baleares vivienda

Armengol deja fuera a uno de cada tres jóvenes solicitantes de ayudas al alquiler por falta de dinero

Armengol con el conseller de Vivienda, Josep Marí, presentando las ayudas al alquiler para jóvenes.
Armengol con el conseller de Vivienda, Josep Marí, presentando las ayudas al alquiler para jóvenes.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Uno de cada tres jóvenes que han solicitado las ayudas al alquiler de 250 euros durante dos años del Govern balear presidido por la socialista Francina Armengol se quedarán sin cobrarlas por falta de presupuesto de la Conselleria de Vivienda presidida por el conseller del PSIB-PSOE, Josep Marí.

Del total de 2.555 jóvenes de hasta 35 años que han tramitado la solicitud para acogerse a estas subvenciones del denominado Bono Alquiler Joven, sólo se atenderán tras el proceso de valoración de las mismas un total de 1.600, por lo que 955 quedarán sin respuesta y no podrán acceder a su cobro. Unas ayudas que se adjudicarán, una vez comprobado que los expedientes sean correctos, por orden de entrada en el registro.

Los 9,6 millones de euros que el Ejecutivo balear destinará entre 2022 y 2023 a estas ayudas directas se han demostrado totalmente insuficientes ante el grave problema de acceso a la vivienda que se vive en la comunidad autónoma con el precio de compra más alto de España, el elevado coste de vida con la cesta de la compra más cara de todo el país, una inflación de casi el 9%, un mercado de alquiler con los precios desbocados ante la contracción de la oferta y un Govern que, por ejemplo, prioriza el desembolso de 3,4 millones en chiringuitos para el fomento del catalán y que gasta 17 millones al año en altos cargos.

En el caso de los jóvenes, la situación es ya extrema dado que, según los datos recientes del Consejo de la Juventud, sólo dos de cada 10 jóvenes de Baleares, de entre 16 y 29 años, se ha podido emancipar en lo que llevamos de año. Todo ello en una comunidad donde, en 2014 antes de la llegada al poder de la actual coalición de socialistas, independentistas de Més y Podemos, era la región donde los jóvenes más pronto lo hacían de toda España.

La desclasificación de suelo urbanizable impulsada por el Ejecutivo balear ha disparado los precios del mercado inmobiliario y convertido en un imposible el acceso a la vivienda para los residentes, que con independencia de su edad, también se las ven y se las desean para abonar un alquiler acorde con sus salarios.

La respuesta de Armengol ha sido la de poner en marcha la maquinaria de gasto público con unas ayudas al alquiler para núcleos familiares con ingresos bajos, inferiores a 23.725,80 euros anuales (cubren un 40% de la renta con carácter general) que se han revelado totalmente insuficientes, a destiempo, y cuyos demandantes se han disparado, poniendo en evidencia la gravedad de un problema que va a más, y el fracaso del Govern en esta materia.

Baste indicar que en 2015 gobernando el PP, la administración autonómica destinó una partida de 1,4 millones de euros en ayudas al alquiler recibiendo 785 solicitudes.

Cinco años después, y tras una primera legislatura de Armengol al frente del Ejecutivo, el acceso a la vivienda ponía contra las cuerdas a miles de familias de Baleares. Así lo demuestra el hecho de que el Ejecutivo recibiera nada menos que 8.334 solicitudes para poder acceder a estas ayudas, y no todos lo lograron. Sólo pudieron acogerse 5.427 demandantes quedando ya sin atender casi 3.000 familias por falta de presupuesto.

El panorama es aún más preocupante para este año, dado que si el Govern no realiza una reforma presupuesta e incrementa la partida destinada a este fin, casi la mitad de demandantes de estas subvenciones al alquiler se quedarán sin recibir nada, en concreto, 4.695.

Como afirmó el diputado popular Lluís Camps en el Parlament balear dirigiéndose al Ejecutivo autonómico, «ustedes lo único que saben es vender humo y hacer anuncios. No saben ni entregar en tiempo y forma las VPO que prometen, ni las ayudas al alquiler, y este año, ni han sacado aún la convocatoria, lo que demuestra que sus políticas son erráticas y empobrecen a miles de ciudadanos. Cada vez hay más solicitudes para acceder a estas subvenciones, y cada vez son más los que se quedan fuera», criticó el diputado popular.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias