Embarazo

Quedarse embarazada en verano ¿por qué es más fácil?

quedarse embarazada verano
Descubre las razones por la que quedarse embarazada en verano es más fácil

¿Quieres tener un bebé? Pues debes saber que ahora que estamos en verano, es el momento adecuado para intentarlo, por muchas razones. No solo estás más relajada y tienes más tiempo y ganas de hacer el amor, sino que también hay motivos relacionados con la luz solar, el clima y la nutrición. Averigüemos por qué es más fácil quedarse embarazada en verano.

Quedarse embarazada en verano

Varias son las cuestiones que se han analizado y que llevan a la conclusión de que efectivamente, parece que resulta más fácil quedarse embarazada en verano.

Menos estrés, más amor

En los meses de invierno es bonito tener intimidad con tu pareja, pero los intentos no siempre tienen éxito. La tensión constante debida a los compromisos diarios, la ansiedad en el trabajo, la idea de tener que madrugar inducen, de hecho, un aumento de la adrenalina y el cortisol, hormonas del estrés. Estos ayudan al cuerpo a resistir situaciones difíciles, pero pueden reducir la fertilidad, especialmente la fertilidad femenina. De hecho, interfieren con la actividad del hipotálamo y la glándula pituitaria, que a su vez pueden interferir con la producción de hormonas sexuales. En verano, sobre todo si estás de vacaciones, el ritmo se ralentiza, el trabajo se deja de lado y el estrés desciende, por lo que las posibilidades de quedar embarazada en verano aumentan.

Más óvulos gracias al sol

En verano, la fertilidad femenina también aumenta gracias a la intensa y abundante luz solar. El sol, de hecho, favorece la síntesis de vitamina D, una sustancia conocida sobre todo por su capacidad de favorecer la absorción de calcio. La vitamina D en realidad parece favorecer las capacidades reproductivas de la mujer. Un artículo del Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism afirma que los niveles bajos de vitamina D se correlacionan con una reserva ovárica más baja.

Exponerse al sol durante el día, en la playa con una protección solar válida, pero también caminar en la montaña, en el campo y en la ciudad asegura una dosis diaria adecuada de esta preciada sustancia. La nutrición típica del verano también juega un papel importante si piensas en un bebé. De hecho, el pescado aumenta la producción de ovocitos gracias a las proteínas nobles y las grasas omega 3, mientras que en frutas de verano como melocotones, cerezas, albaricoques, melón hay antioxidantes y vitaminas que mantienen joven el aparato reproductor, contrarrestando la inflamación.

El hombre también es más activo

Quedarse embarazada en verano es más fácil porque las capacidades reproductivas del hombre también aumentan. La producción de espermatozoides, de hecho, no es constante en todas las estaciones, sino que es mayor en verano, según afirma una investigación publicada en Chronobiology International. También en este caso, según los expertos, el mérito es del sol que aumenta la vitamina D, lo que hace que los espermatozoides sean más numerosos y activos. En el caso de los humanos, otros factores que ayudan a la fertilidad son hacer más ejercicio, comer mejor y, en general, llevar un estilo de vida más saludable.

Lo último en Bebés

Últimas noticias