Embarazo

Hasta qué semana puede conducir una embarazada

conducir embarazada
Descubre hasta qué semana puedo conducir estando embarazada

El código de circulación contempla todas las indicaciones fundamentales que deben seguir quienes se encuentran en la calle, tanto como conductor como peatón. En definitiva, una verdadera Biblia para los usuarios de la carretera. En este código también es posible encontrar algunas referencias a las mujeres embarazadas: para ellas, de hecho, conducir puede convertirse en un problema si sólo se piensa en la dificultad, en un avanzado estado de embarazo, de poder sentarse cómodamente en el asiento del conductor. ¿Cuánto tiempo se puede conducir cuando se está embarazada?¿Hay un límite establecido por la ley? ¿Es siempre obligatorio el cinturón de seguridad? ¿Una mujer que va al volante de su coche en avanzado estado de embarazo corre el riesgo de ser multada? Si estás buscando respuestas a estas preguntas, estás en el lugar adecuado: veremos juntos si puedes conducir embarazada y hasta qué semana exactamente.

Hasta cuándo conducir embarazada

Una de las actividades que realiza cualquier persona en su día a día es conducir. Por eso, es inevitable que las mujeres sigan haciéndola cuando se encuentran embarazadas. Eso sí, siempre deben llevarla a cabo teniendo en cuenta los consejos de su médico y las siguientes recomendaciones, para evitar daños al bebé.

Una de las primeras es tener en cuenta el tiempo que van a poder conducir o hasta qué semana va a ser factible teniendo en cuenta que la barriga irá creciendo. En realidad, no existe un tiempo límite para conducir estando embarazada. De hecho, si el médico lo permite no tienes porqué dejar de hacerlo. De hecho conducir relaja a muchas personas, y si ese es tu caso y además lo necesitas por trabajo o por cualquier otro motivo, nadie debe poner en cuestión que lo hagas.

Otra cosa es el médico sí que te lo haya prohibido por ejemplo porque es un embarazo difícil, y, contraviniendo dicha prohibición puedes incurrir en un riesgo tanto para ti como para el bebé ya que puedes causar un accidente debido a un desmayo repentino por ejemplo.

Veamos entonces a continuación esas pautas para conducir de forma segura durante el embarazo, siempre y cuando el médico (repetimos) te lo permita:

Prohibido conducir

Como ya hemos mencionado, aunque lo normal es que la mujer pueda ponerse al volante durante el periodo de gestación, hay excepciones. En concreto, se prohíbe conducir a las futuras mamás que estén viviendo una o varias de estas situaciones:

  • Anemia severa.
  • Un embarazo de alto riesgo, por distintas circunstancias.
  • Peligro de tener un parto prematuro.
  • Hipertensión.
  • Diabetes que no está controlada completamente.

Imprescindibles al viajar

No menos importante es que toda mujer embarazada que vaya a conducir lleve consigo una serie de objetos. En concreto, se trata de documentación imprescindible en el caso de que pueda sufrir un accidente o que se encuentre mal por alguna circunstancia:

  • Tarjeta sanitaria.
  • Analíticas.
  • Informe médico.
  • Ecografías.
  • Relación de los números de teléfono de los familiares más cercanos y del médico que lleva el embarazo.

Cinturón de seguridad

Al igual que debe hacer cualquier persona que se ponga al volante, la embarazada es imprescindible que se coloque el cinturón de seguridad. Es la manera de protegerse a sí misma y a su bebé en caso de colisión. Pero eso sí, su prominente barriga, obliga a que se lo abroche siguiendo estas pautas o recomendaciones:

  • La banda inferior debe estar por debajo de la tripa, concretamente a la altura de las caderas.
  • La banda superior, por su parte, debe colocarse entre los dos pechos. Sin olvidar que también debe reposar sobre el hombro y estar separada del cuello.
  • En la medida que le sea posible, debe optar por los cinturones de seguridad que cuenten con tres puntos de anclaje.

Medidas antes de iniciar la marcha

Antes de arrancar, además de ponerse el cinturón, la embarazada debe llevar a cabo otras acciones. Se trata de pequeños ajustes que le facilitarán la conducción y que aumentarán su seguridad y la del bebé:

  • Debe colocar el reposacabezas de tal manera que se ajuste correctamente tanto a la cabeza como al cuello.
  • Debe adecuar el asiento a la distancia que le permita llegar cómodamente al volante y a los pedales. En este sentido, hay que exponer que, al menos, debe existir una separación de 25 centímetros entre el citado volante y el vientre.
  • Tiene que prestarle atención al respaldo. Este debe permitirle llevar la espalda recta y utilizar todos los mandos sin problemas.

Durante el viaje

Para que el viaje transcurra sin problemas y para que la mujer se encuentre bien, es necesario que también cumpla con otra serie de recomendaciones:

  • Debe parar cada dos horas. De esta manera, estirará las piernas y podrá descansar. Al detenerse es importante que esté andando unos minutos, para que la circulación sea correcta.
  • Es imprescindible que lleve consigo agua, para estar perfectamente hidratada.
  • También es necesario que aproveche que se detiene para comer alimentos que le darán energía, como pueden ser frutos secos o una pieza de fruta.

¿El seguro de coche cubre a las embarazadas?

Por último una cuestión que puede que genere dudas en caso de que durante el embarazo, la mujer se vea involucrada en un accidente.  ¿Puede el seguro negarse a indemnizar los daños causados ​​por conducir a una mujer embarazada? En otras palabras: ¿el seguro cubre los daños causados ​​por la mujer embarazada?

La respuesta tiende a ser positiva, en el sentido de que, por regla general, los seguros no contemplan ninguna limitación que pueda perjudicar a la mujer embarazada al volante. No obstante, siempre es bueno echar un vistazo a tu póliza de seguro: hay algunas compañías, de hecho, que limitan la cobertura, excluyéndola en los meses más cercanos al nacimiento.

Lo último en Bebés

Últimas noticias