Abierto de Australia

Garbiñe vence a Konta en el ‘after’

Garbiñe Muguruza
Garbiñe Muguruza, en su partido ante Konta. (Getty)

Garbiñe Muguruza ganó en tres sets a Johanna Konta (6-4, 6-7 y 7-5), en un duelo que arrancó a las 12:30 de la noche, hora australiana, y terminó a las 3:14 de allí

Garbiñe Muguruza también sabe sufrir. La tenista española se impuso en tres sets (6-4, 6-7 y 7-5) a Johanna Konta, en un partido disputado a altas horas de la madrugada allí en Australia, horario más de ‘after hour’ que de partido de tenis. A las 3:15 de la mañana, hora australiana, Muguruza mandó a dormir a su rival con un gran golpe de revés que le mete en la tercera ronda del Grand Slam. De nuevo volvió a mostrar un gran nivel y se mantuvo firme mentalmente en todo momento y se enfrentará en tercera ronda a la suiza Timea Bacsinszky.

Las vacaciones le han sentado de maravilla a Garbiñe. La española está cumpliendo aquello de año nuevo, vida nueva. Tras firmar un 2018 para olvidar, la ex número uno del mundo se ha puesto las pilas en este inicio de 2019 y ha vuelto a sacar ese juego agresivo que le llevó a lo más alto de la WTA. Aunque su gran problema siempre ha sido la irregularidad. Su falta de constancia le ha condenado en algunos partidos y le ha impedido mantenerse en lo más alto.

Ahora se ha puesto de nuevo el mono de trabajo en el primer grande del año para recuperar su mejor nivel. En su estreno ante la china Saisai ya demostró ser la Garbiñe de siempre, siendo agresiva con la derecha y segura en la red. Ante Konta las condiciones eran diferentes. El choque comenzaba a las 12:30 de la noche, hora de Australia, y terminaba a las 3:14 de la madrugada, con victoria de la española. Pese a que el duelo se presentaba emocionante, el horario no acompañaba y apenas había gente en la grada.

Los tres enfrentamientos previos entre ambas se habían decidido en el último set, con un balance favorable para la británica por 2-1. Muguruza comenzó mandando en la primera manga con un break en el primer juego del encuentro. Nada más comenzar, la número 18 de la WTA aprovechó la primera pelota de rotura que tuvo para arrancar con un 2-0 que le permitía coger ventaja en el marcador.

A pesar de que en el noveno juego dispuso de bola de set con saque de la británica, esta vez no pudo rematar y terminó cerrando la primera manga con su servicio. Era solo el primer set, pero entonces ya se veía a una Garbiñe atrevida, que siempre que podía subía a la red para terminar el punto. No importaba la hora, ni la rival, la española tenía muy claro lo que tenía que hacer si quería seguir viva en Australia y no caer otra vez en segunda ronda.

Garbiñe sentencia

En el segundo set se mantuvo la igualdad del primero. La batalla estaba servida. La pupila de Sam Sumyk no quería dejar que Konta llevase la batuta del juego, pero finalmente la tenista nacida en Sidney se impuso e igualó el partido. Garbiñe tuvo varias opciones para romperle el servicio, pero esta vez no supo aprovecharlas y en la muerte súbita del tie-break la británica ganó por 7-3.

El partido se iba otra vez al tercer set, como en los tres anteriores. La igualdad era máxima. Era pasadas las dos de la madrugada cuando arrancó la tercera manga y los aficionados ya habían dejado la pista, pocos fueron los valientes que aguantaron, más allá de los equipos de ambas jugadoras. Y es que aunque Konta milite en la posición 38 del ranking, llegó a ser la número cuatro del mundo en julio de 2017. Su nivel no se adecúa a su posición en el ranking.

Muguruza castigaba las subidas a la red de su rival con buenos globos, pero no conseguía el break que necesitaba para encarrilar el partido. Al final lo consiguió en el duodécimo juego del set, con 6-5 a su favor. A la primer que tuvo, sentenció. No le dio opción y en cuanto dispuso de una bola de rotura para hacerse con el set y el partido, la aprovechó para cerrar con un revés ganador que no pudo devolver Konta y así sellar su pase a tercera ronda.

Últimas noticias