Inversión

¿Cómo proteger las inversiones de la guerra? Liquidez, activos refugio y derivados

proteger inversiones
Inversión en oro.

Las Bolsas de todo el mundo sufren la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Ante el conflicto armado que se está gestando al este de Europa, los expertos aconsejan tener unos elevados niveles de liquidez, apostar por algunos activos refugio y cubrir las carteras con derivados para proteger las inversiones. Recomiendan, además, no hay que dejarse llevar por el pánico aunque resuenen tambores de guerra.

La mayoría de analistas coincide en señalar la liquidez como el primer punto a tener en cuenta para evitar mayores daños para los inversores. Los inversores, además, pueden optar por refugiarse en activos que históricamente se han comportado de manera positiva, o menos negativa, en momentos de incertidumbre económica.

Activos refugio

Uno de ellos es el dólar, pero también el franco suizo o el yen japonés, en lo que a divisas se refiere. Otro de estos activos utilizados tradicionalmente como protección ante las caídas es el oro, que aporta descorrelación frente a la renta variable y además actúa como reserva de valor frente a la inflación.

Metales preciosos e industriales y el petróleo también están mostrando un buen comportamiento en plena invasión. Las fuertes revalorizaciones que registran se sustentan en el papel que Rusia juega como país exportador de estas materias primas. Las sanciones que vayan imponiendo los países occidentales podrían limitar las exportaciones rusas y provocar una disminución de la oferta, lo que eleva los precios.

“En estos momentos de pánico no hay que dejarse llevar por él”, apunta Ricardo Gil, estratega de la gestora TREA. Los inversores deben, explica, tener una visión de medio plazo y no dejarse llevar por los titulares. Recomienda, en un contexto en el que “las medidas de los bancos centrales se van a atenuar un poco”, optar por activos que ofrezcan rentabilidad a corto plazo.

No vender

“En momentos de tensión como los que estamos viviendo, históricamente se ha demostrado que no es buena opción vender.  En Mutuactivos contamos con unas carteras con un sesgo bastante conservador: estamos tácticamente infraponderados en Bolsa y con mucho “cash” en renta fija”, explica Ignacio Dolz de Espejo, director de soluciones de inversión y producto de Mutuactivos. Rafael Peña, socio fundador de Olea Gestión, considera que vender o no vender “depende de en dónde se estén sufriendo las pérdidas y cuál sea la tolerancia al riesgo del inversor”. “Si está diversificado y con un horizonte temporal amplio, no es momento de deshacer posiciones por una circunstancia que, aunque grave, es coyuntural. Dentro de unos meses el efecto económico debería estar bastante amortiguado”, añade.

Incluso más allá de proteger sus inversiones, los inversores podrían aprovechar las caídas para incrementar sus carteras e invertir en algunas acciones, aunque muy poco a poco. “Serían activos de renta variable, sobre todo en compañías small caps europeas que están presentando resultados actualmente”, además de empresas focalizadas en el ESG, apunta Alfonso Batalla, gestor de inversiones.

Oportunidad de compra

Renta 4 Gestora cree que el conflicto entre Ucrania y Rusia podría provocar una nueva rotación sectorial de las carteras desde los valores financieros, petroleras y otros sectores más cíclicos, que registran las mayores subidas en lo que va de año, a la tecnología y la salud, entre otros, que han caído con fuerza estos últimos dos meses.

En opinión de Diego Morín, analista de IG, los sectores ganadores en Bolsa serán los vinculados a las materias primas, mientras que “los más perjudicados a día de hoy son los vinculados al ciclo económico, como el industrial, finanzas o inmobiliario, ya que cualquier posibilidad de conflicto bélico lastrará el rendimiento de la economía, volviendo a crear inestabilidad en el crecimiento”.

Derivados

Por último, algunos expertos recomiendan cubrir las carteras a través de derivados, unos productos financieros que permiten abrir posiciones cortas. “Los derivados nacen con idea de cobertura o protección de cara a futuras variaciones en los precios, aunque luego se hayan convertido en instrumento de inversión o especulación”, apunta Antonio Castelo, analista de iBroker. Para Batalla la herramienta más adecuada para limitar las pérdidas y proteger las inversiones son las opciones puts, ya que a través de ellas, si finalmente el conflicto no va a más, el inversor sólo perdería la prima (el derecho a vender o comprar el activo subyacente) mientras que mediante futuros, productos muy apalancados, la pérdida podría ser mucho más significativa.

Lo último en Economía

Últimas noticias