Embarazo

Tapón mucoso en el embarazo: qué es, para qué sirve y cuándo se expulsa

tapón mucoso
Qué es y cuándo se expulsa el tapón mucoso en el embarazo

Cuando una mujer está embarazada y llega al final de su embarazo, el tapón mucoso es expulsado. Si no sabes realmente qué es el tapón mucoso, y para qué sirve, sigue leyendo ya que vamos a revelarte ahora toda la información.

Durante la gestación y especialmente hacia el final del embarazo, se hace referencia a la pérdida del tapón mucoso que, en algunos casos, puede indicar el comienzo del parto .

¿Qué es el tapón mucoso y cuál es su función?

tapón mucoso

El tapón mucoso es el moco cervical condensado, una sustancia gelatinosa que tiene el propósito de proteger la cavidad uterina del aumento de bacterias u hongos que podrían causar infecciones y, por lo tanto, un parto prematuro.

Tiene un color blanco, con rayas rojas o rosadas, en algunos casos amarillo-naranja, y se diferencia de la pérdida de sangre debido a su consistencia. Deja una marca en tu ropa íntima o mientras haces pipí se siente claramente su derrame.

La formación del tapón mucoso no da síntomas a la futura madre y ocurre ya en las primeras etapas del embarazo, bajo la presión hormonal: las glándulas cervicales comienzan a producir un moco más denso y gelatinoso gradualmente.

Cuándo se expulsa el tapón mucoso

La expulsión del tapón mucoso es fácil de reconocer; : de hecho, en comparación con todas las pérdidas acuosas que ocurren durante el embarazo, el tapón es muy denso, similar a una gelatina transparente. Sin embargo, algunas mujeres no se dan cuenta de que lo han expulsado.

Normalmente se expulsa a partir de la semana 37 de embarazo, pero en el caso de ser expulsado con antelación, es necesario hacer una revisión. Los médicos tendrán que entender si se está produciendo el comienzo del parto, con el riesgo de un parto prematuro y, en el caso, proceder para tratar de alargar los tiempos.

Si estás de más de 37 semanas, la expulsión del tapón mucoso podría ser la señal del comienzo del parto. Sin embargo, esto no tiene porqué significar que el parto esté cerca: de hecho, la pérdida del tapón mucoso es un fenómeno que se considera" pasivo ", que se debe a otras modificaciones corporales que indican que hemos llegado al final del embarazo. Pero el tiempo que transcurre entre su pérdida y el comienzo del parto es muy subjetivo, si tenemos en cuenta que pueden llegar a pasar hasta dos semanas entre que perdemos el tapón y comienza el parto.

Un caso especial se refiere a la pérdida de sangre. Si, junto con el tapón mucoso, hay rastros de sangre, la expulsión podría indicar más fácilmente el momento próximo de nacimiento. De hecho, la sangre puede originarse a partir de modificaciones del cuello del útero que, bajo la presión de contracciones incluso imperceptibles, comienza a ceder y expandirse .

Por ello, si se produce una pérdida de sangre viva, es bueno que la mujer vaya a la sala de emergencias para verificar su salud y la del feto.

La fase prodrómica del nacimiento

Por último señalar que existe una tendencia a dividir el nacimiento en cuatro fases: la primera, también llamada "prodrómica", es la de preparación, luego está la fase de dilatación, la fase expulsiva y la secundaria, en la que sale la placenta.

Durante la fase prodrómica puede ser que se pierda el tapón mucoso . Este es un momento que puede durar desde unas pocas horas hasta algunos días: algunas madres ni siquiera lo notan. Las contracciones son generalmente irregulares y más o menos intensas, pero aún soportables.

Lo último en Bebés

Últimas noticias