Por debajo de la media de Europa

España sufre un déficit en innovación y tecnología de 21.213 millones con respecto a Europa

El sistema nacional ha avanzado más en tres meses en digitalización que en diez años.

España sufre un déficit en innovación y tecnología de 21.213 millones con respecto a Europa
tecnología

España suspende en innovación y tecnología. Los datos revelan que, en relación con el entorno europeo, en el sistema español se innova por debajo de la media con un déficit de 21.213 millones de euros para alcanzar el objetivo del 3% fijado por Bruselas. Entre las empresas de carácter público y privado la I+D solo ocupa un 1,24% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional.

Ante esta situación, el Foro de Empresas Innovadoras (FEI) se ha propuesto como objetivo situar la innovación en la agenda del país para hacer frente a los nuevos retos de la sociedad. Para ello han elaborado un informe que aporta las claves de la reconstrucción de la economía española tras el impacto de la crisis sanitaria y económica generada por el coronavirus.

«El impacto de la pandemia pone de manifiesto la necesidad de orientar la salida de la crisis a un modelo diferente basado en la sostenibilidad medioambiental, económica y social, y es que hablamos de recuperación pero deberíamos apostar por la reinvención», explica Luis Fernando Álvarez-Gascón, Presidente del FEI.

Mayor innovación, mayor estabilidad económica

Programas de financiación adecuados al entorno y enfocados a la consecución de objetivos, despliegue de una política activa capaz de animar a la inversión privada en I+D+I, creación de incentivos a la investigación, elaboración de ecosistemas de innovación y la coordinación de las políticas de investigación son algunas de sus propuestas que «utilizan el conocimiento para resolver los problema de los ciudadanos en una estrategia a medio largo plazo», argumenta.

En este sentido, el presidente de FEI explica que «a mayor grado de innovación, mayor nivel de especialización y de exportación de sus empresas, mayor generación de empleo, mejores márgenes empresariales, y mayor capacidad de sostener un estado del bienestar».

España a la cola

Una serie de necesidades que se alejan de la realidad que vive la evolución en tecnología e innovación nacional, que se sitúa en niveles que Europa califica como ‘moderados’. Ante esta situación Álvarez-Gascón afirma que «la inversión en esta materia lejos de mejorar, está retrocediendo, por lo que de seguir a este ritmo, España tardaría 180 años en llegar al objetivo del 3% que establece la Estrategia 2020 de la Comisión Europea».

«Si queremos parecernos a las grandes economías europeas, España debería multiplicar por dos su inversión pública y por tres la privada», asegura. Denuncia que «de lo contrario la economía nacional sufrirá una pérdida de competitividad que se traducirá en menos empleo y de peor calidad, ya que ponderar la innovación genera una economía más equilibrada».

El coronavirus y la tecnología

Uno de los pocos aspectos positivos de la pandemia es que ha impulsado la digitalización. Las medidas de confinamiento y distanciamiento social implantados como defensa contra los contagios ha revelado la importancia de las tecnologías, que han cobrado aún más relevancia.

«España ha avanzado más en tres meses en digitalización que en diez años», calcula Luís Fernando Álvarez-Gascón. Explica que «la crisis del coronavirus está introduciendo exigencias que hasta hace poco no existían, por lo que se trata de una oportunidad para que la innovación y la tecnología se presente como el mejor método para resolver problemas».

Desde la telemedicina hasta el teletrabajo son algunas de los nuevos hábitos que, según Álvarez-Gascón, «han llegado para quedarse y transformar tanto el tejido de la sociedad como el empresarial».

Lo último en Economía

Últimas noticias