AUTOMOCIÓN

Ford propone otro ERE en la factoría de Almussafes aunque asegura su futuro como adelantó OKDIARIO

La compañía de automóviles asegura el futuro de la factoría española

Ford, Almussafe
Planta de Ford en Almussafe (Valencia).

La dirección de Ford Almussafes ha planteado un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y ha convocado a los sindicatos para el inicio del período de consultas el próximo 28 de mayo, aunque esta circunstancia no impedirá la viabilidad y el futuro de la factoría situada en la Comunidad Valenciana, a la que ha sido adjudicada la producción del nuevo vehículo eléctrico de la compañía, como adelantó OKDIARIO.

Para «acometer la larga travesía hasta que llegue el nuevo vehículo a las líneas de producción», ha explicado el sindicato UGT, al tanto de la operación, «hay que reflejar diferentes cuestiones negro sobre blanco». Una de esas cuestiones, señala, es qué volumen de empleo se requerirá y en cuanto se cifra el excedente definitivo de personal, si es que lo hay.

Este anuncio se produce después de que la dirección de Ford Europa comunicara la semana pasada que el lanzamiento del nuevo vehículo multienergía se producirá a mediados del año 2027 (un automóvil global cuya producción anual alcanzará las 300.000 unidades). No obstante, la compañía automovilística acaba de hacer pública su renuncia al PERTE del automóvil eléctrico, argumentando que no podrá cumplir los plazos que exige dicho Plan debido al retraso que experimenta la electrificación en Europa, y los estudios de mercado realizados.

Según el sindicato UGT, el Acuerdo por la Electrificación «sigue siendo la herramienta fundamental por la que la dirección mundial de Ford haya reafirmado su apuesta por Valencia». «De aquí en adelante la Comisión del Observatorio para la Electrificación deberá cobrar protagonismo para analizar la situación socioeconómica, así como qué medidas de flexibilidad son necesarias, o no, en cada momento», señala, mostrando su sintonía con la dirección de la empresa. La conclusión es clara, «cambian las fechas y el modelo del coche, pero no el compromiso por ambas partes», precisan. «Valencia tendrá vehículo y suficiente carga de trabajo, situación que lamentablemente no se producirá en todas las fábricas europeas», añade.

Con todos estos datos y la información disponible, el sindicato va a convocar para el próximo día 1 de junio una Asamblea General de Afiliados con el objetivo de «compartir información y conformar propuestas que sean factibles y ofrezcan soluciones a esta compleja situación».

En marzo pasado, la dirección mundial de Ford se comprometió a asignar a la fábrica de Almussafes (Valencia) la producción de un vehículo de pasajeros con el que la factoría «mantendrá suficiente carga de trabajo» mientras se decide el futuro de la electrificación. Así lo trasladó el presidente global de la firma, Jim Farley, a los representantes de los trabajadores en una reunión mantenida entre la dirección mundial y europea de Ford y el Comité de Empresa Europeo en Dunton (Inglaterra).

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, celebró la decisión de Ford de seguir apostando por España y el máximo responsable de la Generalitat Valenciana, Carlos Mazón, calificó de «excepcional y magnífico» el compromiso de la dirección mundial de Ford Motor Company de asignar a la factoría de Almussafes (Valencia) la fabricación de un nuevo modelo, ya que ésta «consolida el ecosistema de la automoción en la comunidad y pone en valor una industria clave para nuestra tierra». «Este nuevo vehículo multienergía que se va a poner para toda Europa nos consolida  como referente de la industria automovilística», apuntó.

El nuevo Ford Kuga.

En concreto, a Almussafes llegará la nueva plataforma de vehículos eléctricos GE2 a partir de 2025, con la que se asegurará la carga de trabajo para los próximos años gracias a las adjudicaciones de coches 100% eléctricos, aunque la dirección de la empresa ya había avanzado que la transformación de la producción supondría redimensionar la plantilla porque la fabricación de vehículos eléctricos requiere de menos mano de obra.

Los problemas que afectan en general al sector del automóvil con el retraso en la construcción de las infraestructuras necesarias para el desarrollo del coche eléctrico. Hace unas semanas, el consejero delegado de Seat/Cupra, y máximo responsable de la Asociación Nacional del Automóvil (Anfac)Wayne Griffiths, criticó duramente al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. «Aún estoy a la espera de una respuesta positiva a las peticiones del sector y todavía no la tenemos». El directivo estadounidense ha añadido que, tras la intervención de Sánchez en el Foro Anfac en febrero, no ha habido una reacción plausible y motivada a las propuestas lanzadas desde la organización para mejorar el Plan Moves y para la incentivación a la compra del coche eléctrico, ni tampoco para resolver los problemas de la infraestructura de recarga en España.

«Nos prometió una respuesta en un plazo de unas semanas. Yo creo que es importante que nos dé una respuesta. La incentivación a la adquisición del automóvil eléctrico y los problemas de la infraestructura de recarga para asegurar el funcionamiento de esta clase de vehículos son los dos asuntos que más me preocupan. Valoramos que el Ejecutivo comparta nuestro análisis de la situación, en el sentido de que España va demasiado lenta en la electrificación», ha añadido el directivo, «pero no apreciamos que se estén adoptando medidas para resolver estas carencias».

Griffiths ha recordado que sólo hay un 12% de penetración de vehículos electrificados en el país, cuando la media de la Unión Europea es del 20%. Así, ha colocado como ejemplo a Portugal, cuya cuota de mercado de automóviles electrificados está en el 30%, una situación que parece haber convertido esta escasez de soluciones y de reacción en un problema endémico justo con un Gobierno que ha apostado firmemente por la transición ecológica y la eliminación de los gases contaminantes, pero que no está poniendo encima de la mesa las soluciones precisas.

Lo último en Economía

Últimas noticias