Supermercados

La sorprendente razón por la que no hay ventanas en los supermercados

La razón por la que no hay ventanas en los supermercados
La razón por la que no hay ventanas en los supermercados

Ir a hacer la compra es una de las tareas que realizamos semanal o mensualmente, depende de los gustos de cada familia. Pero si hay una cosa clara es que todos los españoles frecuentamos los supermercados  y pasamos un buen rato dentro de ellos haciendo la compra para nuestra casa. Sin embargo, los supermercados tienen algunos elementos que nos influyen a la hora de hacer la compra y es posible que no te hayas dado cuenta. Te vamos a contar una curiosidad que quizás nunca habías pensado: los supermercados no tienen ventanas, pero ¿sabes el motivo?

La curiosa razón por la que no hay ventanas en los supermercados

Las empresas no dejan ninguna decisión al azar y cada elección lleva un estudio detrás. Los expertos en marketing estudian nuestros hábitos de consumo y utilizan esos datos para fomentar las compras y que pasemos más tiempo en los comercios, especialmente los supermercados. Detrás de estas estrategias hay una que es muy clara: los supermercados, tiendas de electrodomésticos o bazares, por lo general, no tienen ventanas y obviamente esto no es por azar. Se trata de una ‘elección psicológica’ que motiva al cliente a permanecer más tiempo en el interior del supermercado o de la tienda en cuestión.

Los supermercados son establecimientos donde los clientes tienen que gastar su dinero y por esa razón los administradores y equipos de marketing deben trabajar para que el gasto sea mayor. Este es el motivo por el que no hay ventanas en los supermercados. Pero esta no es la única estrategia. ¿Alguna vez te has preguntado por qué los supermercados tienen suelos de baldosas? Pues la razón te va a sorprender. Esto se debe a que con la baldosa el carro de la compra es más ruidoso y el cliente ralentiza el ritmo para intentar no hacer tanto ruido, de modo que tiene más tiempo para ver otros productos y observar ofertas.

El tiempo y la conservación de los productos

Volviendo a la pregunta original: ¿por qué no hay ventanas en los supermercados? La respuesta es bastante sorprendente ya que el motivo no es otro que el hecho de que dentro de este lugar se intenta dar una «sensación de suspensión del tiempo», donde los compradores no deben ser sometidos a «estímulos externos» que puedan hacer que tengan prisa por hacer su compra; por ejemplo, si hubiera una ventana indicando que está empezando a oscurecer afuera, el cliente se inclinaría a acelerar sus compras, quizás porque se daría cuenta de que está perdiendo demasiado tiempo dentro de la tienda.

Como decimos entonces, no es algo que se haya elegido al azar. La razón es esa pero además es cuestión de estadística: cuanto más tiempo una persona permanezca en un supermercado, más probabilidades tendrá de gastar (lo mismo ocurre con los sitios web, donde grandes tiendas como Amazon utiliza otras estrategias como el hecho de que nos aparezcan productos similares a lo que estamos comprando con grandes descuentos o que nos sugieran aumentar la compra con otros productos que añadir que sean de la misma marca o gama).

Por último parece que el motivo es también una cuestión práctica: si hubiera grandes ventanales para iluminar los productos, los rayos del sol podrían arruinar los envases expuestos, haciéndolos menos atractivos para los clientes.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias