La neuritis del intercostal en el embarazo

neuritis del intercostal
Neuritis del intercostal en el embarazo

Numerosos son los síntomas que se experimentan durante el embarazo. Y también son frecuentes los dolores y molestias a los que hay que hacerle frente durante el mismo. En concreto, ahora te vamos a hablar de lo que se da en llamar neuritis del intercostal.

¿Quieres conocer qué es y cómo hacerle frente? Te lo contamos todo a continuación, toma nota.

¿Qué es la neuritis del intercostal?

Lo primero que tenemos que hacer es descubrir qué es la citada neuritis. Pues bien, podemos exponer que se trata de un dolor costal que suele aparecer en el segundo o tercer trimestre del embarazo.

Causas y síntomas

Una vez que ya tienes claro qué es, llega el momento de profundizar un poco más. En este caso, podemos exponer que, por regla general, es fruto de una inflamación de alguno de los nervios que existen entre las costillas. Inflamación que se produce como consecuencia de que el útero, al ir creciendo en ese momento del embarazo, va desplazando los órganos abdominales como son el hígado o el propio intestino. Y esa presión da lugar a que los nervios intercostales puedan verse claramente perjudicados.

El principal síntoma que experimenta la gestante con neuritis intercostal es un dolor en la zona de las costillas, que va desde la espalda hacia el tórax. Lo habitual es que solo tenga lugar en uno de los lados del cuerpo.

No obstante, tampoco podemos pasar por alto que cabe la posibilidad de que también sienta escozor o enrojecimiento en la zona. Sí, tendrá la sensación de que esa parte del cuerpo se ha estado rozando con algo y se le ha producido casi una erupción.

Tratamiento

neuritis del intercostal
El Pilates y el Yoga pueden ayudar a aliviarla

Cuando se tiene que hacerle frente a esta situación que es consecuencia del embarazo, es necesario que se tomen las medidas oportunas al respecto. En concreto, para aliviar el dolor puntualmente se recomienda sentarse con la espalda recta en una silla y, a continuación, elevar el brazo del lateral que molesta. De esta manera tan sencilla se logrará aliviar el dolor porque se logrará “alejar” el útero de los nervios intercostales afectados.

No obstante, también está la posibilidad de aplicarse calor en la zona dolorida porque eso aliviará de manera contundente. Y es que el calor ejercerá como relajante muscular.

Si las molestias son muy intensas o si cada vez va a peor la neuritis, lo mejor es acudir al médico. Este examinará a la paciente y podrá realizar un diagnóstico certero. En el caso de que dictamine que sí, que es una neuritis del intercostal podrá indicar a la mujer, además de los consejos expuestos, otras medidas que debe llevar a cabo. Al respecto, hay que saber que cuando una persona no está esperando un hijo y sufre esta molestia, que puede ser provocada por un traumatismo o por ciertas enfermedades, lo habitual es que se le recete ciertos fármacos. No obstante, las gestantes no pueden tomarlos pues pueden traer consigo consecuencias negativas para el bebé. Por lo tanto el doctor apostará por darle estas otras pautas:

    • La futura mamá tiene que guardar reposo.
    • Debe hacer uso de manta eléctrica o bolsa de agua caliente para aplicarse calor en la zona que le molesta.
    • Es recomendable que lleve a cabo ejercicios que le ayudarán a mejorar la situación y que son suaves. Nos estamos refiriendo tanto al Pilates como al Yoga.
    • De la misma manera, es esencial que adopte una postura correcta de la espalda.
    • Se considera que hay alimentos que pueden ayudarla a hacerle frente a esa molestia como son la piña y el pepino.

Otros datos de interés

neuritis del intercostal
No son aconsejables los zapatos de tacón

Además de todo lo expuesto, hay otra serie de cuestiones que te merece la pena conocer acerca de la neuritis del intercostal en el embarazo. Nos estamos refiriendo a los siguientes:

  • Llevar zapatos de tacón no favorece en absoluto el eliminar todos los dolores de ese síntoma del embarazo, todo lo contrario. Por eso, se recomienda que la gestante lleve, como mucho, zapatos con 2 o 3 centímetros de altura de tacón. Y es que eso aliviará enormemente las molestias que se sufren.
  • En el caso de que la mujer pase muchas horas sentada es recomendable que disponga de un reposapiés. Este servirá para reducir la tensión de la zona.

Lo último en Bebés

Últimas noticias