún más su situación. Además de que muchos no reciben sus alquileres al día, tampoco pueden actualizar las condiciones de los contratos ni disponer de sus inmuebles. Están maniatados. Por ello, muchos propietarios se están replanteando retirar sus viviendas del mercado en cuanto puedan hacerlo.

«Los arrendadores se lo están pensando dos veces. Cada día tenemos muchas consultas de los propietarios que no saben qué hacer con los inmuebles que tienen alquilados. Cuando llegan los vencimientos de los contratos vuelven a preguntar y ponen en cuestión su continuidad en el mercado. Algunos ya están dando el paso porque además, ahora mismo es muy difícil encontrar un inquilino solvente», explican desde la Federación de Agencias Inmobiliarias (FAI).

Los propietarios de las viviendas en alquiler agrupados en Asval consideran que el Gobierno ha dejado caer sobre los hombros de los arrendadores el coste de la crisis

El mismo análisis comparten desde el Fichero de Inquilinos Morosos. Reconocen que los propietarios tiene muchísimas dudas sobre la legislación actual. Hay que tener en cuenta el perfil medio del propietario es el de una persona de 55 años, que alquila una vivienda para complementar su pensión y que no es experto en el sector inmobiliario. «Esos propietarios están viendo cómo en los últimos años se están produciendo muchos cambios. Las primeras preguntas que hacen es sobre la regulación y qué ocurre si el inquilino no paga. Hay mucha incertidumbre», explican. Los expertos recomiendan a arrendadores y arrendatarios llegar a acuerdos sobre las rentas más allá de lo que contempla la ley.

Soluciones alternativas 

Los propietarios de las vivienda en alquiler agrupados en Asval denuncian que la moratoria aprobada este martes por el Gobierno no soluciona el problema ni de los arrendadores ni de los arrendatarios. De hecho, considera que los propietarios salen especialmente perjudicados y que el Gobierno de Pedro Sánchez está cargando sobre ellos el coste de la crisis derivada del coronavirus.

El Gobierno ha prorrogado hasta el final del estado de alarma, el próximo 9 mayo, la posibilidad de solicitar la moratoria o condonación parcial de la renta cuando el arrendador sea un gran tenedor o entidad pública

Ante esa situación, y a sabiendas de que hay que dar soluciones a los usuarios más vulnerables, Asval ha pedido en reiteradas ocasiones al Gobierno de Pedro Sánchez que cree un fondo dotado con 700 millones de euros en ayudas directas para abonar la renta mensual de alquiler. La idea es que el gasto no suponga más del 30% de los ingresos mensuales de las familias vulnerables. Los propietarios también han solicitado al Ejecutivo que ponga en marcha medidas eficaces que vayan a la raíz del problema, la falta de oferta de vivienda en alquiler, sobre todo social y a precio asequible, para que, como ocurre en el resto de Europa desde la Administración se dote de una solución habitacional a las familias más vulnerables.

Seis meses más de prórroga

El Gobierno ha prorrogado hasta el final del estado de alarma, el próximo 9 mayo, la posibilidad de solicitar la moratoria o condonación parcial de la renta cuando el arrendador sea un gran tenedor o entidad pública. En el caso de que el arrendador sea un pequeño propietario, la persona inquilina en situación de vulnerabilidad puede solicitar un “aplazamiento temporal y extraordinario” en el pago de la renta. El casero tiene siete días hábiles para comunicar su decisión. Si se niega, puedes solicitar al Estado un préstamo sin intereses o una ayuda directa para afrontar el pago de este alquiler.

El Ejecutivo también ha ampliado hasta hasta la misma fecha los contratos de arrendamiento de vivienda que pueden acogerse a la prórroga extraordinaria de seis meses, en los mismos términos y condiciones del contrato en vigor. Todo ello, siempre que las partes no hubiesen llegado previamente a un acuerdo distinto y que el propietario, persona física, no hubiese comunicado la necesidad de la vivienda para sí.

Los inquilinos que vean finalizado su contrato de arrendamiento en estos meses y se encuentren en condición de vulnerabilidad o bien tengan dificultades para buscar activamente otra vivienda para arrendar, pueden solicitar una extensión del contrato que tengan en vigor.

Lo último en Economía

Últimas noticias