La explicación científica de una sensación inexplicable

¿Qué es el amor para la ciencia?

amor
Un proceso corporal en el que influyen las sensaciones

Todos lo hemos sentido alguna vez. El amor puede definirse como una de las sensaciones más placenteras del mundo. Una percepción inexplicable que produce esas típicas "mariposas en el estómago" que revolotean al ritmo de los latidos del corazón. El amor es universal, puede ser materno, paterno, familiar, de pareja… Existen muchas formas de amar y todas ellas son válidas siempre que se basen en el respeto mutuo. Los procedimientos científicos suelen explicar con pelos y señales cada una de los motivos por los que se produce algo, por eso preguntamos en San Valentín ¿sabes que es el amor para la ciencia? Te lo contamos.

Cuestión neuronal

amor
El cerebro es la clave del enamoramiento

Para la ciencia, el amor se define como un proceso neurológico que se produce en el cerebro gracias a la acción de diferentes secciones: hipotálamo, amígdala, núcleo accumbens, corteza cerebral y área tegmental frontal. A todo esto hay que añadirle dos sustancias clave en todo este proceso: la oxitocina y la casopresina. Se trata de dos hormonas liberadas por la glándula pituitaria que están estrechamente relacionadas con la sensación amorosa. Unas sustancias que influyen de igual forma en hombres y mujeres consiguiendo que el sistema de recompensa dopaminérgico estimule la liberación de dopamina a través del hipotálamo.

Según algunos expertos, neurotransmisores tan importantes como la serotonina, la oxitocina o la adrenalina se unen a un proceso en el que el cuerpo humano puede llegar a experimentar numerosos cambios. Las investigaciones más reputadas señalan que la primera vez que nos enamoramos los niveles de serotonina disminuyen y el incremento de dopamina crece hasta unos rangos excesivamente altos. Sin duda, un efecto similar al que puede producir una droga.

¿Cuánto puede durar el amor según la ciencia?

amor
Sustancias participantes en el amor

Un estudio realizado por la antropóloga Helen Fisher, después de un exhaustivo estudio internacional, ha descubierto recientemente un dato que puede responder a esta difícil pregunta: la mayoría de mujeres tienen hijos cada cuatro años y el tiempo de caducidad media de un matrimonio. Según las investigaciones, el amor se divide en tres etapas: un periodo inicial en el que el enamoramiento se basa en el contacto sexual; un segundo proceso en la que el cariño y la crianza de un niño es el objetivo; y una tercera fase que concluye con la separación. Ante todos estos datos, el estudio ha determinado que la sensación de amor puro suele mantenerse durante un máximo de dos o tres años, como máximo un cuarto.

La ciencia ha dado su respuesta y sus razones, ahora depende de cada uno prestar atención a las mismas o no. De igual forma, el amor es libre y esa libertad no puede ser regida por ninguna fórmula, por muy compleja que sea. Ama y ensancha el alma.

Lo último en Ciencia

Últimas noticias