DIA

Accionistas de DIA urgen por burofax a Anticorrupción que actúe contra el ruso Fridman

Accionistas minoritarios de DIA han enviado este lunes un burofax a la Fiscalía Anticorrupción y a la Audiencia Nacional, entre otros organismos, solicitando su actuación urgente contra Mikhail Fridman, dueño del 29,9% de la compañía, por lo que consideran una estrategia clara de desestabilización de la empresa para controlarla a coste más barato.

DIA
Mijail Fridman, propietario de DIA

Esa estrategia empresarial muestra un ‘modus operandi’ propio de una "organización criminal", según recuerdan en el escrito estos accionistas -que de momento prefieren mantener el anonimato- citando el informe policial sobre la actuación de Fridman en su intento de asalto a Zed, publicado hace unos días por El Confidencial.

Según el escrito del burofax, al que ha tenido acceso este diario, los minoritarios aseguran que "se confirma la estrategia de LetterOne que venimos denunciando ante la CNMV, con indicios claros de abuso de mercado y manipulación de precios". En efecto, como ha publicado este diario, este grupo de minoritarios ha denunciado al millonario ruso ante la CNMV y el ministerio de Economía.

En el escrito a la Fiscalía Anticorrupción, los minoritarios solicitan "una actuación urgente con el objeto de que se tomen las medidas cautelares oportunas (proponemos la suspensión cautelar de sus derechos de voto) para que DIA pueda acometer la reestructuración de deuda apropiadamente, reestructuración que LetterOne lleva torpedeando desde su inicio", explican.

Esta petición se basa en el constante torpedeo por parte de Fridman de las decisiones que toma el Consejo de DIA, actualmente ya enfrentado al ruso. La última ha sido la negativa del magnate a apoyar la anunciada ampliación de capital de 600 millones de euros, lo que ha originado su salida del Consejo.

En su opinión, la estrategia del ruso pasa por oponerse a esa ampliación de capital, que le obliga a aportar casi 200 millones de euros para mantener su posición en el capital, para seguir desestabilizando la empresa y que el precio de la acción caiga más. Para ello, denuncian, ya tendría el apoyo del 35% del capital de cara a la Junta de Accionistas. "LetterOne es perfectamente consciente del poder que ostenta, al contar con unos derechos de voto declarados del 29% y otro 5% de su asesor principal en esta operación (Goldman Sachs), por lo cual, cualquier propuesta del consejo de administración que tenga que ser sometida a la aprobación de la junta general de accionistas (la mayor parte del abanico de posibilidades) se antoja muy complicada sin su apoyo, pues a las juntas generales no suele acudir más del 70% del capital", aseguran en el escrito.

Deuda

Según los denunciantes, este ha sido el último movimiento de Fridman, uno más entre una larga lista encaminada a tumbar la compañía para comprarla más barata. Entre esos otros movimientos destacan el "préstamo a fondos hegde de títulos para que se posicione agresivamente en contra de la compañía". Uno de ellos, según el escrito, es Caius, que "JAMÁS han operado en la bolsa española y su estrategia de inversión no se corresponde en absoluto con la toma de posiciones bajistas en compañías en las que hay una operación corporativa de por medio (estrategia denominada “Event driven”)".

Además, culpan a Fridman de la caída del rating financiero de DIA, que dificulta la refinanciación de la deuda de la empresa. En su opinión, las agencias están rebajando el rating de DIA desde hace tres meses por "los cantos de sirena" de Fridman sobre la deuda y la petición de una quita a la banca acreedora. Y todo, dicen, con la intención de mantener baja la cotización de la empresa hasta el 9 de marzo de 2019, fecha que finaliza el periodo de un año que le impide comprar más acciones por debajo de 3,64 euros -su última compra-.

Medidas cautelares

Por todo ello, solicitan a la Fiscalía Anticorrupción, a la Audiencia Nacional, a la CNMV y al ministerio de Economía "la suspensión cautelar de los derechos de voto de LetterOne y de cualquier entidad vinculada", con el objetivo de evitar que el ruso tenga la mayoría en la Junta de Accionistas que debe aprobar, de proponerse finalmente, la ampliación de capital de 600 millones de euros.

Además, piden que los organismos públicos citados "prohiban a Goldman Sachs, banco de inversión con licencia en España, tomar posiciones
de cualquier tipo (deuda o instrumentos de capital) de DIA". Piden también que se investigue quién está detrás de los fondos que han entrado últimamente en DIA y la relación contractual entre Goldman y LetterOne.

Mientras se resuelve, la compañía tiene previsto celebrar esta semana otro consejo para aprobar la nueva línea de financiación con los bancos de 200 millones de euros. Queda pendiente la refinanciación de la deuda y la aprobación en consejo de la ampliación. La acción volvió a caer el lunes. Cerró a 0,36 euros y se dejó un 5,78%.

Lo último en Economía

Últimas noticias