Elecciones Castilla y León 2022

El PSOE de Castilla y León creará 4 impuestos y subirá los demás para «revertir 35 años de despoblación»

Luis Tudanca
El candidato del PSOE a las elecciones autonómicas de Castilla y León, Luis Tudanca. (Foto: Europa Press)

El PSOE de Castilla y León creará cuatro nuevos impuestos y subirá todos los demás si gobierna tras las elecciones autonómicas del próximo 13 de febrero. Los socialistas proponen subir el impuesto del IRPF, el de Sucesiones y Donaciones, crear impuestos medioambientales o la Agencia Tributaria de Castilla y León. El PSOE asegura que en la región existe un «problema de infrafinanciación endémica, motivado por las nefastas políticas tributarias del PP durante tres décadas, que hay que atajar de manera inmediata». Todo con el objetivo de «afrontar las transformaciones que necesitamos y revertir 35 años de despoblación», según palabras del candidato socialista, Luis Tudanca.

Los objetivos de la política fiscal de los socialistas son «propiciar la redistribución de la renta», tener «un reparto equitativo de la carga tributaria con un sistema que no tenga alcance confiscatorio» y luchar «contra la despoblación».

En el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el PSOE propone incrementar «la progresividad de la tabla autonómica, aumentando los tramos altos, para que contribuya más quien más gana». «Estableceremos nuevas deducciones para contribuyentes con menores niveles de renta y rebajaremos los tipos de los tramos más bajos de renta sujetos al Impuesto», se añade en el programa electoral.

Castilla y León cuenta actualmente con un tipo mínimo del IRPF del 19% y con un tipo máximo del 44%. Su tipo máximo es el más bajo en el ranking de comunidades autónomas, siendo superado por el de Madrid, que es del 43,5%. La región gobernada por Isabel Díaz Ayuso cuenta con un tipo mínimo del 18,5%.

En este sentido, los socialistas proponen también regular «la capacidad de decisión ciudadana sobre el destino de una parte de la recaudación del IRPF». «Los contribuyentes podrán afectar una parte de su cuota autonómica a la dotación adicional de proyectos y programas de especial interés para Castilla y León, sea por responder a grandes retos estratégicos, de futuro y con gran potencial, sea por su interés social», apostillan.

Impuesto sobre el Patrimonio

El PSOE de Luis Tudanca defiende establecer «un gravamen permanente sobre la riqueza», a través de la reforma del Impuesto sobre el Patrimonio. «Hasta que esa reforma llegue, proponemos un incremento de los tipos actuales de forma progresiva para los patrimonios superiores», añade su programa electoral en este apartado.

En Castilla y León están obligados a tributar por el Impuesto sobre el Patrimonio aquellos contribuyentes que poseen más de 700.000 euros, excluyendo el valor de la vivienda habitual hasta un máximo de 300.000 euros. Esta región aplica una tarifa estatal de este impuesto a través de ocho tramos que oscilan entre 0,2% y el 2,5%, según la base liquidable sea de 167.000 o de 10,7 millones de euros. La Comunidad de Madrid tiene una bonificación del 100%, mientras que La Rioja cuenta con el 75%.

Un contribuyente de Castilla y León con un patrimonio de 800.000 euros, sin incluir la vivienda, paga 1.164 euros por este impuesto 200 euros. En caso de contar con 4 millones de euros, paga  6.546,37 euros, y, en caso de tener 15 millones, tributa 273.770,39 euros.

Sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, el PSOE propone «revertir» la reforma que llevó a cabo el PP de Alfonso Fernández Mañueco, que aplica una bonificación del 99% entre familiares directos. «Defendemos una reforma amplia del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que elimine trámites y costes innecesarios y con una tabla más progresiva según la herencia o donación y mayor aumento del gravamen en los supuestos de mayor patrimonio de los herederos o donatarios», recoge el programa electoral de los socialistas.

El PSOE de Luis Tudanca propone un «incremento de la progresividad» del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Castilla y León aplica un gravamen de este impuesto del 1,5%, el mismo que aplican Castilla-La Mancha, Islas Baleares, Andalucía, Asturias, Aragón, Galicia y Región de Murcia. Ceuta, Melilla, Navarra y País Vasco son las ciudades autónomas y comunidades que aplican el menor porcentaje, con un 0,50%. Las que aplican el mayor gravamen de este impuesto son Cantabria, Cataluña, Extremadura y Comunidad Valenciana, con un 2%.

Los nuevos impuestos

En el concepto de «tasas y tributos propios», los socialistas quieren realizar un estudio con el que se pueda establecer «tributos que graven la pérdida por la Comunidad de todo tipo de recursos productivos (desde energía a recursos financieros) y la tenencia de activos no productivos, en especial por personas jurídicas».

El PSOE propone crear una serie de nuevos impuestos medioambientales «sobre todo tipo de actividad que pueda perjudicar directa o indirectamente al medio ambiente, como la emisión de gases y partículas a la atmósfera o la contaminación de las aguas». «Implantaremos nuevas figuras impositivas sobre residuos de envases, embalajes y bolsas de plástico», apostillan los socialistas.

Los socialistas quieren imponer un Impuesto sobre sobre grandes establecimientos comerciales, siendo «de carácter progresivo, dedicando su recaudación a programas de fomento del pequeño comercio y comercio tradicional».

En relación a la Tasa Fiscal sobre el Juego, el PSOE de Luis Tudanca propone la «eliminación de todas las bonificaciones existentes e incremento con carácter general de tipos y tarifas».

Los socialistas incluyen también en su programa electoral el Impuesto sobre los depósitos financieros captados en Castilla y León. «Exigimos la derogación del Impuesto Estatal y la puesta en marcha del Impuesto Autonómico», señalan en este apartado.

Por último, el PSOE busca crear una Agencia Tributaria de Castilla y León que «asuma todas las funciones en materia tributaria realizadas hasta el momento por la Dirección General de Tributos, la Intervención General y la Dirección General del Tesoro». La finalidad de duplicar durante la legislatura «los medios materiales y personales dedicados a la inspección de los tributos».

Lo último en España

Últimas noticias