Embarazo

Hambre en el embarazo: cómo manejarla y evitar ataques

No siempre se trata de caprichos o simples "antojos" . El cuerpo, durante su transformación debido a la gestación, envía señales muy específicas. Una de ellas es el hambre en el embarazo.

¿Por qué algunas mujeres pierden apetito en primer trimestre?

Falta de apetito durante el embarazo: formas de combatirlo

Dieta en el embarazo: cómo regular la nutrición

6 alimentos imprescindibles para tener un buen embarazo

hambre en el embarazo
Descubre lo que puedes hacer para evitar el hambre en el embarazo

Tener hambre durante el embarazo es algo muy común, pero no sólo porque la mujer tenga más antojos o «deba comer por dos» como suele decirse (por cierto que esta afirmación no es certera dado que la alimentación debe ser equilibrada y acorde al peso de la mujer), sino por algunos factores que ahora analizamos y que pueden hacer que se sufran los llamados «picos de hambre» en los que sienta la necesidad de abrir la nevera y comer lo que sea. Conozcamos todo sobre el hambre en el embarazo: cómo manejarla y evitar ataques.

Hambre en el embarazo

El hambre es sin duda un instinto primario de nuestro organismo. En primer lugar, porque la alimentación es una cuestión de supervivencia y el hambre es instintiva, no racional. Pero hay más, comemos para nutrirnos pero también para satisfacer los antojos y el gusto por el placer. El organismo, gracias a la acción del hipotálamo, tiene la capacidad de regular la sensación de hambre y saciedad , intentando, siempre por instinto, hacer coincidir lo bueno con lo saludable. Es por ello que, por ejemplo, en el embarazo, las náuseas iniciales llevan a evitar olores fuertes como el humo del cigarrillo o sabores como el alcohol . El instinto es proteger al feto de sustancias potencialmente dañinas.

Por otro lado, aumenta el deseo por los dulces y los hidratos de carbono , estos últimos imprescindibles para la formación del recién nacido y principal fuente de calorías diarias.

Muy a menudo, sin embargo, se trata de distinguir entre la necesidad real de alimentarse y, en cambio, un simple «deseo» o antojo. De hecho, durante el embarazo, el aspecto psicológico juega un papel fundamental y se suele comer todo el día por gratificación, necesidad de seguridad y, en algunos casos, para compensar adicciones como la de fumar por ejemplo (que suele abandonar inmediatamente, cuando descubre ella está embarazada).

Hambre en el embarazo: cuándo empieza y acaba

No es cierto que durante el embarazo haya que comer por dos . O al menos, no desde un punto de vista calórico. Lo que debe empezar a hacer la futura mamá, desde el primer día que se entera de que está embarazada, es pensar en alimentar a su bebé con alimentos de calidad y bien seleccionados.

Esta es la gran contribución que puedes hacer a tu bebé en crecimiento . Escoge todos los mejores nutrientes para su sano y correcto desarrollo.

Desde el punto de vista de las calorías, en cambio, es suficiente aumentar el requerimiento calórico diario en un 15-20% aproximadamente . Pero de esto se encarga el cuerpo, gracias a esa sabiduría instintiva que lo lleva a preferir unos alimentos y abandonar otros.

Y sobre todo, ¡ multiplicando los ataques de hambre ! Pero, ¿cuánto duran los dolores de hambre en el embarazo? Estos últimos suelen ser repentinos y numerosos durante el segundo trimestre del embarazo. De hecho, en los tres primeros meses, a pesar de ser fundamentales para la correcta formación del feto en todas sus partes, las náuseas frenan las ganas de comer.

En las primeras semanas de embarazo, el bebé es muy pequeño y obtiene su alimento de la madre, pero todo cambia a partir de la decimocuarta semana cuando el feto ya es más grande y necesita más comida para poder seguir desarrollándose. Es ahí cuando más se puede sentir el hambre durante el embarazo, pero después de esta etapa, esas ganas de comer cualquier cosa y a cualquier hora comienzan a disminuir . El requerimiento calórico de la mujer embarazada todavía está aumentado pero el bebé ya tiene la edad suficiente y presiona los órganos internos de la madre (incluido el estómago) para que coma aunque sin que se sienta tanta hambre como en la semana señalada. Notarás además como te llenas de inmediato pero necesitas aumentar la frecuencia de las comidas.

Cómo manejar los ataques de hambre

El momento más delicado en el manejo de los ataques de hambre se refiere a la elección de los alimentos para comprar en el supermercado.

De hecho, es bueno intentar evitar (¡en la medida de lo posible!) que el ataque de hambre se traduzca en un continuo “mordisqueo” de dulces, patatas fritas, snacks, etc. Mejor no tener estos alimentos en casa.

Solo para dar una idea de las proporciones entre la cantidad ingerida (esencial para lograr la sensación de saciedad) y el número de calorías : un chocolate tiene las mismas calorías que medio kilo de hinojo. Evidentemente sin tener en cuenta que sólo estos últimos son apreciables, desde el punto de vista nutricional, por ser ricos en fibra, vitaminas, sales minerales.

Así que veamos cuáles son los principales consejos a seguir , para poder gestionar mejor los ataques de hambre en el embarazo.

  • Comer a menudo: La rutina cambia con el embarazo. En lugar de llenarte para el desayuno, el almuerzo y la cena , es bueno dividir los distintos platos en seis mini comidas diarias.
  • Qué comer: Sin duda fibra (también para combatir el estreñimiento propio del embarazo). Además, las proteínas y las grasas insaturadas, que mantienen la sensación de saciedad por más tiempo , en comparación con los carbohidratos. Lo ideal es aportar una porción de todos estos nutrientes en cada comida . La proteína debe incluir no solo la carne y el pescado , sino también los lácteos, los huevos y las legumbres.
  • Elimina los alimentos «vacíos»: Son alimentos que no tienen ningún nutriente (o tienen porcentajes muy bajos, en comparación con las proteínas que aportan) como las comidas rápidas, las patatas fritas, las galletas, los crackers, los snacks y las bebidas gaseosas.
  • Bebe suficiente agua: La hidratación es fundamental, sobre todo en el embarazo y en los meses más cálidos . El agua es vital para el cuerpo. Depura toxinas, pone en circulación todos los nutrientes, ayuda a la digestión, baja la presión arterial, expulsa bacterias a través de la orina.
  • Descansa lo suficiente: Desafortunadamente , el insomnio acompaña a muchas mujeres embarazadas durante el embarazo. Sin embargo, es importante intentar dormir al menos 7-9 horas al día , de lo contrario el cuerpo cansado intenta compensar con alimentos durante el día, aumentando los ataques de hambre durante el embarazo.
  • Comer despacio y centrándote en la comida: El cerebro necesita tiempo suficiente para «entender» que el cuerpo está introduciendo alimentos y por lo tanto debe enviar la señal de saciedad. Comer despacio ciertamente ayuda a sentirse lleno pero introduciendo una menor cantidad de comida, en comparación con el hecho de sólo tragar. Además, se ha demostrado que un cerebro «distraído» te hace comer más. Así que estar completamente absorto en la televisión o el teléfono móvil, durante la comida, ¡ciertamente no ayuda en este sentido.

Lo último en Bebés

Últimas noticias