Ola de Frío

Tuberías congeladas por la ola de frío: Trucos para evitarlo

Mantener la casa caliente, dejar un grifo abierto o recurrir al aislamiento son algunas de las soluciones para evitar que las tuberías se congelen debido a la ola de frío.

evitar tuberías se congelen
Cómo puedes evitar que las tuberías se congelen debido al frío

¿Cómo podemos evitar que las tuberías del agua se congelen por culpa de las bajas temperaturas? La ola de frío que afecta a gran parte de España tras el paso de la borrasca Filomena ha dejado a muchas personas sin agua durante estos días. Por ello debemos ser precavidos y dado que las bajas temperaturas van a continuar hasta finales de esta semana, no estará de más recurrir a sencillos trucos que a continuación os ofrecemos, con los que evitaréis una congelación de las tuberías de vuestra casa o edificio.

Trucos para evitar que las tuberías se congelen debido a la ola de frío

evitar tuberías se congelen

Cuando llega el invierno y las primeras olas de frío, siempre viene bien prevenir aunque después no tengamos que sufrir sus consecuencias sobre nuestras tuberías, pero puede que los estragos de Filomena te hayan pillado por sorpresa y quieras poner remedio rápido al riesgo todavía existente de que las cañerías se acaben congelando. No te preocupes porque tienes trucos al alcance de tu mano ya que son fáciles de aplicar y en el caso de que ya se te hayan congelado las tuberías, te damos algunas claves para que logres descongelarlas cuanto antes.

Vacía las tuberías de agua al aire libre o cúbrelas

Las tuberías ubicadas en áreas que no tienen calefacción o sin aislamiento presentan un mayor riesgo de congelación. Antes de que llegue el invierno, será buen cerrar y vaciar las tuberías exteriores. Pero en el caso de que no te haya dado tiempo, siempre puede ser buena idea cubrirlas o aislarlas para evitar el frío. Uno de los remedios más rápidos al respecto, será cubrir las tuberías que están al exterior con cartones.

Mantén la casa caliente

Dentro de casa, es importante mantener la temperatura por encima de los 21 ° C, especialmente durante el frío extremo que va hacer en días como los de esta semana. Muchos de nosotros bajamos la temperatura durante la noche para ahorrar energía, pero es mejor no hacerlo si estamos pasando por una ola de frío y queremos evitar que las tuberías se congelen. De este modo, te ahorrarás las costosas reparaciones resultantes de los daños causados ​​por el agua cuando se congela y se acumula a la tubería hasta el punto de romperla y la necesidad de presentar una reclamación a tu aseguradora .

Deja un grifo abierto

A medida que el agua se congela, se expande, lo que puede provocar la explosión de las tuberías. Sin embargo, el agua se congela más difícilmente cuando está en movimiento. Cuando el clima frío arrecia, deja que un grifo de agua fría gotee débilmente (idealmente el del baño). Si notas una disminución en la presión del agua, es una señal de que tus tuberías están comenzando a congelarse.

Deja las puertas dentro de casa abiertas y la puerta del garaje cerrada.

Para asegurarte de que el calor circula libremente, deja las puertas del baño, la cocina y las habitaciones abiertas. Y si tienes un garaje y por este pasa alguna tubería, será bueno mantener las puertas del garaje cerradas para evitar que entre el frío y con ello, que las tuberías se acaben congelando.

Aísla las tuberías

Este es ya un «truco» para el que posiblemente vamos a necesitar de los servicios de un profesional, pero debes saber que aislar las las tuberías en las áreas de la casa sin calefacción, como sótanos, garajes y áticos podrá servirnos para reducir la pérdida de calor y evitar que el agua se congele cuando baja la temperatura. También puede ayudar a reducir tus costos de calefacción. En muchas tiendas de bricolaje venden aislamientos específicos para las tuberías, como por ejemplo coquillas o tubos corrugados, pero en el caso de que no sepamos cómo se ponen, repetimos que quizás sea mejor opción, avisar a un profesional.

Cómo descongelar tuberías que ya están congeladas

A pesar de tus mejores esfuerzos, tus tuberías pueden congelarse durante una ola de frío intenso como la que estamos viviendo. Si abres los grifos y solo sale un hilillo de agua de ellos, o la presión del agua cae repentinamente, una tubería puede estar congelada. Esto es lo que debes hacer:

  • Cierra la entrada de agua principal;
  • Calienta la tubería congelada con un secador de pelo, una almohadilla térmica o un calentador portátil. No utilices un soplete, ya que podría dañar los tubos de plástico o provocar un incendio;
  • Si no puedes alcanzar la tubería congelada, o si no puede descongelarla, llame a un profesional autorizado;
  • Deja abierto el grifo más cercano mientras tratas una tubería congelada. A medida que se descongela, el agua comenzará a fluir;
  • Comprueba los demás grifos de la casa: si una de tus tuberías se ha congelado, otras podrían sufrir la misma suerte;
  • Antes de volver a abrir la entrada de agua, comprueba si se han dañado otras tuberías; en caso de duda, llame a un fontanero: es mejor gastar un poco de dinero para asegurarse de que todo esté bien que arriesgarse a sufrir daños importantes en su casa;
  • Y si desgraciadamente ya tienes daños por el agua, no dudes en llamar a tu aseguradora.

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias