Según denuncias a la CNMV

DIA dejó de pagar a sus franquiciados y les obligó a comprar más productos para cuadrar sus cuentas

La cúpula de DIA, entonces liderada por Ricardo Curras, ya dimitido, y por Faustino Domínguez de la Torre, que se mantiene como número tres de la firma, dejó de pagar a sus franquiciados diferentes aspectos pactados de antemano y les obligó a comprar más productos de los que realmente necesitaban para inflar las ventas de la matriz y así cuadrar sus cuentas de 2017, según denuncias de ex directivos a la CNMV. Tras estas denuncias, a mediados de 2018, Currás fue cesado como consejero delegado y unas semanas después la empresa anunció un 'profit warning' y una revisión de sus cuentas de 2017.

dia
Supermercados DIA (Foto: DIA).

En esa revisión de sus cuentas, la compañía admitió al regulador que sus beneficios de 2017 fueron en realidad 90 millones de euros, 20 millones menos que los declarados en un primer momento. Además, DIA tiene pendiente presentar las cuentas de 2018, ejercicio que también se vio afectado por el falseamiento de las cuentas realizado por la cúpula, según siempre las denuncias presentadas a la CNMV.

Como publicó este diario el viernes, Currás y Domínguez de la Torre dejaron de pagar a proveedores de productos y equipamiento para cuadrar las cuentas de 2017, según la denuncia al regulador de ex directivos de la cadena. Además, como reflejan también esos escritos, DIA decidió dejar de pagar varios conceptos a los franquiciados para dar más beneficio del real.

El "abuso" -así se define en las denuncias- a los franquiciados llegaba a rozar lo absurdo. En 2017 la empresa puso en marcha el proyecto denominado "Calidad Concertada", consistente en "no permitir a los franquiciados repasar la mercancía que le servíamos e imposibilitando que pudieran llevar a cabo ninguna reclamación por error o faltas de mercancía".

"A cambio -continúa- se realizaba un abono mensual basado en un porcentaje de faltas calculado de un modo un tanto arbitrario" realizado por empleados de DIA. A los franquiciados se les obligó a firmar este proyecto bajo amenaza de quitarles la franquicia.

En 2018, se retiró también el pago de una cantidad fija a los franquiciados con ventas inferiores a los 100.000 euros, pasando a abonarles una cantidad variable sobre ventas. Pero lo realmente grave es que se les quitó a la vez el pago del 0,4% sobre el importe de sus compras en concepto de ‘rotura de unidades’. "Les explicábamos que ese 0,4% iba incluido en el nuevo porcentaje de abono variable, pero es falso", dice el escrito a la CNMV.

Ofertas y Fidelización

Además, la matriz decidió que durante noviembre y diciembre de 2017 no se pagara a los franquiciados el concepto de compensación de ofertas y descuentos por fidelización, que les correspondían de acuerdo a la política comercial de DIA.

"La falsa excusa ha sido un error informático, lo cual era del todo incierto. Y este hecho ha provocado problemas de liquidez en muchos de nuestros franquiciados", dice la denuncia. Este periódico ha publicado casos de franquiciados que han quedado arruinados y endeudados, como este demoledor SOS de uno de ellos.

Otra de las tácticas de la cúpula de DIA, de una gravedad extrema, fue presionar a los franquiciados para que hicieran compras excepcionales financiadas a tres meses "para alcanzar las ventas presupuestadas por la matriz o acercarse a ellas", explica el informe.

Por último, aunque no tiene su efecto en la contabilidad de DIA, la cúpula de la compañía cambió el contrato a los franquiciados cuando adquirió la firma ‘El Árbol’: anuló la cláusula de ‘Zona de Exclusividad Geográfica’, que prohibía abrir otra tienda en la misma zona, por otra que decía ‘Zona de Exclusividad por Modelo de Negocio’. "Por supuesto, si se negaban, se les quitaría la franquicia a la finalización del periodo contractual", explica la denuncia.

Fuentes de la compañía han asegurado que ya se anunció a la CNMV el impacto de la revisión de las cuentas de 2017 y recuerdan que a finales de febrero harán públicos los datos de cierre de 2018.

Bonus y deuda

Los ‘trucos’ contables denunciados facilitaban el cobro de bonus de los directivos, en función del ebitda del cierre del ejercicio, y maquillaban la deuda verdadera de la empresa. Esa deuda es vital puesto que marca el coste de la financiación de las emisiones de bonos de la compañía.

Lo último en Economía

Últimas noticias