Motor

El automóvil avisa a Sánchez: «Vamos a perder seis meses de ventas si no activan ya un plan Renove»

Otro año negro para el automóvil: falta de suministro, más impuestos y retrasos en las ayudas
Pedro Sánchez

El sector del automóvil en España vive sus horas más bajas por los efectos derivados de la crisis del coronavirus, con un desplome de las ventas de turismos y todoterrenos del 45% en lo que va de año, lo que se traduce en la pérdida de 80.000 unidades matriculadas en comparación 2019. Unos números rojos que continuarán durante los seis primeros meses de 2021 si el Gobierno del Pedro Sánchez no activa de nuevo los fondos sobrantes del plan Renove, tras el fracaso del Ministerio de Industria que sólo consiguió que se consumieran 15% -50 millones de los 250 millones de euros que se pusieron en marcha-.

Según han explicado fuentes del sector a OKDIARIO, » el primer semestre del ejercicio se puede perder si no hay un cambio radical de la situación con el objetivo de reactivar la demanda del sector y recuperar la confianza del consumidor en los distintos canales de distribución, donde el tráfico está cayendo la mitad en comparación con el mismo periodo del año anterior». «Unos datos que indican que las matriculaciones de turismo y todoterrenos se encuentran en el peor punto de la crisis, un desplome que se puede alargar en el tiempo si no hay medidas paliativas», recalcan.

«Vamos a perder seis meses de ventas si no activan de carácter urgente medidas que dinamicen el mercado, como el plan Renove -el programa de renovación del parque circulante español en 2020- o que se reconduzca la subida del impuesto de matriculación -como ya han hecho otros países en Europa-«, explican. De lo contrario, avisan de que este cambio de tendencia no llegará hasta el segundo semestre: «Aspiramos a que haya un cambio de tendencia a partir del verano y que el mercado se consolide en el segundo semestre del año, pero hasta entonces se esperan meses muy complicados para la activad de los concesionarios y para el empleo», calculan.

Golpe al empleo 

Según las cifras de las patronales, el sector de la distribución ha calculado que en 2021 se perderán 18.000 empleos por los efectos derivados del alza del impuesto de matriculación por la entrada en vigor de la normativa europea WLTP -que supone un incremento en el precio del automóvil de hasta un 15%-. Una cifra a la que hay que sumar los 8.000 despidos que se han producido en los concesionarios a consecuencia de la pandemia. Una situación que explican con un símil automovilístico:»Estamos en reserva».

Ante este escenario, explican que «para que esta crisis se salde con el menor coste social y económico posible, es vital que el Gobierno de Pedro Sánchez contribuya ante la mala coyuntura económica y la caída de la confianza de los consumidores».

Desplome de las compras de particulares

«El arranque de la campaña de vacunación no ha tenido impacto en la confianza de los consumidores y, por tanto, las compras de particulares, que al final son las que indican la salud del mercado, están desplomadas», explican. No obstante, prevén que este canal refleje mejores datos en el tercer mes del año, ya que febrero no es uno de los mejores meses para los concesionarios y se caracteriza por sufrir los efectos de la cuesta de enero -que este año 2021 se ha agravado por el golpe de la pandemia en la economía de las familias españolas-.

Además, explican que «el único segmento de venta que crece en febrero son los vehículos de más de 20 años, lo que impide la recuperación del mercado y la renovación del automóvil necesaria para cumplir con los objetivos de descarbonización». «Necesitamos medidas urgentes de dinamización del mercado», concluyen.

Lo último en Economía

Últimas noticias