Aviones

¿Por qué la comida pierde sabor cuando volamos?

comida pierde sabor cuando volamos
Descubrimos el porqué la comida no sabe a nada cuando la comemos en un avión

Cuando subimos a un avión, siempre dejamos algo en el suelo: nuestro gusto . Sí, porque la comida en el avión (y las bebidas también) tienen un sabor diferente, incluso se puede decir que no sabe a nada. ¿Pero a qué se debe esto?. ¿Por qué la comida pierde sabor cuando volamos?.

¿Por qué la comida pierde sabor cuando volamos?

El sentido del gusto y el olfato se ponen a prueba durante los vuelos aéreos. La comida también se ve afectada: ya sea sana y traída de casa o servida en el avión, todos los alimentos consumidos en vuelo nos parecen insípidos o que directamente no tienen sabor.

El motivo parece deberse a tres «desencadenantes». Por un lado está la falta de humedad en la cabina, pero también parece tener algo que ver la menor presión del aire e incluso el ruido de fondo.

A unos 10.000 metros, la humedad atmosférica es inferior al 12%, valor que, en tierra, se alcanza en los desiertos. Y la combinación de aire seco y baja presión reduce la sensibilidad a los alimentos dulces y salados en aproximadamente un 30 por ciento, según ya señaló un estudio de 2010 realizado por el Instituto Fraunhofer alemán, encargado por la aerolínea alemana Lufthansa.

Este se ocurre porque los aromas se perciben principalmente a través de la nariz, explicaron en su día los científicos que llevaron a cabo el estudio. Pero cuando la presión disminuye, la concentración de las moléculas que puede captar el moco nasal también disminuye, y por tanto hay una percepción menos intensa de los sabores dulces y salados. Sin embargo, el amargor y el ácido permanecen inalterados.

¿Qué ocurre con el sonido y las bebidas?

Un segundo factor que afecta la percepción de los sabores es el sonido. Un estudio publicado en 2016 en la revista Food Quality encontró que las personas que comen con un ruido de fondo fuerte (como el que se produce dentro de un avión) experimentan menos el sabor dulce y salado, pero a la vez, notan una más textura crujiente, en comparación con quienes comen en silencio.

El ruido también intensifica el sabor de los tomates maduros y, por tanto, no parece nada casual que el zumo de tomate y el Bloody Mary se pidan con más frecuencia en los aviones que en tierra. En cuanto a los vinos, los blancos, como el bouquet afrutado, saben poco en en al aire, mientras que los tintos, con más cuerpo, resisten mejor. Por eso, en vuelo es mejor renunciar al champán . Incluso si es gratis.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias