Pau Donés: "Me está costando mucho pensar que voy a estar dos o tres años sin subirme al escenario"

pau dones
Pau Donés en un concierto en el Palau de la Música de Valencia (Foto: C.M.)

Pau Donés se retira temporalmente después de 20 años

El músico se irá a vivir con su hija mientras doma su cáncer

A muchos aún nos cuesta digerir que el 2019 vendrá sin nuevas fechas de conciertos de Jarabe de Palo. Pau Donés cumple su promesa y, después de 20 años, se retira indefinidamente. Los escenarios del mundo estarán vacíos de su música, pero sus canciones seguirán llenando salones y bares. Y él, mientras doma su cáncer, seguirá cantando “bajo la ducha y bajo la lluvia” y compondrá porque la “música seguirá siendo su vida”.

"No sabemos cuándo volveremos. Me está costando mucho ahora pensar que voy a estar dos o tres años sin subirme al escenario. Nos vamos comiendo la gira y, en el mes de junio del año que viene estarán los colegas de gira y tú en casa comiéndote las uñas. Me voy a comer las uñas para volver. Pero, el futuro no existe, no me interesa, ya volveremos. Es fascinante: volveremos y no sabemos cuándo", cuenta en una entrevista para OKDIARIO.

Los días del calendario no tienen sentido para él. Sólo cuenta el "hoy". Lo que sí tiene claro es que, aunque no haya fecha, volverá con temas para celebrar la vida. “Tengo mucho material y escribo muchas cosas. No sé sobre qué tema escribiría una canción, pero seguro que sería una canción alegre. Para el próximo disco, que saldrá no sé cuándo, la gente podrá pensar que con el tema del cáncer será un disco gris. Pero no, será un disco alegre y luminoso”, cuenta en una entrevista para OKDIARIO.

Antes de poner el broche a esta etapa, nos han dejado servidos: han publicado el libro 100 letras, grabado Jarabe Filarmónico, un disco en colaboración con la Orquesta Filarmónica de Costa Rica y recorrido las clásicas salas a lo ancho y largo de España. Una especie de remember para decir ‘hasta luego’. “Teníamos un plan: parar a los 50. Nos hemos retrasado un poco porque nos quedaba algo por hacer: el libro y la filarmónica nos rondaban la cabeza y aquí estamos. Pensamos: ya que nos despedimos, hagamos algo grandioso. Celebrar nuestros 20 años para despedirnos temporalmente con algo molón".

jarabe de palo
Jarabe de Palo celebra 20 años en un concierto en la sala Riviera de Madrid (Foto: C.M.)

El momento era ahora. Siempre les ha ido bien y se han sentido libres caminando como grupo. "Nos decían: "tío, con lo bien qué os va, ¿qué os ha dado, por qué paráis?". Es que siempre nos ha ido bien, hemos grabado más o menos discos, con más o menos conciertos, pero hemos disfrutado mucho de lo que hemos hecho. Si nos ha ido bien ahora, seguro que nos va bien en otro momento. Es un error seguir con esa excusa, parar es lo que me late personalmente y siempre me dejo llevar por su instinto".

"No se lo pongo fácil al cáncer"

Su corazón marca su hoja de ruta: sentir y exprimir cada segundo no sólo en la música, también en la vida. Es por eso que mira al cáncer, su ya compañero de vida, con otros ojos. "Imagina a tu novio de hace un tiempo. De repente, te empieza a gustar menos, pero vives con él y tampoco lo vas a echar de casa. Dentro de todo, no te hace la vida tan difícil. Hasta que llega un día que piensas: que se pire o me piro. Con la enfermedad me pasa eso, sabes que esta ahí y sabes que puede despertar y darte por culo otra vez. La cuestión es no prestarle atención, me cuido, no se lo pongo fácil al cáncer. Me interesa más otras cosas que estar enfermo.".

"Me interesan más otras cosas que estar enfermo"

Aunque ahora se cuida más, su día a día no ha cambiado ni cambiará aunque se retire. "Hemos grabado discos, hecho conciertos… Hago lo mío hasta que la enfermedad no me deje. Que me tienen que operar porque me sale otro tumor, tendré que estar en casa y pensaré: "bienvenido porque tendré que estar en casa".

El cáncer le hizo frenar en seco y volver a la rutina. Cuando le operaron del hígado, la enfermedad le llevó a casa de nuevo y le hizo darse cuenta de "lo bien que se estaba en casa: quedando para comer, preparando el desayuno a mi hija. La enfermedad es una putada, aunque confirmó mi idea de parar".

Ahora no quiere hacer nada. No quiere planear lo que vendrá. "Tengo muchas cosas en la cabeza que me gustaría hacer. El 1 de enero me levantaré y veré que es una nueva etapa para mí. Volver a mis clases de batería, llevar a mi hija al cole, estoy súper enganchado a subir olas, tener tiempo para estar en el estudio… Volver a la vida cotidiana que tanto aborrecí en su momento pero que llevo 20 años sin hacer. Me encantaría volver a hacerlo".

"El 1 de enero me levantaré y veré que es una nueva etapa para mí"

No se arrepiente de nada, más allá de no haberle "tirado los tejos a alguna amiga que después se casó con otro. He procurado ser buena persona, no joder a nadie, he sido libre de hacer lo que he querido. Estoy contento y en paz conmigo mismo", confiesa.

Y, aunque los cambios dan vértigo, su vida seguirá siendo música 24/7. "El negocio de la música va a desaparecer por un tiempo, pero la música va a seguir siendo mi fuente principal de inspiración en la vida y mi principal instrumento para comunicarme, para expresarme. Cuando entro en un bar y pone prohibido cantar, me largo. Cantar es una terapia estupenda. La música explota tu emotividad y hace que no pienses, no controles y te dejes llevar por tus emociones, algo que no solemos hacer porque estamos muy pendientes de controlar. La música es el instrumento para dejarse llevar. La cantidad de drogas que se consumen para evadirse de las miserias… cuando la droga más potente y más sana es la música.

Lo último en Cultura