Liga Santander: Atlético - Leganés

Dolor sin gloria para el Atlético

Atlético y Leganés empataron a cero en un mal partido de los rojiblancos, que estuvieron muy imprecisos desde el minuto uno y apenas crearon peligro. Cuéllar acabó expulsado

El Atlético de Madrid no fue capaz de pasar del empate a cero ante el Leganés, en otro mal partido de los rojiblancos, marcado por la falta de gol. No levantan cabeza tras la eliminación copera, apenas crearon peligro en un duelo que acabó con una tangana. Lo cierto es que el Atleti estuvo muy impreciso, nervioso y poco acertado en los metros finales y eso le cuesta la tercera posición de la clasificación.

Necesitaban la victoria como el comer. La eliminación copera dejó al equipo muy tocado y querían reponerse cuanto antes, aunque contaban con muchas bajas importantes por lesión. De hecho, Koke y Trippier que entraron en la convocatoria fueron los descartes del Cholo porque no estaban recuperados del todo. Por esa razón, a Simeone no le quedó más remedio que hacer debutar a Vrsaljko, un jugador con el que no contaba y que volvió a tener minutos con la rojiblanca 20 meses después.

Estaba prohibido fallar, no había excusas. Tocaba ganar como fuera, sin importar el cómo o si el equipo juega mejor o peor los tres puntos eran claves. Los nervios se notaron desde el inicio. En la primera jugada del partido Felipe y Oblak no se entendieron en un balón que era para el meta y la acción terminó en saque de esquina. De hecho, el esloveno tuvo que intervenir en dos ocasiones en apenas 13 minutos para evitar el primero del Leganés.

Ese nerviosismo inicial casi les cuesta un gol. Por suerte bajo palos estaba el mejor portero del mundo, un seguro de vida. El Atleti estaba muy impreciso en los pases y sin ideas en ataque. Tuvieron dos ocasiones muy claras, un remate de Correa y una contra culminada por Morata. Joao Félix sigue intentándolo pero no termina de encontrar su sitio y si el crack luso no aparece, el equipo lo nota.

Estaban algo espesos en ataque y apenas pusieron en apuros a Cuéllar. Mucho tenían que mejorar los pupilos de un Simeone que ha generado división de opiniones en el Metropolotiano, ya que una parte de la afición le recibió con pitos mientras la otra coreaba su nombre. Lo cierto es que el Leganés no pasó demasiados apuros en los primeros 45 minutos. Bien plantados sobre el verde aguantaron las breves llegadas de los rojiblancos e incluso pusieron a prueba a Oblak.

El Atlético se estanca

El Atleti debía salir con otra cara tras el descanso y para ello Simeone metió a Vitolo por Llorente, con la intención de tener más profundidad en ataque. Precisamente el canario tendría la primera ocasión nada más arrancar el segundo tiempo, pero se le cruzó Correa cuando iba a rematar y la jugada acabó en nada. El equipo había salido con más intensidad y algo mejor que en la primera parte.

Sin embargo, esa pequeña reacción no fue más que un espejismo porque desde ahí no volvieron a inquietar a Cuéllar y la afición comenzaba a inquietarse. El Atleti se estancó con el paso de los minutos y no encontraba la manera de generar peligro. Simeone tiraba de banquillo en busca de solucionas y daba entrada a Herrera por Correa. Aunque la presencia del mexicano tampoco cambió mucho la cosa.

De hecho, el Leganés estuvo a punto de marcar tras un disparo de Recio desde la frontal. Esa acción desató los silbidos de la grada. El equipo no reaccionaba y el partido estaba entrando en una situación delicada, ya que cada llegada del cuadro pepinero era sinónimo de peligro; mientras los rojiblancas empezaban a ponerse nerviosos. El tiempo pasaba y el marcador no se movía, además no daban señales de mejoría.

A la desesperada

Una acción de Vitolo dentro del área pudo cambiar el guión del partido. El canario cayó en el área pero el colegiado no señaló nada y desde el VAR tampoco le corrigieron. Aunque no fue el único que reclamaron. Los jugadores protestaron hasta dos posibles penaltis más, uno por mano de Roque Mesa y otra por una posible patada a Felipe.

Simeone, ya a la desesperada, metió a Saponjic por Vrsaljko en un último intento de conseguir los tres puntos. Puso toda la artillería sobre el terreno de juego a falta de pocos minutos para el final del encuentro. Pero no era el día, no tenían pegada, estaban erráticos en ataque y tropezaron ante el colista de la Liga Santander que terminó con 10 por la expulsión de Cuéllar. No levantan cabeza y la situación empieza a ser preocupante justo antes de visitar al Real Madrid en la próxima jornada.

Lo último en Deportes

Últimas noticias