Okupación Ilegal

Pilar, víctima de la okupación: «En España, la palabra vulnerable tiene más poder que un juez»

"Las okupas de mi vivienda me han robado 1.000 días de mi vida"

"No podemos ser un país europeo para unas cosas y, para otras, una república bananera"

"Los políticos deberían tener en cuenta que las víctimas somos nosotros, los propietarios"

Ver vídeo

Visiblemente afectada pero ya dentro de su casa, Pilar, la propietaria que este lunes ha recuperado su vivienda okupada en Torrevieja después de 30 meses, dice que le han robado 1.000 días de su vida. Hace un llamamiento a los políticos que defienden a los okupas «a ver si se solidarizan conmigo» y sostiene que en España «la palabra vulnerable tiene más poder que un juez». «No podemos ser un país europeo para unas cosas y, para otras, una república bananera», concluye.

PREGUNTA. Pilar, terminan 30 meses de sufrimiento y de padecimiento. ¿Cómo se siente?

RESPUESTA. Han sido unos meses muy muy duros en el ámbito económico, en el psicológico y en el físico. Que te arrebaten, porque sí, unas personas que se meten en tu vida, por su caradura, que ocupan una vivienda que no les pertenece, que ocupan una vivienda con piscina con ascensor. Y son vulnerables, pero ¡hombre!…, sibaritas también son. En Torrevieja hay alquileres bastante más baratos. Este (alquiler) era de 310 (euros al mes). Por 200 euros, incluso menos, los tenías (pisos) sin ascensor y sin piscina. Estas personas me han destrozado la vida. Mi pena es que se van de rositas. Voy a seguir en la Plataforma de Afectados por la Okupación para luchar para que la injusticia que yo he vivido por las leyes que tenemos, que están beneficiando solamente a una parte. Incluso, este tipo de personas, lo que están haciendo es que a los verdaderos vulnerables, a esas personas que realmente lo están pasando mal, pero que no son de okupas, porque tienen una ética y una moral, les están haciendo daño. Hay personas que están con ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) y, bueno, estas señoras han vivido como marajás. Una de las vecinas me decía que todas las tardes (la okupa) estaba ahí, en un bar. ¡Todas las tardes!…, claro ¡si tú no pagas agua ni pagas luz! Al principio, ellas empezaron a pagar la luz, pero, luego, pude averiguar qué habían cambiado la titularidad de la luz utilizando el contrato de alquiler de las personas que las meten aquí (las anteriores inquilinas). Ellas (las okupas) nunca firmaron el contrato y, además, cambiaron la titularidad con esas inquilinas y una persona fallecida. Cara a la galería, tenían que pensar: ‘Qué buenas somos que pagamos la luz’. Hasta que averiguamos, y eso está denunciado, que habían pinchado el contador de la luz directamente a la suministradora.

P. Pilar, ¿qué ha sentido cuando ha entrado en su casa?

R. Son sentimientos encontrados. Por un lado, sientes el alivio de que esto ha acabado. Pero, realmente, no ha acabado. A mí, me quedan un montón de facturas de agua, de luz, porque las leyes van a en contra nuestra. Creo que los políticos deberían tener en cuenta que las víctimas somos nosotros y que si esas personas esa agua o esa luz no la pueden pagar pues que la pague la Administración, que al fin y al cabo es la responsable. Yo creo que todos pagamos impuestos para eso. Resulta que nosotros somos extorsionados por todos los puntos: te tienes que buscar un abogado, te tienes que buscar un procurador…, hoy estoy en un apartamento alquilado. He tenido que pagar esta noche, he tenido que hacer un viaje. Estas personas, el día del juicio, no se presentaron. Pero estaban aquí, dentro de la vivienda, con las persianas absolutamente bajadas como si no hubiera nadie.

P. ¿Cuánto le ha supuesto este procedimiento en gasto familiar y personal?

R. Es muy duro que, todos los meses, tengas que quitar para mantener a unas desconocidas, a las que yo no he elegido mantener. Tú heredas una vivienda y tienes que pagar los impuestos, porque si no el Estado no te la da. Nosotros somos, ahora mismo, los paganinis de turno. Han sido 23.000 euros solamente en gastos que he tenido desde el minuto cero que yo me hago cargo de esta vivienda. Como no he recibido el alquiler, hemos llegado a los 30.000 euros. Y estas personas se van de rositas. Ése es el sentimiento agridulce. Yo hago desde aquí un llamamiento a los políticos y que me digan si esto es justicia. Porque, el otro día, aparecía en las redes sociales el Partido Socialista de Torrevieja hablando de una pobre mujer enferma y no sé qué no sé cuántos. Las palabras son muy bonitas, pero que hagan hechos. Hay muchos de nosotros que estamos viviendo con los inquiokupas. Que (esos políticos) cojan de su sueldo y aporten. Y digan: ‘bueno, pues le voy a pagar un alquiler a esta persona y le voy a quitar el propietario esa pesadilla’. Yo también sé ser muy solidaria sólo de palabra, pero los políticos tienen que actuar y no hacer demagogia.

P. Y a nivel psicológico, ¿qué le han supuesto estos 30 meses?

R. Yo, ahora mismo, estoy tomando un ansiolítico, pastillas para dormir, he sufrido una parálisis facial…, esa parálisis es irreversible. Estas señoras tuvieron la caradura de decir que (la parálisis) no me ha dado por eso. Saben más que yo misma, que soy la que la sufro. Lo triste de esto es que me han robado 1.000 días de mi vida. ¡Me los han robado! Simplemente, por el hecho de que soy una propietaria, que ha heredado con el esfuerzo y el sacrificio de mi prima, de mi madrina y, después, yo. Porque yo he tenido que volver a pagar también. A mí, el Estado no me ha dado nada. No me ha regalado nada. Yo hago un llamamiento a todos estos políticos. Tengo recibos de luz. A ver si se solidarizan conmigo. Y, alguno de estos, que son, pobrecitos, los vulnerables, que me paguen esa luz. Al fin y al cabo son vulnerables a los que ellos protegen.

P. ¿La casa está muy dañada?

R. Un poquito de mierda, sí hay. Pero después de lo que hemos visto en las redes sociales, esto está genial. Lo que me llama mucho la atención, es que han dejado mucha ropa. Los cajones están muy desordenados. La ropa estaba mezclada, la del adulto con la del niño: las bragas, los sujetadores, los calcetines…, a mí me gustaría que cuando sale un vulnerable o dicen que son vulnerables, que hay menores, que se ponga la maquinaria del Estado en funcionamiento e inmediatamente Fiscalía o Asuntos Sociales investiguen si ese menor, realmente, está bien cuidado. Creo que el menor de esta casa ha vivido, casi dos años y pico, a oscuras, con luz eléctrica. Porque tenían constantemente cerradas las persianas. No vale decir somos vulnerables. Aquí, en este país, lo que se está llevando ahora, es que, simplemente, la palabra vulnerable tiene más poder que un juez.

P. ¿Cuáles serán los pasos que va a seguir a partir de ahora?

R. Yo no voy a dormir aquí hasta que esto no se limpie en condiciones. Me quedaré donde estoy (un alojamiento turístico) haciendo el sacrificio de tener que pagar noche tras noche. Quiero vender. De forma inmediata. No puedo quedarme en un sitio que me recuerda a unas personas que han estado okupando de forma ilegal una vivienda. He estado hablando con la Guardia Civil. Esto han sabido hacerlo muy bien. Ellas cogen, se meten de forma ilegal y dicen que quieren un contrato. Simplemente, el hecho de nosotros haber mantenido esa conversación con ellas, y haber mandado el contrato ya se considera un desahucio, pero no es tal. Esto, es una presunta estafa, desde mi punto de vista.

P. ¿Va a continuar con acciones judiciales?

R. Creo que la Justicia no existe en este país. Sinceramente. Yo, antes, era una persona que creía en la Justicia. Creía que al que paga y cumple las normas la Justicia le defiende. Y estoy viendo que no. Porque, ahora mismo, que nosotros tengamos que estar pagando los suministros de unas personas que están ‘okupando’ nuestras viviendas y que…, yo les daría un trabajo. ¿Por qué no les damos un trabajo?, que aparezca la palabra vulnerable: vale, venga, un trabajo de forma inmediata.

P. ¿Le han llamado muchas personas de su plataforma?

R. Quiero agradecer a todas las personas de la plataforma. Han sido un apoyo, porque todos estamos en el mismo barco. Esta gente se sabe todas las martingalas que hay. Sabe cómo torear a la Justicia. No puedo entender que una persona no vaya a un juicio y no tenga que justificar por qué no ha asistido a ese juicio. Porque si tú, simplemente, cuando hay unas elecciones, no te presentas a una mesa electoral, puedes acabar en la cárcel. Pero estas personas, no. No van al juicio y no pasa nada. Pero es que ahora quieren abogado de oficio, y ahora retardamos. Y, ahora, el abogado de oficio: ‘no, es que me opongo, porque me opongo’.

Contactaron conmigo de una Universidad alemana. Me preguntaron cómo estaba el tema de la okupación en España. Había salido una persona alemana a la que okuparon su casa y, además, se la habían destrozado. Cuando yo les dije cómo estaba la situación en España, se llevaban las manos a la cabeza. En Alemania, si hay menores, se hace responsable el Estado. Y, si realmente esa persona es vulnerable, y no puede pagar el alquiler, el Estado es quién se lo paga. Pero no podemos ser un Estado europeo sólo para unas cosas y, para otras, ser una república bananera.

Lo último en Alicante

Últimas noticias