La brújula que ha despertado curiosidad entre los aventureros

North Sense, la primera biobrújula instalada en un ser humano

North Sense
Un dispositivo revolucionario

Las nuevas tecnologías avanzan tan rápido como la sociedad. Es más, la tecnología es la causante del avance de una sociedad cada vez más dependiente de unos dispositivos que se han convertido en objetos imprescindible para el día a día. Smartphone, tablet, ordenador, smartwatch… Existen todo tipo de artilugios que nos hacen la vida más fácil y en los que la tecnología es la auténtica protagonista. En este caso hablamos de North Sense, una biobrújula que se implanta en el pecho de la persona con la finalidad de guiarla a través del complejo mundo. Sin duda, un dispositivo creado especialmente para los más aventureros.

La brújula biónica

Todo aventurero, senderista o amante de las alturas necesita una buena brújula que le oriente en condiciones adversas. Llegar al destino marcado se define como el objetivo principal en el que una brújula sirve de gran ayuda. Ahora bien, ¿te imaginas una brújula adaptada a tu cuerpo de tal forma que forme parte de ti? Pues deja de imaginarlo porque desde Cyborg Nest han creado un invento que ha conseguido dar la vuelta al mundo: North Sense, la primera biobrújula disponible en el mercado. Se trata de un dispositivo que se implanta en el pecho de la persona y vibra cuando el usuario inicia su rumbo hacia el norte.

North Sense
La biobrújula, al detalle

North Sense está creada especialmente para prestar todo tipo de ayuda que tenga que ver con la orientación. Las brújulas convencionales, a veces, suelen ser erróneas y algo complejas, por eso desde Cyborg Nest han creado un dispositivo capaz de solucionar todo tipo de problemas orientativos. Hablamos de una especie de sexto sentido, ya que el usuario siente la vibración de la brújula en sus propias carnes. Un sistema pionero que imita a las aves y su sentido de la magnetorrecepción.

Cabe destacar que la implantación de este novedoso dispositivo no influye de ninguna forma en la salud de los usuarios. Se trata de una especie de piercing metálico que sujeta al cuerpo un dispositivo de silicona a través de unas ligeras barras de titanio ¿Te atreves a probarlo?

Lo último en Ciencia