Open de Australia 2019

Cilic culmina la remontada ante Verdasco y se cita con Bautista en octavos del Open de Australia

Cilic culmina la remontada ante Verdasco y se cita con Bautista en octavos del Open de Australia
Cilic-remontó-dos-sets-en-contra-a-Verdasco-para-meterse-en-octavos-de-final-del-Abierto-de-Australia-(Getty)

Fernando Verdasco cayó en tercera ronda del Abierto de Australia ante Marin Cilic después de ir dos sets arriba ante el croata (4-6, 3-6, 6-1, 7-6 y 6-3). El sexto favorito y finalista de Melbourne en la pasada edición se enfrentará en octavos ante Roberto Bautista

Fernando Verdasco se despidió en tercera ronda del Abierto de Australia tras caer en cinco sets con Marin Cilic, el sexto favorito del torneo y finalista en la pasada edición en Melbourne. El español dejó escapar un partido que llevaba muy bien encauzado (4-6, 3-6, 6-1, 7-6 y 6-3) . Una doble falta en el tiebreak de la cuarta manga le arrebató la victoria y ya no pudo hacer nada más. Cilic será el rival de Roberto Bautista en octavos de final.

Fernando Verdasco y Marin Cilic eran los encargados de echar el cierre a la quinta jornada del Abierto de Australia en la Margaret Court Arena, la segunda pista en importancia de Melbourne Park. Duelo complicado para el madrileño ante el que fuera finalista en la pasada edición. Verdasco encajó un break inicial pero reaccionó a tiempo con un contrabreak. Las tablas se mantuvieron en el marcador hasta el decisivo décimo juego, donde el madrileño se hacía con el saque del croata y se apuntaba el primer set del partido, 6-4.

Un Verdasco que se había plantado en la tercera ronda de este Abierto de  Australia sin haberse dejado ningún set por el camino y que recuerda a ese tenista capaz de todo cuando tiene la cabeza en su sitio. En el sexto juego lograba convertir la tercera bola de break para tomar ventaja en el set (2-4) aprovechando que Cilic no tenía su día – hasta 13 errores no forzados cometió el croata, frente a los tres del español-. Tras poco más de una hora y cuarenta minutos de partido, Verdasco hacía valer esa renta para meterse en el bolsillo la segunda manga con su servicio, 6-3.

Sólo un set distaba a Verdasco de alcanzar la segunda semana en el Abierto de Australia, una circunstancia que no vivía desde 2011.  Cilic no tenía margen de error y se apuntó con su servicio el primer juego del tercer set. El croata llegó a contar con hasta cuatro bolas para ponerse 2-0, pero Verdasco resolvió con temple llevando el 1-1 al luminoso.

Aprieta el croata aprovechando un bache del madrileño

Consciente de que era necesario un cambio de actitud, Cilic daba un paso más. El croata empezó a conectar golpes ganadores y esta vez fueron los errores los que condenaron a Verdasco. La suma de todo hizo que Cilic se apuntara la tercera manga con un contundente, 6-1. El madrileño veía cómo en apenas 36 minutos había dado vida a su rival al ceder su primera manga en suelo aussie. El duelo se iba al cuarto set.

Verdasco se encargó pronto de demostrarle a Cilic, que para nada se había ido del partido e inició mandando en el marcador con su servicio. Aunque el croata le respondía con un juego en blanco. La manga fue una auténtica batalla en la que ni uno ni otro concedieron ninguna ocasión de rotura. Ni siquiera hubo ningún deuce en toda la manga, así las cosas el set se decidió en el tiebreak.

Tiebreak de infarto

Pasaban las tres horas de partido y llegaba la medianoche a Melbourne cuando arrancaba la muerte súbita del cuarto set. El español tomó ventaja gracias a un minibreak tras mover a su antojo a su rival, pero éste devolvía las tablas justo antes del cambio de lado. Hubo tiempo hasta para la polémica, el juez de silla corrigió a la juez de línea que había dado por malo un punto de Cilic. Efectivamente lo era y subió a favor del madrileño, sin que hiciera falta repetir el punto. Luego, el croata llegó a disponer de bola de set, pero la red salvó al madrileño.

Verdasco dispuso hasta de dos bolas de partido, una de ellas con su servicio. El madrileño, que se había dedicado a fabricar aces como si tal cosa en la manga -conectó más de una veintena-, cometió la más inoportuna de las dobles faltas – si es que alguna lo es-. No se lo creía, había tenido la victoria en sus manos. A continuación, Cilic no perdonó y sumó dos puntos seguidos para llevar el duelo al quinto y definitivo set. 

Cilic siguió con paso firme en su misión de remontada en Melbourne. Nada parecía poder frenar al croata y menos con el pesar todavía en la mente de Verdasco de esa maldita doble falta que se reflejaba en su rostro. La cosa fue aún peor para el madrileño que pasó del 40- 0 a perder su servicio, pese a que salvó dos bolas de break y gozó de ventaja. Antes de cumplirse las cuatro horas de partido, Cilic ya mandaba 3-0 en el definitivo set.

No se puede poner un pero a Verdasco pese a que se le fuera el partido. El madrileño siguió luchando y estuvo centrado, pero Cilic demostró que no fue casualidad que alcanzara la final del torneo el año pasado. El croata demostró mucha seguridad levantando hasta tres bolas de rotura en el séptimo juego y poner así el 5-2 en lugar de un incómodo 4-3 . Verdasco vendió caro el billete a octavos, pero Cilic se llevó la contienda 4-6, 3-6, 6-1, 7-6 y 6-3 en más de cuatro horas y cuarto de partido. Su próximo rival será el español Roberto Bautista.

 

 

 

Lo último en Deportes