Champions League: FC Barcelona 5 - Lyon 1

El Barça pisa los cuartos

Messi y el VAR lideraron el pase a los cuartos de final del Barça. El argentino anotó un gol y regaló otros dos más para sentenciar al Lyon, mientras que la videotecnología otorgó un polémico penalti a los culés tras un pisotón de Luis Suárez en la acción.

barça
Leo Messi y Luis Suárez celebran uno de los tantos ejecutados por el argentino.

El Barça no se dejó sorprender por el Lyon y certificó un pase más complicado de lo que el resultado refleja a los cuartos de final de la Champions. Un polémico penalti abrió la lata para unos culés que desplegaron un juego de altos quilates –escenificado en el segundo tanto– en la primera mitad ante unos visitantes que sacaron su mejor versión en el segundo acto.

Un gol de Tousart puso la incertidumbre y los nervios en un Camp Nou que hasta que Messi decidió aparecer no pudo respirar tranquilo. El argentino, como si fuese el genio de la lámpara, decidió comparecer a 15 minutos del final del partido y con unos efectos devastadores. Anotó un auténtico golazo con suspense con la diestra y luego regaló la puntilla a Piqué con un centro de fantasía y otro tanto más a Dembélé.

Los azulgrana salieron con el objetivo entre ceja y ceja de marcar pronto, conscientes de que el resultado de la ida era corto. El fantasma de los 25 tiros sin marcar se apareció en las primeras acciones con un inspirado Lopes desbaratando un disparo desde la frontal de Messi en el minuto tres.

El Lyon desplegaba su particular línea de trincheras con dos líneas de cinco que impedían al Barça poder encontrar pases profundos por el centro. Los visitantes encontraron en la figura de Mdombelé al único que creó algo de peligro en la primera mitad con dos disparos.

Al cumplirse el cuarto de hora de partido, Denayer cometió un penalti sobre Luis Suárez que pareció mucho más claro en directo que en la repetición, puesto que el charrúa pisó al defensa belga antes de ser derribado. El VAR, sin embargo, no quiso corregir al polaco Marciniak en su controvertida determinación. Ni siquiera le mandaron a la pantalla a pie de campo.

Messi transformó la pena máximo con un disparo a lo Panenka para poner al Barcelona en vanguardia. El Lyon respondió con una eléctrica jugada de Memphis quien cedió a Mdombelé para que nuevamente no fuese capaz de encontrar puerta su disparo.

Al Lyon se le acumularon los problemas con la lesión de Lopes, su mejor baluarte en la ida, tras un encontronazo duro con Coutinho. Precisamente el brasileño se aprovechó de una jugada de tiralineas entre Arthur y Suárez para empujar el 2-0 al fondo de las mallas cuando no se había cumplido media hora de juego.

Valverde hizo la señal a los suyos para que durmieran el partido ante un Lyon que perseguía sombras y que no tenía el balón. Messi pudo poner la puntilla, pero el nuevo portero Gorgelin sacaba una mano de nivel para evitar la sentencia antes de tiempo.

La segunda parte parecía que no iba a cambiar el guion. El Barça tuvo match-point con una vaselina de Messi que sacó sobre la línea Marçal cuando Arthur –vaya gran jugada había hecho– ya celebraba el pase seguro a los cuartos de final.

El Lyon despierta a la bestia de Messi

Los locales, sin embargo, decidieron ceder el balón a los franceses permitiendo que poco a poco tuviesen ocasiones y dieran sensación de peligro viéndose al desapercibido Fekir mucho más que en el primer acto.

El Lyon tardó bien poco en encontrar las cosquillas a los culés anotando un gol a balón parado tras una jugada muy trabada dentro del área donde Tousart impuso su potencia sobre el resto para volear y anotar. El VAR revisó la jugada por un posible fuera de juego y finalmente dieron por válido el gol visitante.

Ese tanto dio mucha confianza a un Lyon que apretó y de lo lindo al Barça con una buena presión alta. Pero cuando mejor estaban los galos apareció el genio: Leo Messi. El argentino se guiso el tercer gol arrancando desde tres cuartos de campo, amagó con un disparo para hacer volar a Marcelo y Denayer, para posteriormente rematar con la derecha un disparo que entró con suspense tras la intervención de Gorgelín.

Messi se había activado a 15 minutos del final y ya no paró hasta terminar por sentenciar la eliminatoria guiando un contragolpe de libro para regalar con su diestra el cuarto gol a Piqué tras un centro magnífico. Cinco minutos después, Leo culminaría su abuso asistiendo en otro gol a Dembélé.

El Barça se mantiene como el único equipo español en la vivo en la Champions. Los culés sufrieron mucho más de lo que el resultado reflejó, pero claro, la historia cambia radicalmente cuando Messi se activa. El delantero ha recogido el guante tirado por Cristiano.

Lo último en Deportes

Últimas noticias