Más consecuencias de la subida del SMI: la contratación fija a menores de 25 años se desploma

Pablo Iglesias
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en un encuentro reciente.

Pese a que desde el Ejecutivo de Pedro Sánchez, desde Podemos y desde las formaciones sindicales se trata de desmentir las nefastas consecuencias que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) está teniendo en el mercado laboral, un estudio de Randstad ha mostrado, una vez más, la realidad. La contratación indefinida realizada con menores de 25 años entre enero y mayo de este año bajó un 7,7% respecto al mismo periodo de 2018, su primer descenso en este periodo desde el ejercicio 2013.

En total, en los cinco primeros meses se efectuaron más de 77.000 contratos fijos a jóvenes menores de 25 años, frente a los 83.590 del mismo periodo de 2018. Pese a ello, se trata de la segunda mayor cifra en los últimos diez años, sólo superada precisamente por la de 2018.

La cifra más elevada del periodo analizado en este informe se registró en 2008, con 103.708 contratos indefinidos para menores de 25 años en los cinco primeros meses del año. A partir de ahí, el mercado laboral encadenó cinco años de caídas consecutivas, hasta marcar un mínimo de 30.815 contratos en 2013.

Desde aquel año, cambió la tendencia y empezó a aumentar la contratación indefinida a jóvenes hasta 2019, donde se ha vuelto a registrar un descenso para el periodo enero-mayo.

En cuanto a la contratación temporal con menores de 25 años, el estudio de Randstad resalta que ha aumentado más de un 7% hasta mayo, superando los 1,5 millones de contratos, la cifra más alta de los últimos diez años.

"La moderación en el crecimiento indefinido no tiene por qué ser una mala noticia per se, ya que puede venir motivada por la apuesta por la formación de los jóvenes, que les impide combinar sus estudios con una incorporación indefinida, o por una mayor demanda de flexibilidad. Aún es pronto para emitir valoraciones, hasta que no veamos si este cambio de tendencia se mantiene en el tiempo", ha indicado el director de Relaciones Institucionales de Randstad, Luis Pérez.

Según este estudio, la contratación indefinida entre hombres menores de 25 año ha sido un 27% superior al de las mujeres en el último año, la mayor diferencia registrada en la década. Además, el descenso registrado en la contratación indefinida hasta mayo de este año ha sido más pronunciado en mujeres (-10,1%) que en hombres (-5,5%).

El sector servicios concentó en los cinco primeros meses el 87,8% del total de contratos indefinidos firmados por jóvenes menores de 25 años, con más de 67.726. Le sigue la industria (3.789 contratos indefinidos), la agricultura (3.659) y la construcción (2.075 contratos).

Madrid y Cataluña

En términos absolutos, Madrid (20.260) y Cataluña (21.255) son las regiones que más contratos indefinidos han firmado hasta mayo con menores de 25 años, concentrando estas dos comunidades el 53,8% del total.

Entre enero y mayo, sólo Murcia y Castilla-La Mancha han elevado su número de contratos indefinidos para este segmento de edad respecto a 2018, con avances del 15,8% y 5,4%, respectivamente.

En el resto de regiones se registraron descensos, siendo los más acusados los de Aragón (-17,8%), Asturias (-23,9%), Canarias (-28,7%) y Cantabria (-43,9%).

Lo último en Economía