International Champions Cup: Bayern de Múnich 3-1 Real Madrid

El Madrid empieza con mal pie

Real Madrid
Jerome Boateng y Karim Benzema pelean por un balón en el Bayern - Real Madrid. (AFP)

El Real Madrid perdió ante el Bayern de Múnich (3-1) en su primer partido de la pretemporada. El equipo de Zidane realizó una gran primera parte pero no estuvo acertado de cara a puerta. El equipo bávaro sentenció tras el descanso. Bale ni se vistió y Rodrygo marcó un golazo en su debut

Houston, siguen los problemas. Al nuevo Real Madrid de Zidane le falta un punto. El conjunto blanco pereció en su primer partido de la pretemporada ante un Bayern de Múnich más efectivo y algo más rodado que se adelantó en la primera parte y mató tras los primeros 45 minutos. El equipo madridista, espoleado por Hazard, realizó una notable primera parte pero le faltó gol y tras el descanso, con un equipo nuevo, tampoco pudo hacer daño a un Bayern con más acierto. Tolisso, Lewandoswksi y Gnabry fueron los goleadores. Rodrygo marcó un golazo de falta en su debut.

Y es que el duelo ante el Bayern parecía una nimiedad pero no era tal. Para el Real Madrid cuatro meses sin cafeína es mucho tiempo de abstinencia y desde aquella dolorosa derrota ante el Ajax ya han pasado muchos días y muchos nombres. El nuevo Madrid de Zidane, con su Hazard inmaculado, hacía acto de presencia en Houston y la ocasión merecía la mena. No importaba ni el sábado, ni las altas temperaturas ni la noche de verano: debutaba el Madrid de Hazard, Jovic y Mendy y perderse el partido era poco más que un sacrilegio.

Además Zidane condecoró a los amantes de la horas golfas en España con un alineación titular de toma pan y moja. Hazard, por supuesto, lideró un once donde se le veían los pensamientos a Zidane. Ramos, Varane, Marcelo, Kroos, Modric, Isco, Asensio: los suyos. El belga lideró un equipo titular donde no estaba Vinicius y sí una gran acumulación de carga en las piernas. Así que el espectáculo iba a ser máximo. Había mucho hype por el partido, pero en el campo habían más nombres que fuerza y en la grada estaba Bale. El mensaje era de Zidane era claro. Al galés ni agua.

Con Hazard en el once y un 4-2-3-1 en el campo, fue Benzema el que tuvo la gran primera gran ocasión del partido. A los diez minuto, el galo, en un impoluto estado físico, remató dentro del área y Neuer sacó una mano de oro cuando el galo ya cantaba su primero de la temporada. El Madrid tuvo la primera pero fue el Bayern el que hizo el primero después de que Tolisso rematara a Courtois dentro del área. La primera la sacó Marcelo pero a la segunda fue la vencida y el galo adelantó al Bayern. No lo merecía un Real Madrid que tuvo el empate en la cabeza de un Ramos que a los pocos minutos estuvo a un centímetro de hacer el empate.

El tanto bávaros hizo espolearse a un Real Madrid vivo arriba y frágil en defensa que lo confío todo a las aportaciones de Hazard desde la izquierda. El nuevo galáctico se movió, se ofreció y lo intentó con vehemencia pero a 21 de julio (20, en Estados Unidos), milagros pocos. Eso sí, el belga cocinó a la media hora una jugada preciosa en la que entre Benzema y Asensio estuvieron a punto de hacer el gol del empate. Por ocasiones, el Madrid fluía pero necesita sentenciar. Pesadillas del pasado. Poco antes del descanso, otra vez el ex del Chelsea lo intentó con un disparo lejano que desvió Neuer y Benzema no atinó al rematar un balón de gol delante del alemán.

Un equipo nuevo tras el descanso

El Real Madrid había sido superior en la primera parte pero, como tantas veces ocurrió la pasada temporada, le volvió a faltar gol. Con 0-1 se marchó el conjunto blanco al descanso y tras el paso por el vestuario salieron al campo Kubo, Vinicius, Rodrygo, Jovic y Mendy, entre otros. En resumen, un once nuevo lleno de desparpajo en busca del gol perdido.

Los jóvenes aportaron más dinamismo al juego pero la frescura no se transformó en ocasiones de gol. De hecho, Thiago estuvo a punto de hacer el segundo de un Bayern que también bajó revoluciones y esperó sentenciar a la contra. Ahí estuvo un Tolisso que también pudo matar el duelo pero Keylor Navas se interpuso en su camino sacando una mano genial. Pero nada pudo hacer el tico ante un Lewandowski que pasada la hora del partido hizo el segundo tras revolverse dentro del área como él solo sabe hacer. Pero hubo más, porque a los dos minutos Gnabry hacía el tercero del Bayern. Lo que era una victoria injusta se estaba convirtiendo en una goleada tendenciosa.

Cuando el partido moría con una goleada bávara, Rodrygo apareció para ilusionar al madridismo con un gol de bandera. Primero forzó la expulsión de Ulreich y acto seguido colocó el balón en la escuadra tras realizar un lanzamiento perfecto de falta. Esa fue una de las grandes noticias de la noche para un Real Madrid de Zidane que tiene mucho trabajo por delante.

Lo último en Deportes