Liga Santander: Atlético de Madrid - Real Madrid

Tarde negra para Morata en su estreno en el Wanda

Tarde negra para Morata en su estreno en el Wanda
Álvaro Morata en el derbi madrileño (EFE)

Álvaro Morata se estrenó en el derbi madrileño con la camiseta del Atlético de Madrid. Marcó un gol que le anularon, vio la tarjeta amarilla y simuló un penalti. Pasó de una tímida primera mitad a una segunda parte algo más movida. Simeone le quitó en el 70'

Enchufado, alterado y enrabietado por momentos. Así vivió el derbi Álvaro Morata, su primer derbi madrileño… con la camiseta rojiblanca. El delantero madrileño sacó todo su genio en su primer enfrentamiento contra su exequipo como jugador del Atlético de Madrid.

Y es que Morata sabía perfectamente que iba a ser juzgado por todos. La mayoría de los focos en el derbi de este domingo iban hacía él, que cambiaba de bando. Álvaro pasó de una timidísima primera parte, en la que no tuvo relevancia, a una segunda mitad en la que apareció mucho más: pidió un penalti, le anularon un gol, se ‘peleó’ contra sus excompañeros, le sacaron amarilla por protestar…

Y eso que el derbi de Morata iba camino de ser totalmente pobre, ya que en la primera parte estuvo totalmente aislado. Al exdelantero del Chelsea, entre otros, le falta aún muchos días para entrar en la dinámica del Cholo Simeone. Sin embargo, al ver que el duelo exigía de algo más que fútbol, Morata se adaptó.

Y fue ahí cuando irrumpió otro jugador. Primero lo hizo con feas faltas sobre su excompañero y amigo Carvajal al que, eso sí, le pidió perdón. Y  así poco a poco se fue entonando y entrando más en el partido. Su primer aviso llegaría con un disparo muy desviado que se fue por encima del pitado Courtois.

Sería justo después, en el minuto 10 de la segunda parte, cuando Álvaro Morata marcó su primer gol con el Atlético de Madrid… anulado. Y es que en mitad de la celebración (porque Morata celebró su no gol al Real Madrid) el colegiado Estrada Fernández le paró en su festejo ya que el linier levantó la bandera. El asistente pitó el fuera de juego cuando Morata ya había rematado y marcado, todo lo contrario a lo que pasó la semana pasada en una jugada con Benzema. Había fuera de juego y por lo tanto el delantero se quedó sin gol.

Fueron esos los mejores minutos de un Morata que reclamó un penalti de Casemiro. El colegiado le dijo rápidamente que se levantara y que la infracción había sido suya al rematar con la mano. Tras ello, y enrabietado al no acertar en sus acciones, arrolló a Sergio Ramos y protestó la acción. Se llevó la tarjeta amarilla.

Y así acabó el partido Morata, porque justo cuando mejor estaba le quitó Simeone en el minuto 70. El técnico del Atlético de Madrid prefirió no juntar a muchos atacantes al sacar a Kalinic. Morata se fue triste, cabreado. Tuvo la oportunidad del gol, pero se le anularon. Siempre quedará que celebró un gol ante su ex equipo que nunca llegó a ser gol.

Lo último en Deportes