Liga Santander 2018-19

Griezmann saca al Atlético del VAR

Griezmann saca al Atlético del VAR

El Atlético de Madrid se impuso por 2-3 al Valladolid en el partido de la jornada 16 de la Liga Santander

El Atlético se puso 0-2 en el marcador con goles de Kalinic y Griezmann, pero el Valladolid igualó la contienda

Antoine Griezmann anotó el 2-3 final y le dio la victoria al Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid logró una sufrida victoria por 2-3 frente al Valladolid en un choque que se le puso de cara a los rojiblancos con el 0-2, pero que todo se torció cuando los pucelanos igualaron la contienda. Finalmente, Antoine Griezmann, con su segundo gol de la tarde, descongeló a los suyos al hacer el último tanto del partido.

Comenzaba el partido y se dejaban atrás los temas extradeportivos que sacudían al Atlético durante la semana. Que si sorteo de Champions complicado, los supuestos comentarios machistas de Enrique Cerezo o la rajada de Modric sobre Simeone. El fútbol es ese espectáculo pasional que hace olvidar todo cuando el cuero está en juego y ya corría el balón por el tapete del José Zorrilla.

Para intentar asaltar Pucela, el Cholo Simeone puso el mejor equipo que tenía. Con Saúl regresando a la medular, el lateral izquierdo volvía a ser propiedad de Filipe Luis, que acompañaba en defensa a Godín, Savic y Arias. Por delante, Koke formaría con Rodri, flanqueados por el pequeño de los Ñíguez y Correa, que trataban de hacer llegar balones a la dupla que los colchoneros deben irse acostumbrando hasta febrero: Griezmann – Kalinic.

El Atlético se enfrentaba a uno de sus males esta temporada: los partidos a domicilio. Los rojiblancos suman unos números muy pobres para un equipo que quiere optar a levantar el título.Encima, la posibilidad de empatar a puntos al Barcelona estaba ahí, aunque los azulgrana aún tendrían que jugar su partido. Comenzaron fuertes los del Cholo Simeone, como siendo habitual en las últimas semanas. Pero al cuarto de hora sólo había habido un disparo a puerta, de Saúl, lejano y directo a las manos de Masip.

A partir de ese momento, el Valladolid fue a más. Aguantaban mucho el balón y cuando lo perdían, falta. Mención especial a Óscar Plano que parecía pensar que esto era fútbol americano en vez de soccer. El canterano del Real Madrid derribaba a cada rival que se le ponía por delante no fuera a ser que consiguiese hacer un touch down. Tal fue su reiteración que terminó con una amarilla minutos antes de que el Atlético hiciese gol, porque al fin y al cabo, era al fútbol clásico a lo que se jugaba.

Kalinic y Griezmann golpean primero

Robo de Rodri, que con su inteligencia encuentra a Correa. El argentino se la da a Griezmann, que con el rabillo del ojo ve el desmarque del hombre de hielo Kalinic y éste se la cruza a Masip y hace su segundo tanto de la temporada. Gol del futbolista al que todos acusan de no tener sangre, de tener horchata, o de ser un pecho frío, como dirían los argentinos. El balcánico dejaba todos esos calificativos en burdas boludeces.

Fruto de este gol, el choque pasó a ser uno más del montón a uno apasionante. Óscar Plano estuvo a punto de firmar uno de los golazos de la temporada y Enes Ünal rozó igualar la contienda. Pero tras estas, apareció el VAR. Disparó Griezmann y Masip realizó una gran parada, continuando el juego hasta que a Undiano Mallenco le avisaron por el pinganillo. A ojos del VAR, como al de Sauron, nada se escapa. Una mano de Kiko Olivas en la trayectoria del balón acabó como penalti. Antoine engañó al guardameta y puso el balón en la escuadra. Segundo del Atlético, danza del francés como si escuchase el Guantanamera de Compay Segundo, pitada por parte del público, y los jugadores a vestuarios.

Sufrir, sufrir y volver a sufrir

Arrancó fuerte el Valladolid en el segundo acto. Un remate de cabeza de Ünal lo sacaron sobre la línea Oblak y Arias. El centro lo había puesto Keko, que coincidió con Koke en la cantera del Atlético y sólo faltaba Kiko para formar el trío calavera, como aquel que protagonizaron en el Rayo Bolo, Bolic y Balic. Otro testarazo, esta vez de Savic, estuvo a punto de entrar en la portería, pero en la suya. Oblak solventó el posible autogol con una palomita espectacular. Mientras, Ronaldo en el palco deseando vestirse de corto para aprovechar alguna de las llegadas que los pucelanos desaprovechaban.

Tanto fue el cántaro a la fuente que Calero lo destroza. Un córner para un Valladolid que asediaba sempiternamente el arco de Oblak terminó en gol de uno de los defensas de moda de la Liga Santander. Más de media hora por delante y el club vallisoletano ponía contra las cuerdas a los rojiblancos, que no lograban encontrar su sitio en este segundo acto. Tras el tanto, Filipe Luis, tocado, tuvo que retirarse para dejar su puesto a Thomas, lo que trasladaba a Saúl al lateral zurdo. 

Nunca dejes de creer

El ilicitano tomaría todo el protagonismo minutos después. Si Savic no tuvo ‘fortuna’ anteriormente, ahora sí que ‘la tendría’ el internacional español. Otro córner acabó con Saúl empujando involuntariamente el balón a su propia portería. Remató Ünal, el balón vivió una situación enmarañada durante unos segundos y Oblak tuvo que sacarlo del fondo de la red. Lo que antes era una fortaleza, ahora es una debilidad. En busca de la reacción, Vitolo y Gelson sustituían a Kalinic y Correa.

El Valladolid había dejado helado al Atlético. Los colchoneros despertaron de la siesta de 25 minutos que se habían echado, pero el tiempo corría y ni los más optimistas confiaban en la victoria. "Nunca dejes de creer", primer mandamiento del Cholo Simeone. Si esa es la idea, los suyos la siguen hasta el final. Un córner terminó en una jugada embarullada en la que Savic se la daba a Griezmann y el opositor a Balón de Oro 2019 la cruzaba para batir a Masip y poner el 2-3 en el luminoso del José Zorrilla.

Se entraba en la recta final del choque y en un partido del Atlético es imposible no sufrir. El Valladolid reclamó un penalti por una posible mano de Arias, pero el VAR dijo que nanai. Se fue arriba el cuadro de Sergio González, no le quedaba otra, pero a los rojiblancos se la lías una vez, pero no dos. Así, con un tiempo que pasaba más lento que una carrera de caracoles y un tiempo añadido de 5′ se llegó al sufrido pitido final que permitió a los del Cholo Simeone llevarse los tres puntos.

Lo último en Deportes