El griego sucede a Zverev como campeón de la Copa Masters

Tsitsipas se doctora ante Thiem en un duelo magistral

Tsitsipas
Tsitsipas, con el trofeo de campeón. (Getty)

Stefanos Tsitsipas se proclamó vencedor de la Copa Masters después de imponerse (6-7, 6-2, 7-6) a Dominic Thiem en un encuentro de órdago entre dos de los aspirantes a destronar a los tres teóricos intocables en lo más alto del ranking. Tsitsipas, de sólo 21 años, pudo remontar el primer set cedido ante Thiem en un set que sólo perdió cierta competitividad en el segundo set, para recuperarse en un tercero en el que el austriaco fue a remolque pero también tuvo sus opciones antes de confirmar con maestría el título de Tsitsipas.

No era la final esperada, pero la presencia de dos talentos, uno emergente y otro en su primer año de consolidación entre la regularidad de los mejores, aseguraba una final trepidante y en el que la igualdad apuntaba a ser máxima. La demostración de ello se tradujo en algo tangible en el primer parcial, en el que no vimos ninguna rotura de servicio hasta la inevitable llegada del tie break.

Thiem había tenido una pelota de break más que Tsitsipas y si bien su porcentaje había tendido al error, esta mínima superioridad se repitió en la muerte súbita, que acercaba a la victoria a un jugador que llegaba con pequeños problemas a la final, pero que ya se había mostrado como el más fuerte de su grupo con anterioridad, batiendo de forma seguida a Djokovic y a Federer.

Sin embargo, Tsitsipas no había dicho su última palabra. El griego, que cedió con Nadal en un encuentro en el que no tenía nada en juego, acabó con la resistencia de Federer en semifinales y recuperó ese nivel de tenis para sumar un doble break que iba a ejercer demasiado peso en Thiem en la segunda manga. El austriaco estaba desconectado y el segundo parcial acababa en las manos de Stefanos, que a los puntos se convertía en favorito por inercia para la manga que dictaminaría quién ejercía de reemplazo de Zverev como maestro.

Tsitsipas comenzó cumpliendo con los pronósticos y se adelantó en el luminoso, pero Thiem, todo orgullo llevado al tenis a través de sus misiles de revés y derecha, empató la contienda, posponiendo el veredicto final a un nuevo tie break en el que, esta vez sí y no sin suspense, Tsitsipas iba a elevar al cielo su figura con el primer título de un griego en la Copa Masters en la primera participación de un jugador del país heleno. La NextGen vuelve a ser maestra.

Lo último en Deportes

Últimas noticias