International Champions Cup: Real Madrid 2 - AS Roma 1

Un Madrid imperial tumba a la Roma

Real Madrid

Asensio y Bale fueron los autores de los goles

El equipo de Lopetegui firmó una primera parte excelsa

El nuevo Real Madrid ya enamora. Al equipo de Lopetegui le bastó con una soberana primera parte para despachar a la Roma en el último partido de la International Champions League. Asensio y Bale volvieron a mojar en un planteamiento blanco que consiguió asfixiar a unos italianos que se vieron superados por la exuberancia física de los madridistas durante los primeros 45 minutos.

La presión alta, el juego de toque, posesión y desmarque y los contragolpes empiezan a ser la seña de identidad que quiere implantar Lopetegui en un Madrid que se ha ganado a pulso el rol de favorito para la Supercopa de Europa. La segunda parte, con un carrusel de cambios, dejó destellos de Vinicius y poco más que reseñar, salvo minutos para todos los canteranos que se llevan a casa una experiencia inolvidable.

El partido comenzó eléctrico. La tormenta minutos antes del choque pareció contagiar a unos madridistas que salieron dinámicos como pocas veces. El duelo se puso de cara muy pronto con un auténtico golazo en el minuto 2. Bale sacó su exterior a pasear dejando sólo a Marco Asensio contra Olsen. El mallorquín remató en semifallo, pero al fondo de las mallas, confirmando su condición de goleador si Lopetegui se lo requiere.

Los blancos, lejos de conformarse con tener la iniciativa en el marcador, se quedaron con el balón el resto del periodo. El Madrid superpobló la medular con un Benzema muy atinado combinando con Isco, Kroos y Ceballos para dar oxigeno ante la presión de una Roma que sólo vivía de los errores madridistas.

Dzeko tuvo una gran ocasión desde la frontal tras un fallo de concentración de Isco en el minuto 7, pero ahí estuvo un Keylor Navas más seguro que en ocasiones precedentes. El costarricense se pudo gustar durante la primera mitad incluso abortando un contragolpe de la Roma con un control con el pecho digno del mejor mediapunta que despertó los alardes de un Metstadium que coreó su nombre.

Y Bale sigue de dulce

El Madrid no sólo sobaba el balón, sino que era muy eficaz en la presión alta y volvía loca a la defensa rival con el dinamismo en sus ataques. El equipo de Lopetegui hizo un despliegue de habilidades en los primeros minutos colmándose dicho esfuerzo en el segundo gol.

Corría el minuto 16 cuando Bale se midió en carrera a Marcano por la derecha y anotó un gol marca de la casa ganando el centro y cruzando un disparo raso a Olsen, que nada podía hacer. El galés está en estado de gracia y se le ve con mucha más confianza para encarar que en la era Zidane. Se sabe líder de este nuevo proyecto post-Cristiano.

El Madrid seguía arrinconando a una Roma que en poco o nada se parecía al equipo que eliminó al Barça en cuartos de final de la Champions el año pasado, pese a contar con buena parte de su columna vertebral en la alineación. Los blancos se gustaban con el balón y trenzaban combinaciones de más de 30 pases para disponer de claras ocasiones en las postrimerías del primer tiempo con Benzema y Ceballos como protagonistas de dos disparos lejanos.

Los italianos respiraron viendo que el tiempo se cumplía después de asistir al primer recital de la era Lopetegui. El Madrid demostró que tiene muchos registros y que esta temporada el tiki-taka va a convertirse en un denominador común en el Santiago Bernabéu con Asensio y Bale de ejecutores.

Cambios y maquillaje de la Roma

Lopetegui quiso ver si sus jugadores tenían fuelle para la segunda mitad únicamente cambiando al descanso a Kroos y Ramos. La Roma, sin embargo, no iba a permitir una exhibición similar a la de los primeros 45 minutos introduciendo a su zaga titular con el célebre Manolas al frente de la misma.

El técnico blanco captó el mensaje y comenzó su particular carrusel de cambios con múltiples canteranos y con Vinicius volviendo a dejar detalles de crack. Especialmente delicado fue un disparo en el minuto 60 que rozó la escuadra y que evocó al gol de Ronaldinho ante el Chelsea hace una década en Champions.

La Roma aprovechó los últimos minutos para maquillar el marcador gracias a un gol de Strootman tras una peinada al segundo palo de Schick. Ese tanto, sin embargo, no cambia el buen sabor de boca que se lleva un Madrid que ya carbura y piensa en títulos. La pretemporada ya es historia.

Últimas noticias