Economía

La gurú Calviño falla en sus previsiones: la inflación sube un 10% desde que dijo que había tocado techo

Calviño inflación
calvino-inflacion-interior

Nadia Calviño no está acertando en sus últimas estimaciones. Hace unos meses, la titular de Economía afirmaba que la inflación alcanzó en marzo su pico más alto y pronosticaba que no iba a llegar al 10%. Unas erráticas previsiones que nada tienen que ver con la realidad: el IPC ha alcanzado el 10,8% en julio, lo que supone un crecimiento del 10% en comparación con el 9,8% del tercer mes del año, cuando Calviño afirmaba que había tocado techo.

Sin embargo, Calvino no ha acertado en ninguna de sus dos previsiones. Si bien es cierto que en abril y mayo la inflación se moderó, lo cierto es que en los meses de junio y julio el dato del IPC ha registrado niveles récord que no se veían desde hace casi 40 años. Y en ambos meses ha superado el 10%, llegando en el mes de julio a que darse cerca del 11%.

Calviño ha puesto de manifiesto que el Ejecutivo trabaja con un escenario de desaceleración de precios a partir de septiembre. La ministra ha asegurado que tanto el Banco Central Europeo (BCE) como el Banco de España prevén que los precios se desaceleren a partir de septiembre, pero ha reivindicado que el Gobierno ya ha tomado medidas que están siendo eficaces para contener el alza de los precios y apoyar a las rentas de las familias. Calviño ha lamentado el importante alza de los precios de la energía en los mercados internacionales y de otras materias primas a raíz de la guerra en Ucrania, lo que, según ella, aceleró el aumento de precios en España.

Sin embargo, sus previsiones sumadas a las ineficaces medidas de Sánchez ha hecho que los precios en España sean más elevados que en otros de nuestro entorno. Pese a que la espiral inflacionista está presente en todos los países de nuestro entorno, la mala gestión de Sánchez hace que los precios se disparen más en España que en otras regiones como Francia, Italia o Portugal. De esta forma, medidas como el tope al gas, la bonificación de la gasolina o la rebaja del recibo de luz han demostrado ser erráticas para frenar el encarecimiento de bienes y servicios, haciendo que en el mes de julio los precios suban el doble que en otros países europeos.

Según los últimos datos del Eurostat, la inflación registrada en España en el mes de julio ascendió al 10,8%, lo que supone un incremento del 0,8% en comparación con el mes anterior, cuando el IPC se situó en el 10%. Un alza que duplica el encarecimiento de los productos y servicios en otros países como Francia, donde los precios se han situado en el 6,8% este mes frente al 6,5% de junio. Nuestro país vecino, Portugal, también ha registrado un alza de la inflación, pero a un ritmo mucho menor que en España: el IPC portugués se ha situado en el 9,4% en junio frente al 9% del mes anterior, lo que supone un avance del 0,4%.

De esta forma, mientras en Alemania y Portugal los precios subían un 0,3% y un 0,4% en España los precios subían el doble en tan sólo 30 días. En el lado contrario, Italia -cuyas características socioeconómicas son muy similares a las de España- ha conseguido, no sólo frenar el alza de la inflación, sino también, revertirlo: en el mes de julio el IPC alemán se redujo un 0,1% hasta el 8,4%. Algo que demuestra que si es posible frenar el avance de los precios, aunque no con las iniciativas que está llevando a cabo el Gobierno de Sánchez en nuestro país.

Lo último en Economía

Últimas noticias