Feliciano y Granollers no pudieron competir con la pareja francesa

El dobles confirma el fracaso español en las semifinales de Copa Davis

Francia se mete en la final de la Copa Davis

Sin Nadal, los españoles no han sido capaces de pelear con sus rivales

Copa Davis
La pareja española intenta devolver una pelota. (AFP)

España confirmó su eliminación de la Copa Davis tras la derrota de la pareja formada por Marcel Granollers y Feliciano López, que cayeron ante el binomio francés (6-0, 6-4, 7-6) en el tercer punto de la serie. De esta manera Francia, con Benneteau y Mahut como héroes, se mete en la final de un torneo que la temporada que viene cambiará su formato, con una superioridad inesperada, así como el bajo rendimiento del equipo que capitanea Sergi Bruguera.

La batalla parecía complicada de por sí, pero la apertura del sábado en el estadio Pierre Mauroy de Lille superó si cabe las expectativas de los más optimistas aficionados galos. Sólo 18 minutos hicieron falta para que la pareja francesa endosara severo correctivo en forma de rosco a Marcel y Feli, descolocados, descompenetrados y dejando una sensación impropia en un encuentro decisivo.

Sería injusto decir que la pareja nacional, al igual que sucedió con Carreño –Bautista queda fuera de esta duda–, no se dejara todo en la pista, pero el resultado y, sobre todo las sensaciones no permitían tildar de otra cosa que no fuera fracaso o ridículo después de la disputa de este primer set del tercer encuentro. España no estaba peleando de tú a tú y tenía jugadores para hacerlo. El apagón era difícilmente justificable más allá de un cúmulo de infortunios –problemas físicos, falta de inspiración, ambiente– que estaban maniatando al combinado español.

El segundo set comenzó con el alivio de Feli y Marcel tras conquistar su primer juego, pero pronto Benneteau y Mahut volvieron a imponer su ley, con un break suficiente para administrar el resto de la manga y quedarse a sólo una de la final de la Copa Davis. La mejoría de España era inocultable, pero el nivel tan bajo con el que se había empezado obligaba a seguir subiendo si se quería competir.

El orgullo español, que en Copa Davis puede pasar a ser orgullo Feliciano, hizo acto de presencia en el Pierre Mauroy para colocar a España por delante por primera vez en un set. Un break que alentó a los españoles, otorgó la confianza suficiente a un hasta entonces agarrotado Granollers, y puso a los nacionales con la posibilidad de forzar la cuarta manga.

Sin embargo y a pesar de que el nivel no bajó, Mahut y Benneteau regresaron por sus fueros con un ritmo de pelota muy superior al español y recuperaron el break para obligar a la decisión del set en el tie break. El juego ahora sí era digno de dos parejas con experiencia y sobrada calidad. Como en el resto del encuentro y también de la eliminatoria, los franceses hicieron gala de un tacto especial en los momentos importantes y se llevaron el set, el partido y la eliminatoria que les da paso a la final de la Copa Davis. A España sólo le queda pensar en la nueva competición made in Piqué.

Lo último en Deportes

Últimas noticias