Asistentes legales, taxistas, vendedores y camareros desaparecerán con la llegada de la Inteligencia Artificial

Robot
Una mujer se hace una 'selfie' con un robot (Foto: GETTY).

En el futuro, muchos puestos de trabajo desaparecerán a causa de la irrupción de la Inteligencia Artificial (IA). Los empleos más afectados serán los que más fácil sean de automatizar, pero los expertos señalan que esto permitirá que los seres humanos se dediquen a tareas más productivas.

Algunos informes señalan que no hay que preocuparse por que dentro de unos años los robots puedan sustituir a los humanos en algunos puestos de trabajo. Y no hay que hacerlo precisamente porque eso ya está ocurriendo. Muchas empresas están apostando por la IA y para hacer frente a ello tan sólo hay que saber adaptarse.

Según un estudio de la Universidad de Oxford recogido por Bloomberg, los puestos de trabajo más afectados en un futuro serán aquellos dedicados a la atención al cliente, los vendedores minoristas, los taxistas, los guardias de seguridad o los camareros, entre otros. Pero no hay que alarmarse, esto ya ha pasado antes. En el siglo XIX, la llegada del ferrocarril supuso el declive del transporte por diligencia, pero todos entendemos hoy que aquello se tradujo en un mayor bienestar para todos.

No obstante, es cierto que hay que adaptarse a la situación ¿La solución? Ser más creativos. La aparición de la tecnología, lejos de suponer un problema para el ser humano, ha supuesto grandes avances que han permitido elevar la calidad de vida. La mecanización y la robotización no sólo han bajado el coste de los productos dotando a la sociedad de un mayor poder adquisitivo, sino que han eliminado puestos de trabajo obsoletos.

De este modo, ahora la gente puede dedicarse a tareas más creativas y de mayor valor añadido que se traducen en avances para la humanidad en su conjunto. Cuantas menos personas haya dedicándose a apretar un tornillo, más habrá en campos que requieran investigación y creatividad.

Y es que el alarmismo no está justificado. Según un estudio realizado por la consultora Deloitte, la tecnología ha creado más puestos de trabajo en los últimos 140 años de los que ha destruido. Es cierto que en las fábricas cada vez hay menos gente. Las tareas más repetitivas y mecanizadas han sido sustituidas por brazos robóticos y, en el futuro, esto seguirá en aumento.

En ese sentido, el profesor de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Josep Lladós señaló en una entrevista a EFE que la importancia de apostar por la formación: "Es importante invertir en educación para evitar la exclusión de aquellos colectivos sociales que puedan resultar más perjudicados por la evolución tecnológica"

Lladós insiste en la importancia de apostar por la "formación basada en la inteligencia creativa, es decir, aquella que no es fácilmente programable con algoritmos" fomentando facultades como la intuición, la capacidad de ser innovador o de interactuar con el entorno, pues, de esta forma, es posible "transformar una amenaza en una oportunidad".

"Estamos viviendo un cambio de paradigma, no se trata de un fenómeno temporal", explica Lladós ante el hecho de que "en 5 años se puede haber doblado el mercado de la robótica y la inteligencia artificial, y en el mismo periodo la penetración de los robots en la industria puede llegar prácticamente a la mitad de las actividades del sector".

Últimas noticias