Hogar

¿Qué pasa si me voy de vacaciones y dejo el frigorífico encendido?

Frigorífico vacaciones
Frigorífico

Si este verano te vas de vacaciones durante unos días, seguro que una de las principales preguntas que te planteas es la de qué electrodomésticos debes dejar encendidos. El frigorífico es el electrodoméstico que más energía consume en el hogar, así que apagarlo parece la mejor de las ideas. Pero, ¿realmente es así?

Pues bien, según los expertos no hay que apagar el frigorífico cuando nos vamos de vacaciones, ni siquiera si está vacío. La razón es que el gas se desetabiliza y luego, al volver a encenderlo, pierde eficacia. Por lo tanto, si lo apagas una o dos veces al año, lo único que conseguirás es reducir la vida útil del electrodoméstico.

Aunque hay opiniones muy variadas, la gran mayoría de expertos coinciden en no apagar el frigorífico y el congelador si vamos a estar fuera menos de tres semanas. Si las vacaciones van a durar más tiempo, quizá compense apagar estos electrodomésticos. Pero no por menos tiempo, porque luego en el arranque, partiendo de la temperatura ambiente y hasta llegar a los 14 grados bajo cero en el caso del congelador, el consumo se dispara.

Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es dejar el frigorífico encendido. Apagarlo afecta negativamente a la vida útil del aparato. Cuando estés fuera, seguramente esté medio vacío y, además, nadie lo va a abrir, así que apenas va a gastar energía. Si tienes un frigorífico de nueva generación, puedes activar el «modo vacaciones», que sube la temperatura a 14 grados.

¿Cómo apagar el frigorífico?

Si te vas de vacaciones más de tres semanas y quieres apagar el frigorífico, es importante que lo hagas con tiempo. Lo primero es vaciarlo por completo, si no quieres encontrarte con un alimento podrido a la vuelta.

Una vez vacío, aprovecha para limpiar bien todos los cajones y estanterías. Simplemente tienes que mezclar vinagre de limpieza con agua, y extender la mezcla con un trapo, al tiempo que vas secando. Presta especial atención a  las juntas de goma y a los rincones.

Desconectarlo quitando el enchufe no es una buena opción porque para ello tienes que mover el electrodoméstico y, al volver a enchufarlo, agitar el gas del compresor. Mejor desconéctalo desde el cuadro central de la casa.

Una vez apagues el frigorífico, deja la puerta abierta para que no se acumule humedad. Si no sigues estos pasos, es muy probable que al regreso de las vacaciones el olor sea insoportable.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias