Cardenal hizo auditorías a su medida a las Federaciones a través de BDO

Miguel-Cardenal-Consejo-Superior-Deportes
Miguel Cardenal, en el Tribunal de Integridad Financiera y Transparencia en Suiza.

Una injerencia detrás de otra. Sólo se comprende así el paso de Miguel Cardenal por el Consejo Superior de Deportes en cuatro años. El mandatario concedió en 2012 -tras un discretísimo concurso- el poder a BDO Auditores para que inspeccionara la contabilidad de todas y cada una de las Federaciones Deportivas Españolas -antes 25 auditoras independientes se hacían cargo de ello-. Bajo la premisa de que “todo lo pagaba el CSD” y amparándose en el artículo 36.2 e) de la Ley del Deporte, Cardenal entró en cada Federación y las fiscalizó a su antojo. Más de una decena de ellas fueron intervenidas entre 2014 y 2015. No en vano, un empleado de BDO llegó a denunciar que Cardenal marcaba las directrices de la auditoría. Si no era escuchado su dictamen, intervenía la Federación y enviaba a los desobedientes al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), organismo que tiene a su presidente Enrique Arnaldo actualmente imputado por amañar y falsear sus resoluciones.

El nivel de confianza de Cardenal con BDO, a la que une un contrato de millones de euros -los pagos por auditar a una Federación oscilan los 30.000 euros anuales-, viene de la mano de su presidente en España. Alfonso Osorio Iturmendi es familiar de uno de sus mejores amigos de sus tiempos en el Comité de Competición de la RFEF, Lucas Osorio Iturmendi, que es vocal de dicho organismo. Varias Federaciones se han quejado de recibir fuera de plazo la documentación de auditoria, que se debería entregar el 30 de junio a Hacienda. Muchas de ellas han logrado tener la documentación en los meses de agosto y septiembre, llegándose a realizar una Asamblea Ordinaria de una de ellas sin el informe de BDO. ¿Les sobrepasó el trabajo de auditoría a BDO o Cardenal tenía que ir revisando una a una y no tuvo tiempo?

Curiosamente, las que no han recibido los informes a tiempo guardan una relación cercana y amistosa con el presidente del CSD. Un buen ejemplo de ello lo representa la Real Federación Española de Natación que con 722.000 euros de pérdidas en 2014 recibió una valoración camuflada de la realidad, debido a que la opinión del informe de auditoria no detalla los problemas de viabilidad críticos del organismo. Cardenal acudió hace dos semanas a la Asamblea Ordinaria de la RFEN entre vítores y recibió la insignia de Oro del organismo.

BDO ha sido objeto de duras críticas en los últimos años tras dar su aprobación a las cuentas de Pescanova en 2012 y ésta empresa acogerse a un preconcurso de acreedores meses después por un agujero de 1.500 millones de euros. Cardenal, que se enorgullece de haber unido en una auditoría a las Federaciones (en el punto 3 del Comunicado), vuelve a demostrar que sólo sabe rodearse de gente con cierto grado de sumisión.

Lo último en Deportes