Los minoritarios de Codere: "La reestructuración salva el concurso, pero a un precio ilegal"

Codere
Una de las casas de apuestas de Codere

Un grupo minoritario de inversores interpondrán una demanda en las próximas horas con el objetivo de echar atrás los acuerdos que aprobaban la reestructuración financiera del grupo y que han permitido esquivar el concurso de acreedores.

La denuncia, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, alega que Masampe Holding B.V, el hasta ahora accionista mayoritario de Codere, tenía un “conflicto de interés” en el momento de celebrarse la junta del pasado 4 de diciembre de 2015. Según los minoritarios, Codere habría encubierto la reestructuración de la compañía mediante un procedimiento en el que los miembros de la familia Martínez Sampedro habían hecho prevalecer su interés personal al de los demás accionistas.

Según ha explicado a OKDIARIO el representante legal de estos pequeños accionistas, los hechos que se imputan se hacen patentes con la firma de un acuerdo de reestructuración por parte de un número determinado de accionistas que eran miembros de la familia Martínez Sampedro, incluída también la sociedad partimonial holandesa que controlan (Masampe), con lo que se excluyó al resto de accionistas minoritarios para después ser de nuevo refrendada en junta por la mayoría que ostenta Masampe. Es decir, que el accionista mayoritario de Codere, Masampe Holding, es la sociedad del presidente de la nueva compañía, Martínez Sampedro; por lo que no debería haber formado parte de la votación al tener información privilegiada frente al resto de accionistas.

“La compañía comunica en marzo la ampliación de capital y la constitución de la nueva sociedad. Nosotros, en representación de un grupo importante de accionistas que tenían en torno a un 5% de la compañía, comunicamos que queríamos impugnar la junta del 4 de diciembre en la que se aprueban todos esos acuerdos. Societariamente esos acuerdos están bien materializados, desde un punto puramente legal, mercantil y societario, pero nosotros lo que atacamos es que en esa junta general no se abstuvo el accionista Masampe, que era el accionista mayoritario de la antigua Codere con más de un 50%”, explica el representante legal de los minoritarios a OKDIARIO.

Minoritarios: "Lo que atacamos es que en esa junta general no se abstuvo el accionista Masampe"

“Lo que ocurre es que esa sociedad está participada por una sociedad patrimonial holandesa cuyo accionista único es José Antonio Martínez Sampedro –que mantiene el control en el consejo de Codere-. Todo esto viene de la reforma de la Ley de Sociedad de capital de septiembre de 2014, un artículo con poco recorrido, pero la Ley lo que dice es que hay una serie de supuestos pactados donde ningún asesor legal se atrevería a decir a su cliente que vote en Junta”, señalan las mismas fuentes.

“Lo que vamos a hacer es defender esa situación de conflicto de interés de la familia Martínez Sampedro, en este caso del accionista Masampe”, señalan los minoritarios a este diario. “Toda la reestructuración de la compañía es objeto de un acuerdo en el consejo, no en junta. En el consejo defendieron en su día que no formaron parte de la deliberación del acuerdo final del consejo, pero eso es indiferente porque paralelamente ellos están negociando la reestructuración de la compañía como accionistas minoritarios. Y aunque no votaron como accionistas, ellos son accionistas originarios de la compañía. Entonces, aunque ellos no votaran a favor del acuerdo en el consejo, están negociándolo en nombre de la compañía y están teniendo acceso a una información privilegiada de primer orden en la reestructuración”.

Minoritarios: "La reestructuración está salvando el concurso de acreedores, pero a un precio ilegal"

La intención de los minoritarios de Codere, al no estar en el ámbito de una acción de responsabilidad, pasa por defender que esos acuerdos no se han adoptado de la manera adecuada. “Lo que queremos es que, con carácter retroactivo, ese acuerdo sea nulo. Porque está infringiendo la Ley”, señalan. Por ello, quieren que se vuelva a articular la reestructuración –necesaria sí o sí-, pero de otra forma. Proponen hacerlo mediante el sometimiento de la junta general, o bien mediante la misma vía, pero con la abstención de Masampe.

La reestructuración, eso sí, es más que necesaria. “Nadie está diciendo que esa reestructuración no esté salvando a la compañía. Sí que está salvando el concurso de acreedores, pero a un precio ilegal. A un precio que se infringe el derecho a la paridad de los accionistas, y donde el interés particular de unos señores está prevaleciendo sobre el de los accionistas, lo que es contrario a la Ley. Esperamos que el acuerdo se someta solo al resto de accionistas”, concluye el representante legal de los minoritarios.

Últimas noticias