ENTREVISTA AL CEO DE OK MOBILITY GROUP

Othman Ktiri: «Puedo adelantar que este verano faltarán coches de alquiler en Baleares»

"Como no va a haber suficientes vehículos de alquiler, por fin la gente se va a dar cuenta de lo esencial que es la movilidad"

"Este año se va a producir un fenómeno que se llama turismo vengativo, que quiere tomarse una revancha sobre el virus"

"No sólo nos preocupa que el vehículo responda a las expectativas de quien lo va a alquilar, sino también de quien lo va a comprar"

"Dentro de una compañía, te dediques a lo que te dediques, el mayor activo son las personas"

Ver vídeo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

El azar llevó a Othman Ktiri (Casablanca, 1979) hasta Mallorca y el mundo de la automoción, cuando iba camino de convertirse en ingeniero agrónomo en París. Este emprendedor no se arrepiente de haber dado el salto al sector de la movilidad, que desde el primer momento le fascinó y le llevó a fundar lo que hoy se conoce como OK Mobility Group.

La flexibilidad a la hora de cubrir las necesidades de movilidad del cliente es la base de su modelo de negocio y su garantía de éxito. No en vano, la compañía, con una expansión imparable en Europa, apuesta por el alquiler de todo tipo de vehículos, entre ellos motos y furgonetas, y la distribución y comercialización de vehículos seminuevos.

«Somos dueños del vehículo durante toda su vida, desde el momento en que lo compramos, mientras lo alquilamos y cuando lo vendemos»,  explica Ktiri, que aguarda las consecuencias de la invasión de Ucrania y advierte de que este verano no habrá coches de alquiler suficientes para los turistas.

Pregunta.- ¿Cómo acaba un ingeniero agrónomo en el negocio de las cuatro ruedas? 

Respuesta.- Bueno, totalmente por azar. Uno de los riesgos más grandes que tomé en mi vida fue no acabar la carrera de ingeniero cuando ya sólo me faltaba un año y lo hice porque había descubierto el mundo de la movilidad, que por aquel entonces se llamaba automoción. Decidí empezar de cero en este mundo y dejar de lado cuatro o cinco años de estudios. Las circunstancias de la vida me llevaron a Mallorca. Respondí a un anuncio en el que se buscaba a un comercial que hablara francés y acabe aquí. Así fue mi aterrizaje en este mundo.

P.- ¿Y alguna vez se ha arrepentido?

R.- No. Es verdad que yo acabé en el mundo de la agronomía porque había estudiado ciencias y fue un camino muy educativo. Pero iba a aplicar mis conocimientos agrónomos al ámbito comercial. Mi madre es farmacéutica y mi padre es empresario y al final yo tenía ganas de emprender. Quizá la sorpresa fue el sector.

P.- ¿Cómo consigue una compañía como la suya tener beneficios en estos años tan duros que hemos vivido con la pandemia?

R.- Somos una compañía con un business model muy distinto. La gente se empeña en querer catalogarnos dentro de un sector, cuando yo no paro de decir que no pertenecemos a ninguno. Nosotros estamos innovando con una materia prima que era el coche. Hoy es más que el coche, hoy es el coche y la moto, porque hemos abierto recientemente esta nueva línea de negocio. Por tanto, tenemos un modelo de negocio en el que somos dueños del vehículo durante toda su vida, desde el momento en que lo compramos, mientras lo alquilamos y cuando lo vendemos. Somos también responsables de comercializar el vehículo, una vez que hemos acabado de alquilarlo y eso nos aporta una flexibilidad que nos diferencia del resto del sector y que se ha puesto a prueba en estos momentos de covid. En el año 2020 efectivamente fuimos la única compañía en Europa y quizás en el mundo en haber presentado un resultado positivo.

P.- Usted fue noticia por repartir un millón de euros entre sus más de 400 trabajadores a finales de 2021. ¿Es algo que se va a repetir cada año?

R.- No, era algo que me rondaba la cabeza desde hacía mucho tiempo, era una sorpresa que quería dar a mis empleados, a mi equipo, a mi segunda familia. Yo siempre he dicho que dentro de una compañía, te dediques a lo que te dediques, el mayor activo son las personas. Entonces, cuando las cosas van muy bien, a quien tienes que premiar es a tu equipo. Quería que se diera la circunstancia en la que se pudiese hacer este regalo y 2021 fue ese año, con unas mejorías muy importantes respecto de lo que habíamos proyectado. Y entonces empecé a planear toda la sorpresa desde el mes de septiembre.

P.- Todavía no se ha superado la crisis sanitaria de la covid y ahora llega la invasión de Ucrania. ¿Les están afectando las consecuencias, como la subida desbocada de los precios de la luz y los carburantes?

R.- Nosotros, como cualquier empresa, lo vamos a notar, pero como coste estructural no como un coste añadido. El carburante en nuestro caso es neutro porque al final es el cliente quien decide cuántos kilómetros recorre. En cuanto a la subida del precio de las materias, es algo que nos tiene que preocupar a todas las empresas en general. No por pertenecer al sector de la movilidad, nos tiene que preocupar más que a otras empresas, desde mi punto de vista.

P.- ¿Les ha beneficiado su política de expansión?

R.- Sí, claro. Nosotros llevamos en expansión desde nuestro nacimiento en Mallorca. La compañía tiene 17 años, nos dedicábamos al trading de vehículos y desde el año 2010-2011 estamos enfocados en la movilidad. Tenemos presencia en las cuatro islas, Mallorca, Ibiza, Menorca, Formentera, y en 2015 empezamos la conquista de la península, donde hoy tenemos más de 30 oficinas, desde Melilla hasta Santander. Luego, seguimos con la expansión internacional en 2019, abriendo Portugal en Lisboa, Oporto y Faro. Después en Italia, en pleno covid. En el año 2020, mantuvimos la previsión de apertura de Roma, Milán y Bérgamo. En 2021 abrimos Múnich y este año seguimos con la expansión y acabamos de abrir Frankfurt. También estamos entrando en las estaciones de tren dentro de España. Una buena política de expansión nos aporta mucho porque consigues un reconocimiento de marca internacional que te permite aumentar tu cuota de mercado.

P.- ¿Qué les diferencia del resto de empresas del sector?

R.- La especialización, la comercialización y, en definitiva, y la flexibilización. Eso es algo muy diferenciador. Somos especialistas en producto. Para nosotros el coche no es simplemente una mercancía que usamos de manera financiera, es un producto que sabemos trabajar muy bien. Conocemos cuáles son las tendencias del mercado, los gustos de los consumidores. Tenemos todo un mundo de inteligencia artificial ligado a la configuración de un vehículo. Porque cuando compramos un vehículo, no sólo nos preocupa que responda a las expectativas del cliente que lo va a alquilar, sino también del cliente que lo va a comprar. Luego, esto lo replicamos en los 15 países donde vendemos nuestros vehículos y nos aporta una eficiencia óptima.

P.- Después de la crisis del covid y si la situación en Ucrania lo permite, ¿cree que la temporada será buena?

R.- Sí, sí, nosotros tenemos muy buenas previsiones. Este año creo que se va a producir un fenómeno que se va a llamar turismo vengativo, que es que después de dos años de pandemia, ya hay mucha gente que tiene ganas de tomarse una revancha sobre el virus y pasárselo muy bien. Entonces, nuestras expectativas son muy positivas y creo que va a haber más un problema de oferta que de demanda. En nuestro caso concreto no, porque en OK Mobility hemos hecho los deberes, pero a nivel sectorial es un año donde ya puedo adelantar que van a faltar coches de alquiler.

P.- Entonces, no cree que se vaya a hablar de masificación. ¿Qué responsabilidad tienen ustedes en los atascos veraniegos?

R.- Este año, como van a faltar coches, por fin la gente se va a dar cuenta de lo esencial que es la movilidad. De hecho, cuando nos fijamos en las consecuencias económicas del covid, la gente suele atajar diciendo que el covid ha provocado una crisis económica. Pero es un atajo enorme porque realmente hay una etapa muy importante en medio, en la que el coronavirus ha provocado una crisis de movilidad, ha impedido a la gente moverse. Es esta crisis de movilidad la que ha provocado la crisis económica. Entonces, sin movilidad no hay economía. Este año estamos ante un problema muy grave de oferta de vehículos por parte de los fabricantes. Y, desgraciadamente, podemos ya adelantar que van a faltar coches y nos daremos cuenta de la importancia que tiene un vehículo. No me extrañaría que mis colegas de las asociaciones de restaurantes, hostelería, ocio y básicamente de toda la oferta complementaria me llamen para decirme que necesitan coches para que sus clientes puedan ir a consumir a sus restaurantes, terrazas, playas o donde sea.

Creo que más que masificación, la gente va a echar de menos una mayor oferta de vehículos. Y esperemos que se de cuenta todo el mundo, las administraciones incluidas, de que no somos responsables de los problemas de masificación, sino que somos un elemento absolutamente esencial para que exista un reparto equitativo de la riqueza creada por el turismo.

P.- Usted ha dicho que en OK Mobility han hecho los deberes y dispondrán de vehículos.

R.- Sí, porque una vez más nuestro business model nos permite diferenciarnos. Es decir, lo que hace la mayoría de las compañías en Europa es comprar los vehículos, habiendo ya pactado con el fabricante una fecha en la que los van a devolver a un precio ya acordado. En nuestro caso, compramos los vehículos y son nuestros. Si los queremos alargar, es una decisión nuestra. A finales de 2021, ya habíamos anticipado que la crisis de los microchips se mantendría en 2022 o incluso iba a empeorar. Entonces, decidimos tomar una decisión fantástica, dolorosa pero fantástica, porque hay que tomar decisiones en una compañía, y ha sido parar nuestras ventas. Hemos dejado de vender nuestros coches, lo que hacemos cada año, porque comercializamos muchos vehículos. Lo hemos paralizado desde el mes de septiembre y hemos hecho un esfuerzo financiero para cerrar el año 2021 con más vehículos en el balance que los estrictamente necesarios, pero en aras de arrancar el año 2022 con una buena flota y poder atender la demanda de nuestros clientes.

Por el contrario, la gran mayoría del sector que está acogido a estos contratos de devolución con los fabricantes, cuando les han pedido posponer esta devolución, no han accedido a ello. El fabricante, con los problemas que tiene actualmente para abastecer su red de concesionarios, no ha accedido a la solicitud y ha recuperado los vehículos para poder comercializarlos. Esto es lo que nos permite estar en una situación un poco más privilegiada.

P.- ¿Es posible circular a 80 kilómetros por hora en la Vía de Cintura? 

R.- A ver. Es posible. Si es por motivos medioambientales, yo lo compro. Es decir, yo lo compro porque es la única manera de comprarlo. Porque de otra manera, si es por fines recaudatorios, lógicamente no me adhiero al proyecto. Pero entonces hago una propuesta. Si voy en coche eléctrico, puedo volver a circular a 120.

P.- Ha sido una decisión muy controvertida.

R.- Es que nos hemos acostumbrado a circular a 120 km/h porque la carretera está técnicamente preparada para poder circular a esta velocidad. Y es verdad que bajar a 80 km/h quizás sea un poco demasiado.

P.-¿Qué opina de la Ley turística del Govern? ¿Les han tenido en cuenta?

R.- La verdad es que tenemos una buena relación con la administración. Notamos que se suelen rodear de empresarios para tomar las decisiones más acertadas. Al final, las leyes las vamos a tener que respetar, estemos más o menos de acuerdo con ellas.

P.- Dice que su relación con los gobernantes de Baleares es buena, a pesar de que el año pasado mostraron su apoyo al movimiento SOS Turismo.

R.- Ha habido momentos en que el turismo ha sufrido demasiado. Y además, en situaciones así es muy importante sentirse apoyado y no lo contrario. Los movimientos que intentar demonizar el sector lógicamente no pueden contar ni contarán con nuestro apoyo. Es crítica pura y no es crítica constructiva, es crítica destructiva. Estamos abiertos a escuchar de todo y a replantear absolutamente todo, pero siempre y cuando sea en aras de proponer cosas que nos permitan ir hacia un mejor camino.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias