Experimentos

Experimentos con agua para hacer con los niños en verano

Deja que los niños experimenten con el agua y se diviertan con estos tres experimentos con los que comprobarán como actúa el agua con determinados objetos.

experimentos con agua para hacer con niños
Los niños pueden divertirse con estos experimentos con agua

Los niños suelen distraerse mucho durante las vacaciones si los llevamos a la playa, a la piscina o sencillamente realizan cualquier actividad que requiera estar al aire libre corriendo, pero ¿y cuándo estamos en casa? Podemos recurrir entonces a hacer manualidades, actividades y porqué no, experimentos de ciencia que sean fáciles; y dado que estamos en la época más calurosa del año, nada mejor que recurrir a aquellos que tienen que ver con el agua. Veamos a continuación algunos experimentos con agua que podemos hacer con los niños.

Experimentos con agua para hacer con los niños en verano

Experimentos con agua para hacer con los niños en verano

Si tienes hijos a los que les gusta investigar o sorprenderse al descubrir algo nuevo, puedes proponerle alguno de los experimentos con agua que ahora os explicamos.

La naranja que flota

Para hacer este sencillo experimento con agua, tan solo se necesita una naranja entera, un cuenco con agua y un cuchillo.

Lo único que tenemos que hacer es sumergir la naranja dentro del cuenco con agua para comprobar como flota. A continuación, sacamos la naranja del agua, ayudamos al niño o niña a que la pele y que la vuelva a sumergir sin piel, dentro del agua. Verá como entonces ya no flota sino que se hunde.

Seguro que tu hijo o hija te va a preguntar qué ha pasado, pero le puedes explicar que es la cáscara la que gracias a su porosidad y a que actúa como una esponja, la naranja puede flotar pero que sin ella es como si no tuviera un «salvavidas» puesto.

Agua de escalada

Para hacer este otro experimento con agua vas a necesitar tres o más vasos de vidrio, algunos pañuelos de papel, colorante (un color distinto para cada vaso) y agua.

Cuando ya tenemos todo lo necesario, los niños tienen que llenar los vasos con un poco de agua y añadir en cada uno además, un poco de colorante (un color diferente por vaso).

Después de mezclar los diversos líquidos, tendrán que coger dos pañuelos y crear dos rollos pequeños.

En este punto, tienen que colocar los tres vasos uno al lado del otro y a horcajadas sobre los recipientes, que coloque los dos rollos de papel para que los extremos se sumerjan en vasos diferentes.

Después de unos minutos los niños van a ver como el agua coloreada sube por los pedazos de papel y se «encuentra» con los otros colores.

Flores de primavera

Para hacer este otro experimento, los niños necesitarán una hoja de papel, un lápiz de color, unas tijeras y de nuevo, un cuenco con agua.

Para llevar a cabo el experimento, los niños tienen que dibujar flores de colores, recortarlas y doblar los pétalos hacia el centro.

Luego tenemos que colocar las flores de papel en el agua. Después de unos minutos, los pétalos se abrirán porque la celulosa absorbe el agua y, al hincharse, abre la «corola» de la flor.

Lo último en Bebés

Últimas noticias