Una menor fallece tras fugarse de casa porque sus padres le habían quitado el móvil

padres le quitan el móvil
Menor se fuga de casa porque sus padres le quitan el móvil y fallece

Se marchó en plena tormenta de nieve

La tecnología ocupa un papel relevante dentro de la vida de todos y, en muchos casos, eso lleva a que haya personas que no puedan aceptar que se quedan sin smartphone, tablet o videoconsola. Las reacciones que pueden tener son de todo tipo, como la del pequeño que se cortó un dedo porque sus progenitores le regañaron por pasar mucho tiempo con el teléfono. Y en esa línea de “desesperación” se encuentra el caso que ahora se ha hecho viral: un menor se fuga de casa en plena tormenta de nieve porque sus padres le quitan el móvil y acaba falleciendo.

En Estados Unidos es donde ha tenido lugar este caso que ha conmocionado a todo el mundo. Exactamente ha tomado como escenario Marshalltown, que pertenece al estado de Iowa, pues es allí donde vive la familia que ahora está viviendo una verdadera tragedia.

Sin lugar a dudas, las figuras en torno a las cuales gira esta historia son las siguientes: Corey Brown, el menor de 13 años que, enfadado porque sus padres le habían quitado el teléfono móvil, decidió fugarse del hogar familiar en plena tormenta de nieve. Michelle y Craig Brown, los progenitores del niño fallecido que están sufriendo el enorme dolor de haber perdido a su primogénito.

Aunque ha sido ahora cuando se ha dado a conocer este caso, tenemos que exponer que el origen del mismo está en el pasado día 22 de enero. Fue en esa jornada cuando los mencionados padres, cansados de que su hijo pasara tanto tiempo con el smartphone, decidieron retirárselo. Y eso no gustó nada a Corey, que se enfadó muchísimo.

Hasta tal punto llegaba su enojo que, sin pensárselo dos veces y sin importarle que fuera se viviera una gran tormenta de nieve, decidió fugarse de casa.

padres le quitan el móvil
Se marchó en plena tormenta de nieve

Al tiempo de que el menor no regresara a la vivienda familiar, los progenitores no dudaron en ponerse en contacto con las autoridades para denunciar la desaparición de su hijo. Rápidamente la policía comenzó a buscarle sin descanso, a pesar de que la climatología no les facilitaba en absoluto su trabajo.

De la misma manera, los vecinos de los padres e incluso los negocios de la zona próxima a donde reside la familia pusieron en manos de los agentes todo tipo de elementos de logística para encontrar cuanto antes a Corey.

Además, Michelle y Craig llegaron a ofrecer hasta 1.000 dólares a la persona que pudiera dar con su hijo. Y no solo eso sino que, además, a través de los medios de comunicación no dudaron en lanzar un mensaje al menor por si este podía llegar a verles u oírles: “Corey, sabes cuánto te amamos. Y no vamos a parar hasta que te encontremos. Si estás afuera, por favor, vuelve a casa”.

Varios días después de la fuga, la policía consiguió encontrar al niño. Lamentablemente había fallecido debido a las bajas temperaturas que había tenido que soportar en la calle.

Según se ha hecho público fue hallado su cuerpo congelado el domingo 27, en torno a las 11 de la mañana, en una zona alejada. Un hallazgo sobre el que el Departamento de Policía de Marshalltown ha presentado un comunicado en el que expone lo siguiente: “No hay evidencia o información que venga a indicar alguna actividad criminal relacionada con esta persona desaparecida. No obstante, sigue siendo una investigación activa y todos los escenarios posibles van a ser investigados a fondo”.

Desde el descubrimiento del cadáver de Corey sus padres han permanecido en absoluto silencio y no han querido hacer declaraciones de ningún tipo. No obstante, a través de su círculo más cercano, se ha hecho público que quieren agradecer a todo el mundo el respaldo que les dieron durante la búsqueda de su hijo. Ahora prefieren alejarse de los medios para poder hacerle frente en la más absoluta intimidad a la pérdida de su primogénito.

Lo último en Bebés