Morata es carne de meme

Morata es un delantero estupendo y un fichaje espectacular para el Atlético. Pero fracasará. No le dejarán triunfar porque tiene pasado madridista en su historial y estarán todos ahí, con las flechas preparadas, para asaetearle a la primera que falle. Y fallará. Y será carne de meme

morata
Morata tiene todas las papeletas para fracasar en el Atleti.

Morata ya es del Atleti. Fichajazo. Gana Simeone y ganan los rojiblancos, que se hacen con un delantero estupendo aunque sea prestado. Álvaro es un buen muchacho con unas condiciones tremendas para jugar al fútbol. A bote pronto podría decirse que lo tiene todo (o casi todo) para triunfar de rojiblanco. Y yo apuesto a que fracasará. Sobre todo porque le faltan dos cosas fundamentales: carácter y apoyo popular.

Lo primero, el carácter. Morata es un jugador blandito de moral, de esos que pierde la confianza en lo que dura una promesa de Pedro Sánchez: un pispás. Siempre arranca bien en sus equipos (Real Madrid, Juventus, Chelsea…) y, cuando la cosa se pone peliaguda Morata mengua, empieza a poner caritas tristes y deja de meter goles.

Tiene las condiciones físicas y técnicas de los elegidos para triunfar en el fútbol. Pero le falla el órgano que dirige todo: el cerebro. Digamos que no es el compañero ideal en una partida de Trivial –recuérdese el mítico tuit de la Final Ford, como los coches– y, aunque no hace falta ser un genio para triunfar en el fútbol, al menos sí hay que ser listo. O espabilao y ese hervor es el que no tiene Álvaro.

Encima, como tiene cara y corazón de buen chico, se las lleva todas. En el césped y fuera. Todo el mundo le pega porque es un blanco fácil. Morata es carne de meme en el Atleti a no ser que empiece a marcar un gol en cada partido. Y eso no lo va a hacer porque eso sólo lo hacen Messi y Cristiano.

Por si esa debilidad de carácter no fuera losa suficiente, encima Morata llega al Atleti en contra de la voluntad popular. Si Gil Marín hubiera hecho una encuesta entre sus socios, Morata no sacaba ni el 20 por ciento de los votos a favor. Es decir, que cuando debute en el Wanda va a tener de salida al 80 por ciento de la gente en contra.

Ustedes me dirán que eso se cura con goles. Puede. Pero cuando una afición le pone la cruz a un futbolista antes incluso de debutar es complicado pasar de crucificado a ídolo. Morata tiene en sus pies triunfar en el Atlético… si le dejan. Y no tiene buena pinta.

Lo último en Deportes

Últimas noticias